lunes, 10 de abril de 2017

Trastorno por estrés postraumático

Hoy en día, por desgracia, todos los días aparecen en las noticias situaciones en las que personas en alguna parte del mundo han sido sometidas a una tragedia o acontecimiento altamente traumático y horroroso, es decir, personas que son vulnerables a padecer un Trastorno por Estrés Postrumático. El trastorno por estrés postraumático puede aparecer tras haber sufrido u observado un acontecimiento altamente traumático o doloroso, en el que ha estado en juego la vida de las personas. 

En la persona que lo padece, las imágenes del suceso traumático vuelven a reexperimentarse una y otra vez (flashback), de forma repentina y en contra de su propia voluntad, a pesar de que ya haya pasado un tiempo del suceso vivido, siguen imaginándolo con todo lujo de detalles y suele ir acompañado de reacciones intensas de ansiedad (preocupación, miedo intenso, falta de control, alta activación fisiológica, evitación de situaciones relacionadas, etc.).




¿Qué síntomas presentan?

Los síntomas del Trastorno por estrés postraumático se clasifican en tres categorías principales:

1. “Reviviscencia” repetitiva del suceso, lo cual interfiere significativamente en las actividades diarias de la persona que lo padece. 

-- Episodios de reviviscencias, donde el acontecimiento parece estar sucediendo de nuevo una y otra vez.
-- Recuerdos repetitivos y angustiantes del hecho.
-- Pesadillas repetitivas del hecho.
-- Reacciones físicas fuertes y molestas ante situaciones que le recuerdan al suceso vivido. 

2. Evasión

-- “Insensibilidad” emocional o sentirse como si no le afectara o importara nada.
-- Sentirse muy despreocupado.
-- Incapacidad para recordar aspectos significativos del trauma.
-- Falta de interés en las actividades cotidianas.
-- Mostrar un estado de ánimo muy plano.
-- Evitar personas, lugares o pensamientos que le recuerden al hecho.
-- Negatividad frente el futuro.

3. Excitación

-- Dificultad para concentrarse.
-- Sobresaltarse fácilmente.
-- Respuesta exagerada frente a las cosas que causan irritabilidad o sobresalto.
-- Sentirse más alerta (hipervigilancia).
-- Sentirse irritable o tener ataques de ira.
-- Dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido.


¿Qué lo causa?

Los psiquiatras y psicólogos, no sabemos el motivo por el qué los hechos traumáticos pueden causar Trastorno por estrés postraumático a algunas personas, pero no en otras al haber vivido el mismo suceso estresante. La vulnerabilidad genética, la habilidades emocionales y el contexto familiar parece jugar un papel determinante. Los traumas emocionales vividos en el pasado pueden incrementar el riesgo de este trastorno tras un acontecimiento traumático reciente.

El Trastorno por estrés postraumático puede ocurrir a cualquier edad y tras acontecimientos como:

-- Una agresión o pelea
-- Accidentes de coche, avión, tren...
-- Violencia doméstica
-- Desastres naturales
-- Encarcelamiento
-- Agresión sexual
-- Terrorismo
-- Guerra


¿Cómo se sienten?

Las personas que padecen un Trastorno por Estrés Postraumático tienen pensamientos que mantienen un diálogo consigo mismo que no sólo provoca más ansiedad, sino que tienden a generar sentimientos de culpa, por lo que pasó, por lo que no se hizo, porque no se estuvo a la altura de las circunstancias que se exigían, etc, es decir, toda una serie de motivos subjetivos, poco realistas, irracionales y de autoexigencia

También, son habituales los sentimientos de indefensión e impotencia. Los pensamientos presentados, también producen ira intensa, hostilidad, rabia, e imágenes agresivas contra el estímulo/persona que ha generado el daño, o se considera que lo ha provocado.




Con todo ello, se genera un estado emocional en el que predominan la ansiedad, la culpa, la ira, la rabia, la hostilidad, a veces la vergüenza, y con mucha frecuencia la tristeza e incluso la depresión. Este estado emocional produce un fuerte malestar psicológico, alta activación fisiológica y dificultades conductuales a la hora de volver a adaptarse a las distintas áreas de la vida cotidiana.

No obstante, es habitual que las personas que se encuentran experimentando un Trastorno por estrés postraumático no puedan y/o no quieran expresar sus emociones, como ya hemos comentado, y presenten embotamiento afectivo, además de, dificultades para experimentar sus emociones, al ser conscientes de que deberían estar experimentando como las personas de su alrededor, pueden sentir emociones de culpa, rabia, etc. 


¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento del Trastorno por estrés postraumático, es a largo plazo, lo que explica el alto índice de abandono de la terapia. Se estima que el 75% de los pacientes tratados lo desatiende.

La terapia se basa en la combinación de psicofármacos y psicoterapia. Los fármacos empleados se dirigen a tratar diversos síntomas del síndrome, teniendo en cuenta los más acusados. Los fármacos que suelen prescribirse son antidepresivos y ansiolíticos.

La terapia cognitivo-conductual para el tratamiento del Trastorno por estrés postraumático se encamina a aprender técnicas de relajación, como aprender a respirar correctamente ante una crisis provocada por el trastorno.

También, aprenderemos a pensar diferente mediante métodos cognitivos para racionalizar los hechos traumáticos.

¿Has vivido una experiencia de este tipo y has sabido enfocarla de manera que no has contraído este trastorno? ¿Te encuentras pasando este trastorno y necesitas ayuda?

Hasta el próximo día!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario