lunes, 24 de abril de 2017

¿Sabes qué es la neurogénesis?

En la última semana, tu cerebro ha sido capaz de generar miles de neuronas que enseguida empezaron a funcionar y que, durante los próximos días, van a ayudarte a recordar este artículo entre otras cosas, es increíble ¿verdad?

En los años 60, el neurobiólogo norteamericano Joseph Altman, siendo investigador del Instituto Tecnológico de Massachussetts, descubrió que algunos seres adultos (ratas) gozaban de cierta capacidad para crear nuevas células neuronales, descartando que el proceso de neurogénesis desapareciera de forma permanente tras el nacimiento. Sin embargo, su teoría no fue bien aceptada hasta que, ya en la década de los 90, fue confirmada por diversos investigadores, aunque aún seguían las reticencias sobre la posibilidad de que esto se produjera en el cerebro humano.

En este vídeo se explica muy bien la neurogénesis, estoy segura que puede ayudarte. 




A pesar de la no aceptación, en noviembre del año 1998 se confirmó la presencia de zonas neurogénicas en el cerebro humano adulto gracias a las investigaciones del Dr. Fred H. Gage, profesor de Genética en el Salk Institute. La primera de tales investigaciones se publicó en la revista Nature Medicine.

En la actualidad, ya sabemos que tanto las neuronas como las células gliales se siguen produciendo por la diferenciación de células madre, al menos en dos zonas del cerebro: el hipocampo y la zona subventricular, durante toda la vida de los organismos.

En España, la neurogénesis fue detectada por primera vez en lagartos por el científico y biólogo español José Manuel García Verdugo, catedrático de la Universidad de Valencia. Usando una técnica con unos marcadores que tenían afinidad por las neuronas originadas recientemente, así demostraron que en el hipocampo de rata adulta se produce neurogénesis. Posteriormente su trabajo lo extendió a otros cerebros de mamíferos y a humanos.

El precursor de todo esto, el Dr. Altman se jubiló en la Universidad de Purdue y, en 2011, fue galardonado junto a Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.


¿Por qué es importante la neurogénesis?

La neurogénesis es crítica para el aprendizaje. En los momentos anteriores al completo desarrollo de las neuronas, hay un estado en el que las neuronas están en un estado inmaduro. Dichas neuronas inmaduras son importantes para que seamos capaces de diferenciar patrones. Es decir, la neurogénesis adulta es importante para que las personas sean capaces de distinguir situaciones similares




La neurogénesis en personas adultas, en situaciones de estrés, esta involucrada en la memoria, tiene un rol en el comportamiento y en el estado de ánimo, como varios estudios lo demuestran. En uno de ellos, los científicos han encontrado que una función de la neurogénesis adulta es limitar la depresión. Cuando los científicos administran medicamentos antidepresivos a ratones adultos, solo aquellos con neurogénesis responden a los antidepresivos. Dicho experimento y varios más demuestran el rol de la neurogénesis adulta en el estado anímico de los mamíferos.

¿Puede haber regeneración neuronal en cerebros dañados por alguna enfermedad o algún accidente? Estudios recientes en ratones y en primates adultos no humanos revelan que, en aquellos animales que sufrieron un ataque isquémico o convulsiones, sus cerebros comienzan a producir nuevas neuronas, las cuales se integran y ayudan a reparar parcialmente el cerebro dañado. 

¿Te imaginas que grandioso sería la regeneración neuronal en humanos? Pues tengo una gran noticia, parece que sí es posible y aunque queda mucha investigación al respecto experimentos en mamíferos indican que existe la regeneración de neuronas en cerebros adultos dañados gracias a las células madre


Un caso que lo demuestra

La Dra. Jill Bolte Taylor (nacida en 1959 en Louisville, Kentucky, Estados Unidos) es una neuroanatomista especializada en la investigación post-mortem del cerebro humano.  

La Dra. Jill Bolte Taylortuvo una oportunidad muy poco común, de investigar para los científicos dedicados al estudio del cerebro, debido a qué sufrió un derrame cerebral masivo en su hemisferio izquierdo a los 37 años de edad, tuvo y pudo observar cómo se interrumpían, una por una, las funciones de su cerebro; el movimiento, el habla, la conciencia. y por un tiempo vivió y percibió la realidad solo a través de su hemisferio derecho.

Os dejo el vídeo en el que narra su historia, no os lo perdáis, ya que, es un claro ejemplo de persona que pierde todas sus habilidades y capacidades y es capaz de, a través de la neurogénesis, aprender de nuevo.




¿Cómo puedes fomentar la neurogénesis?

Vamos a ver algunas acciones que puedes empezar a emprender y que van a ayudarte a potenciar tu neurogénesis cerebral:

-- Haz deporte. Una de las más conocidas y estudiadas formas de potenciar la neurogénsis adulta es el ejercicio físico regular a lo largo de toda la vida. Salir a correr, trotar o ir en bicicleta son, según los científicos, los mejores ejercicios para estimular la neurogénesis. Así que, además de todos los beneficios de realizar ejercicio físico, hay que sumarle la capacidad de potenciar nuestro cerebro.

-- Dieta baja en calorías. La restricción calórica promueve la generación de nuevas células cerebrales, mediante el impulso de la respuesta de estrés del organismo. Es decir que el estrés generado por no cumplir con todos los requerimientos energéticos del organismo puede estimular al cerebro y favorecer el nacimiento de neuronas. Pero, no olvides, que es imprescindible una correcta alimentación es fundamental para el buen rendimiento cerebral.

-- Ten más encuentros sexuales. La actividad sexual está vinculada a la generación de gran cantidad de elementos neuroquímicos en el cerebro y recientemente los científicos comprobaron que éstos estimulaban la generación de neuronas en una región muy específica del cerebro: el hipocampo. Además, también descubrieron que es en el hipocampo donde se produce la mayor parte de la neurogénesis adulta.




-- Determinados alimentos. Algunos alimentos por sus demostradas propiedades neuro-estimulantes. Entre ellas se encuentra la cúrcuma, que es una especia típica de la comida india. Los arándanos, que funcionan como antioxidantes y el pescado, por su alto contenido de Omega-3.

Por último, los científicos también recomiendan el consumo de té verde por su alto contenido de epigalocatequina galato (ECGC), una sustancia directamente vinculada a la estimulación neuronal y el nacimiento de nuevas células cerebrales.

¿Conocías que es la neurogénesis? ¿Que te parece este artículo? Si te ha parecido interesante, espero que dejes tu comentario un poco más abajo. 

Hasta el próximo día!

lunes, 17 de abril de 2017

Compañeros de trabajo tóxicos

Todos hemos hemos tenido que lidiar alguna vez con algún compañero de trabajo tóxico, aquellos que se encuentran cargados de negatividad, agresivos y que de alguna manera afecta a sentirnos a gusto en el puesto de trabajo e indirectamente a nuestro trabajo y estado de ánimo. Si en ocasiones, no sabes como afrontar estas situaciones hoy vamos a saber como actuar frente a ellos...¿Te interesa?

Ya sabes, que es una ley no escrita que en la mayoría de los empleos, sea cual sea tu posición o sector tendrás que convivir con diferentes tipos de personasNo todas serán de tu agrado, incluso algunas pueden obstaculizar tus tareas, no obstante, puedes obtener más cosas positivas si consigues enfocarte en ti mismo y aceptas que es parte de la vida laboral y que, de esto también sacarás un aprendizaje.

Aprender a sobrellevar estas situaciones es fundamental para no amargarte, ya que, el trabajo es uno de los lugares donde más tiempo pasas a lo largo de tu vida, y para no llegar al extremo de tener que cambiar de trabajo con tal de no sufrir esos ataques, críticas, descalificaciones o incluso agresividad

Ten en cuenta que cuando estos comportamientos son recurrentes y van enfocados a provocar tu marcha del puesto de trabajo, puedes estar sufriendo mobbing y es imprescindible que lo denuncies.





¿Cómo puedes reconocerlos?

Estas conductas van a ayudarte a reconocer a un compañero de trabajo tóxico:

Atacan. Se comunican con una persona con el objetivo de dañarla. Acusan a otra persona, de manera física o moral, de algún hecho falso, que puede afectar a su honor, dignidad o reputación. En ocasiones, se pueden usar insultos.

Descalifican. Puede ser personal o profesional, y suele ser generada por envidias y/o inseguridades, aunque, a veces, se trata de que son intolerantes a las personas distintas. 

Son agresivos. Provocan distintas acciones que pueden manifestarse con intensidad variable, incluyendo desde la pelea ficticia o "bromas" hasta los gestos o expresiones verbales duras e hirientes. Implica provocación y ataque.

Mobbing: Situación en la que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente, y durante un tiempo prolongado, sobre otra persona o grupo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima/s, destruir su reputación, perturbar la realización de su trabajo y lograr que finalmente acabe abandonando su puesto laboral.


Tipos de compañeros tóxicos


-- El protagonista. Es una persona que se adueña de las conversaciones en juntas y reuniones, impone sus puntos de vista y critica los de los demás. Tiene un alto sentido de competencia y no tiene escrúpulos para actuar con alevosía para lograr sus objetivos.

-- El chismoso. Es posible que hayas conocido a un compañero de trabajo cuya principal actividad parece ser difundir información sobre otras personas. En ocasiones actúa como "espía oficial" del jefe o supervisor o de otros compañeros y le gusta informar de detalles irrelevantes o información que perjudica a otros.

-- El sabelotodo. Es una persona con un nivel de inteligencia alta y una gran cantidad de conocimiento. No suele escuchar las opiniones de los demás y descartan las ideas de otros fácilmente.

-- El bomba. Tal como su nombre lo indica, es una persona sumamente explosiva que tiende a expresar sus frecuentes rabietas emocionales de forma escandalosa y algunas veces agresiva. Les cuesta trabajo controlar su enfado y frecuentemente pueden pagarlo con otros.

-- El que cree saberlo todo. Esta persona no tiene un conocimiento extenso sobre todo tipo de temas, pero busca constantemente el reconocimiento y atención intentando que otros piensen que son extraordinarios, por lo que suelen hablar mucho y en voz excesivamente alta.

-- El negativo. Es aquel compañero que siempre está desalentando al equipo, ve el lado negativo de cada situación y aunque no da propuestas nuevas, tiende a rechazar todas las propuestas por sus errores potenciales.




-- El manipulador. Uno de los más astutos y nocivos. La mayoría tiene una excelente relación con su jefe o Recursos Humanos. Posee la capacidad de llevarse a la gente a su terreno y conseguir sus objetivos cueste lo que cueste.

-- El víctima. Es aquella persona que siempre se queja del mundo y siempre siente frustrados sus esfuerzos, por lo que deja de actuar y simplemente se dedica a lamentarse por aquello que considera irremediable.

-- El juez. Suele ser perfeccionista y por ello se convierte en un crítico imposible de complacer, establece normas inalcanzables y luego juzga a los demás por no cumplir con ellas.



¿Qué puedes hacer para lidiar con ellos?

Tener que convivir con diferentes tipos de personas es una ley natural. Siempre va a pasar que con algunas tengamos más empatía y con otras no, sin embargo, en el terreno laboral puede convertirse en un gran problema, como ya hemos visto.

Aquí tienes algunas ideas para empezar a sentirte más fuerte ante ese compañero de trabajo que no soportas:

1.- Averigua su naturaleza. Antes de enfrentarte a un compañero de trabajo tóxico es necesario entender cuáles son sus comportamientos y qué busca lograr con ellos. Los tipos que hemos comentado en el apartado anterior podrán ayudarte.

2.- Nunca empieces a hablar con una actitud negativaEmpezar un diálogo con una actitud agresiva nunca te llevará a buen puerto. Lo mejor es que encares cada charla como una oportunidad ideal para compartir ideas e intercambiar opiniones con el resto de tus compañeros.

3.- Intenta empatizar con la realidad de la otra personaNunca sabemos lo que está viviendo la otra persona, por lo que, antes de increparle por algo debes ponerte en su lugar e intentar comprender la situación en la que se encuentra. Si logras entender esto, tu reacción frente al problema será sumamente diferente.




4.- Párate un segundo a pensar si eres tú el problema. Siempre es más sencillo echarle la culpa al resto, pero prueba a ver que pasaría si por un segundo evalúas la posibilidad de que el problemas seas tú. Analiza cuál ha sido tu actitud con la otra persona a lo largo del tiempo, ya que, puede ser clave para entender por qué tenéis problemas de relación.

5.- Neutraliza tus emociones. Tal vez es esta la parte más difícil del proceso. Es normal sentirse agredido cuando un compañero de trabajo tiene un comportamiento grosero o hiriente, sin embargo, la clave para poder responder a la situación es proteger tu autoestima y no permitir que esa persona te haga perder el control de tus emociones.

6.- Evita quejarte con los demásEn lugar de hacer de tu problema una bola de nieve compartiendo con cada compañero lo mucho que te enfada la actitud del “compañero tóxico” lo ideal es afrontarlo en persona y de forma directa.

7.- Aporta diferentes alternativas para solucionar el problema, qué sean beneficiosas para ambosCuando la justificación que tienes para algo que no te gusta es un simple “porque sí”, puede que la otra persona no te tome demasiado en serio. Lo mejor es que tengas buenos argumentos para explicar tus razones, además de distintas propuestas para darle solución.

¿Tienes algún compañero tóxico? ¿Cómo te sientes cuando estás con él/ella?

Hasta el próximo día!!

lunes, 10 de abril de 2017

Trastorno por estrés postraumático

Hoy en día, por desgracia, todos los días aparecen en las noticias situaciones en las que personas en alguna parte del mundo han sido sometidas a una tragedia o acontecimiento altamente traumático y horroroso, es decir, personas que son vulnerables a padecer un Trastorno por Estrés Postrumático. El trastorno por estrés postraumático puede aparecer tras haber sufrido u observado un acontecimiento altamente traumático o doloroso, en el que ha estado en juego la vida de las personas. 

En la persona que lo padece, las imágenes del suceso traumático vuelven a reexperimentarse una y otra vez (flashback), de forma repentina y en contra de su propia voluntad, a pesar de que ya haya pasado un tiempo del suceso vivido, siguen imaginándolo con todo lujo de detalles y suele ir acompañado de reacciones intensas de ansiedad (preocupación, miedo intenso, falta de control, alta activación fisiológica, evitación de situaciones relacionadas, etc.).




¿Qué síntomas presentan?

Los síntomas del Trastorno por estrés postraumático se clasifican en tres categorías principales:

1. “Reviviscencia” repetitiva del suceso, lo cual interfiere significativamente en las actividades diarias de la persona que lo padece. 

-- Episodios de reviviscencias, donde el acontecimiento parece estar sucediendo de nuevo una y otra vez.
-- Recuerdos repetitivos y angustiantes del hecho.
-- Pesadillas repetitivas del hecho.
-- Reacciones físicas fuertes y molestas ante situaciones que le recuerdan al suceso vivido. 

2. Evasión

-- “Insensibilidad” emocional o sentirse como si no le afectara o importara nada.
-- Sentirse muy despreocupado.
-- Incapacidad para recordar aspectos significativos del trauma.
-- Falta de interés en las actividades cotidianas.
-- Mostrar un estado de ánimo muy plano.
-- Evitar personas, lugares o pensamientos que le recuerden al hecho.
-- Negatividad frente el futuro.

3. Excitación

-- Dificultad para concentrarse.
-- Sobresaltarse fácilmente.
-- Respuesta exagerada frente a las cosas que causan irritabilidad o sobresalto.
-- Sentirse más alerta (hipervigilancia).
-- Sentirse irritable o tener ataques de ira.
-- Dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido.


¿Qué lo causa?

Los psiquiatras y psicólogos, no sabemos el motivo por el qué los hechos traumáticos pueden causar Trastorno por estrés postraumático a algunas personas, pero no en otras al haber vivido el mismo suceso estresante. La vulnerabilidad genética, la habilidades emocionales y el contexto familiar parece jugar un papel determinante. Los traumas emocionales vividos en el pasado pueden incrementar el riesgo de este trastorno tras un acontecimiento traumático reciente.

El Trastorno por estrés postraumático puede ocurrir a cualquier edad y tras acontecimientos como:

-- Una agresión o pelea
-- Accidentes de coche, avión, tren...
-- Violencia doméstica
-- Desastres naturales
-- Encarcelamiento
-- Agresión sexual
-- Terrorismo
-- Guerra


¿Cómo se sienten?

Las personas que padecen un Trastorno por Estrés Postraumático tienen pensamientos que mantienen un diálogo consigo mismo que no sólo provoca más ansiedad, sino que tienden a generar sentimientos de culpa, por lo que pasó, por lo que no se hizo, porque no se estuvo a la altura de las circunstancias que se exigían, etc, es decir, toda una serie de motivos subjetivos, poco realistas, irracionales y de autoexigencia

También, son habituales los sentimientos de indefensión e impotencia. Los pensamientos presentados, también producen ira intensa, hostilidad, rabia, e imágenes agresivas contra el estímulo/persona que ha generado el daño, o se considera que lo ha provocado.




Con todo ello, se genera un estado emocional en el que predominan la ansiedad, la culpa, la ira, la rabia, la hostilidad, a veces la vergüenza, y con mucha frecuencia la tristeza e incluso la depresión. Este estado emocional produce un fuerte malestar psicológico, alta activación fisiológica y dificultades conductuales a la hora de volver a adaptarse a las distintas áreas de la vida cotidiana.

No obstante, es habitual que las personas que se encuentran experimentando un Trastorno por estrés postraumático no puedan y/o no quieran expresar sus emociones, como ya hemos comentado, y presenten embotamiento afectivo, además de, dificultades para experimentar sus emociones, al ser conscientes de que deberían estar experimentando como las personas de su alrededor, pueden sentir emociones de culpa, rabia, etc. 


¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento del Trastorno por estrés postraumático, es a largo plazo, lo que explica el alto índice de abandono de la terapia. Se estima que el 75% de los pacientes tratados lo desatiende.

La terapia se basa en la combinación de psicofármacos y psicoterapia. Los fármacos empleados se dirigen a tratar diversos síntomas del síndrome, teniendo en cuenta los más acusados. Los fármacos que suelen prescribirse son antidepresivos y ansiolíticos.

La terapia cognitivo-conductual para el tratamiento del Trastorno por estrés postraumático se encamina a aprender técnicas de relajación, como aprender a respirar correctamente ante una crisis provocada por el trastorno.

También, aprenderemos a pensar diferente mediante métodos cognitivos para racionalizar los hechos traumáticos.

¿Has vivido una experiencia de este tipo y has sabido enfocarla de manera que no has contraído este trastorno? ¿Te encuentras pasando este trastorno y necesitas ayuda?

Hasta el próximo día!!


lunes, 3 de abril de 2017

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad. Es una afección en la cual la persona tiene episodios de miedo o ansiedad intensos que ocurren de manera brusca y repentina, a menudo, sin advertencia. Supón que un día estas saliendo con tu coche para ir al trabajo. De forma repentina, sientes opresión en el pecho. El corazón se acelera. Comienzas a sentirse mareado y con sensación de desmayo. Empiezas a no poder respirar. Sientes como si te fuera a pasar algo grave e, incluso, la muerte. ¿Ha sido fruto de tu imaginación? No. Lo más probable es que hayas tenido un ataque de pánico, pero tranquilo es ansiedad.

Para efectuar el diagnóstico de Trastorno de Pánico, también llamado Crisis de Angustia, los especialistas nos basamos en los criterios diagnósticos del DSM-V o del CIE-10, dos clasificaciones de las enfermedades consensuadas por especialistas de diferentes nacionalidades y reconocido prestigio.




¿Cuáles son los síntomas del trastorno de pánico?

Como hemos comentado, los ataques de pánico, son sensaciones repentinas de terror sin un peligro aparente. La persona puede sentir como si estuviera perdiendo el control de su cuerpo.Pueden aparecer algunos de los siguientes síntomas fisiológicos:

-- Latidos rápidos del corazón(taquicardia)
-- Dolor en el pecho o en el estómago
-- Dificultad para respirar o sensación de ahogo
-- Debilidad o mareos
-- Transpiración
-- Calor o escalofríos
-- Entumecimiento de las manos
-- Vértigo 
-- Temor secundario a morirse, a perder el control o a enloquecer.
-- Dolor o molestias en el tórax.
-- Náuseas o malestar abdominal.
-- Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueos).
-- Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo).

Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso y con mucha frecuencia alcanza su punto máximo al cabo de 10 a 20 minutos. Normalmente, la persona puede tener miedo de otra crisis y evitar los lugares en los que sufrió una crisis anteriormente y este es el error fundamental, pues de esta manera es como se empeora la situación y se condiciona el trastorno de pánico. En algunos casos, el miedo domina su vida y no pueden salir de sus casas presentando tambiém agorafobia. 


¿Duración y frecuencia?

La aparición del trastorno puede desencadenar ataques de pánico con frecuencias muy variables. Los episodios de terror pueden ser diarios, semanales, etc, dependiendo mucho de los pensamientos que la persona que lo padece tenga, si anticipa constantemente que le va a volver a pasar, finalmente pasará. Cuando se producen, los episodios individuales de pánico suelen durar varios minutos. Generalmente estos episodios individuales presentan una duración parecida en cada persona y cada vez que le ocurre. 

La reaparición del trastorno de pánico viene condicionada con frecuencia por períodos estacionales o situaciones vitales recurrentes (exámenes, viajes, períodos laborales, etc.).

El trastorno de pánico es más común entre las mujeres que entre los hombres. Suele comenzar entre los 17 y 25 años. Algunas veces aparece cuando la persona se encuentra sometida a mucho estrés


¿Cuál es el tratamiento?

La terapia psicológica para el trastorno de pánico pasa por enfrentarse a los miedos que la persona presenta, para así redefinir la relación de la persona con sus miedos, y así, superar la fuerte evitación de las situaciones temidas, evitar el apoyo excesivo en personas o sustancias y superar el intento desesperado de controlar la escalada del miedo.




La terapia cognitivo - conductual, te va a ayudar a entender tus comportamientos y pensamientos ante este miedo y cómo cambiarlos. Durante la terapia, aprenderás cómo:

-- Entender y controlar los pensamientos distorsionados que te están haciendo interpretar las situaciones como peligrosas, cuando en realidad no lo son tanto. 

-- Te ayudará a entender tu comportamiento para así, darte cuenta que evitar te está generando un problema mayor.

-- Reconocerás y reemplazarás los pensamientos que causan pánico y disminuirás la sensación de indefensión.

-- Manejarás el estrés y aprenderás a relajarte cuando se presenten los síntomas, consiguiendo así que desaparezcan.

-- Imaginarás las cosas que causan tu ansiedad, comenzando con la menos temida, hasta superarlas. 

-- Y finalmente, practicarás en una situación de la vida real, tus nuevas habilidades para así, hacer frente a tus miedos.

¿Te ha pasado alguna vez una crisis de pánico? ¿Has sido presa de un trastorno de pánico o estás inmerso en él? Cuéntanos tus experiencias ya que así, ayudarás a otras personas a buscar ayuda.

Hasta la próxima semana!!

lunes, 27 de marzo de 2017

¿Es bueno que se aburran tus hijos?

Una de las frases más comentadas por los niños es "Papá, mamá: Me aburro ¿Qué hago?". Seguro que a ti también te resulta familiar, y la has oído en su boca miles de veces y cuando llegan las vacaciones o los fines de semana, aún más. Pero no debemos satisfacer sus deseos, ni darles algo con lo que jugar o pasar el rato. Nuestros hijos son los que tienen que investigar, averiguar y descubrir qué hacer cuando no tienen nada qué hacer.

Algunos padres se echan a temblar cuando su hijo dice que se aburre. No saben cómo actuar y se sorprenden al ver a los pequeños bloqueados sin saber qué hacer.

Entonces es cuando intentamos distraerles con mil y una propuestas, a veces incluso demasiado caras para nuestro bolsillo, y actuar así es un fallo. De esta manera, los malcriamos y les acostumbramos a dárselo todo hecho y planificado, lo que les hace aún más dependientes de papá y mamá. Además, también es un error para nosotros, porque acabamos agotados, nerviosos e incluso frustrados si nuestras propuestas no les funcionan a nuestros pequeños.




¿Es bueno aburrirse?

El aburrimiento forma parte de la infancia y es muy importante, aunque muchos padres se ponen nerviosos cuando sus hijos se aburren, y ese es el motivo de que intenten distraerlos de cualquier manera. Sin embargo, aburrirse puede ser una experiencia muy saludable. Estar aburrido, sin saber qué hacer, invadido por el tedio, es el mejor escenario para que aflore la creatividad

Los niños están inmersos en un sin fin de rutinas, el cole, actividades extraescolares, los deberes, deportes, etc. Todo esto, hace que sobre poco tiempo para jugar y para autogestionarse, ya que, como nosotros, van en piloto automático, y ahí están los padres para organizar incluso los juegos de los niños, para decirles qué, cómo, y con qué pueden jugar.

Muchos niños de ahora ya reciben todo "hecho". No saben qué pedir, no se esfuerzan para aprender a crear, a imaginar juegos. Y claro, en cuanto se cansan de jugar con lo propuesto, se aburren. Los niños de ahora, no potencian la creatividad ni improvisan, en parte por el día a día que llevan y en parte, por que nosotros lo coartamos a veces por que "molestan" si sacan más juguetes de la cuenta o manchan, etc. 


Beneficios del aburrimiento

Como hemos comentado, aburrirse es saludable y, además, de potenciar la creatividad y la tolerancia a la frustración, por eso,  la solución cuando los niños se quejan por esta causa es permitir que ellos mismos busquen una alternativa. Y es que sólo si se aburren son capaces de encontrar con sus propios recursos algo con lo que motivarse. Aburrirse es una ocasión perfecta para que los pequeños:

Piensen por sí mismos, en lugar de esperar a que lo hagamos por ellos.

Abran su mente a nuevas ideas.

Desarrollen su creatividad y su imaginación.

– Se hagan más autónomos e independientes.


5 ideas que te ayudarán a desarrollar su creatividad

Aquí te propongo algunas ideas para potenciar la creatividad de tus hijos y así, no sólo se mantendrán entretenidos, sino que además aprenderán algo nuevo en el proceso.

1.- Ver Fotos y vídeos familiares. Es un gran momento de que saquen esos álbumes de fotos y vídeos que están acumulando polvo en la estantería. ¿Por qué no enseñárselos? Es probable que haya muchas fotos que no han visto, especialmente si son de nuestra infancia y juventud. ¡Les encantará ver a mamá y papá de pequeños! Y si tienes vídeos caseros de viajes, eventos escolares o incluso de tu boda, no hay duda de que se acomodarán en el sofá para verlos con gusto. Y, probablemente, acabe siendo una actividad en familia y acabéis pasando una tarde divertida

2.- Organiza una visita online. Es muy probable que haya algún tío, primo o amigo dispuesto a conversar un rato con tus hijos por videoconferencia. olvídate del teléfono y empieza a utilizar más el "Skype". Constantemente, la locura cotidiana nos impide compartir tiempo de calidad con familiares o amigos, y esta es una buena oportunidad para que los pequeños se pongan al día con familiares que viven lejos, o simplemente se diviertan conversando online con los que están cerca.




3.- Cajas molonasAunque no lo creas, una caja grande de cartón tiene un poder de entretenimiento inmenso. Si no tienes algunas en casa, puedes conseguirla en el supermercado más cercano. Dale una a cada niño y pídeles que las transformen en coches superpoderosos, decorándolas con rotuladores, pinturas, ceras, papel de aluminio, trozos de papeles de colores, etc. Luego, como las cajas deslizan fácilmente sobre el suelo, se divertirán sentándose dentro y empujándose entre sí. 

4.- Enséñales a atar, abrochar botones, subir cremalleras, etcUna tarde de aburrimiento es una perfecta oportunidad para que los más pequeños practiquen habilidades como abotonar camisas, atar zapatos o abrochar cinturones. Proponles diferentes prendas sobre una mesa y que te vayan enseñando sus logros y dificultades. Para agregarle más emoción a la actividad, usa un cronómetro y ponlos a competir entre sí, a ver quién logra hacer todo en el menor tiempo posible o, para no crear competitividad, cronometra si cada vez lo hace cada uno en menos tiempo que la vez anterior. 

5.- Un mapa del barrioSobre un folio en blanco o en papel continuo, pídeles que hagan un mapa del barrio, incluyendo todas las tiendas, casas, calles, avenidas y parques de la zona. Se divertirán haciendo memoria y colocando cada cosa en su sitio. Luego, podéis dar un paseo con el mapa en la mano para comprobar que lo han echo correctamente.

6.- Carrera de mascotasSi hay un perro, gato, conejo, hamster en casa, tus pequeños se pueden divertir creando un circuito de obstáculos para la mascota. Aros de hula hop, escalones, puentecitos, túneles, torres de libros… la imaginación es el límite. Si en casa no hay un amigo "peludo", la idea también vale para los niños. La clave está en crear un recorrido divertido y, cronometrarse entre sí para ver quién logra hacerlo en el menor tiempo posible o, para ver, como se van superando en sus tiempos

¿Tus hijos/as se aburren habitualmente? ¿Por qué crees que les pasa?

Nos vemos la próxima semana!!

lunes, 20 de marzo de 2017

Miedo en el embarazo

El embarazo es una etapa natural pero que, en la mayoría de las ocasiones, suscita ciertos miedos en las mujeres, por lo extraordinario que es y por la importancia que tienen que llegue a buen término, para que el bebé nazca sano. 

Aunque el embarazo sea muy deseado y transcurra con normalidad, es inevitable temer que algo no vaya bien. Lo más frecuente es sentir miedo por todas las cosas que en el embarazo no se pueden controlar, que son muchas. 

¿Cómo puedes afrontar estos miedos? La mayoría de ellos, con una buena información y llevando hábitos de vida saludables serán controlados. Aunque algunos de nuestros temores pudieran hacerse realidad, ya que no tenemos el control absoluto sobre este proceso, afortunadamente la mayoría de embarazos transcurre con normalidad y termina de manera feliz.




Posibles miedos qué pueden aparecer

Los miedos que pueden aparecer durante el embarazo, siendo conscientes de ellos, la futura mamá va a poder conseguir racionalizarlos y exponerlos en las visitas de control que se vayan desarrollando durante el embarazo, para que así, el profesional que la atienda pueda ayudarla a afrontarlos y a eliminarlos.

Estos son algunos de los miedos más frecuentes que pueden aparecer:

-- Miedo a lo desconocido: es una emoción típica del ser humano, que no está presente en los niños. La única forma de disminuirlo es a través del la información que puedas recopilar de lo que es el embarazo y el parto y aceptando que hay cosas que están fuera de tu control y hasta que no vivas la experiencia no podrás saber. 

-- Miedo a no saber comportarte.  La futura mamá tiene miedo de que un comportamiento inapropiado durante el parto pueda hacer que este se alargue y que aumenten los riesgos para ella y para su bebé. Los cursos de preparación al parto y las visitas con la matrona, pueden ser de gran ayuda para mitigar este temor.

-- Miedo al dolor. Se trata de un temor cada vez más histórico, puesto que conocemos diversas técnicas que se pueden aplicar para aliviar e, incluso, eliminar, el dolor físico que conlleva el proceso del parto.

-- Miedo creado por el contexto. Se basa y se condiciona debido a las experiencias negativas de partos complicados que las mujeres de la familia o las amigas más cercanas han podido tener, y que hacen que la futura mamá anticipe que puede pasar por la misma situación.

A no ser una buena madre. Esto también es debido al miedo a lo desconocido. Habrás visto a otras madres de tu entorno, a tu propia madre, y te puedes hacer una idea de que madre quieres ser…pues olvídate, esto se desarrollará con tu propia experiencia. Cada día aprenderás, te amoldarás, conocerás a tu bebé, y serás la madre perfecta para él


¿Cuando necesitas ayuda?

Es posible que estos miedos sean muy significativos y no puedas abordarlos sola, si cumples alguno de estos criterios es el momento de buscar ayuda psicológica: 

• Si no duermes por evitar las pesadillas.
• Si no sales a la calle por evitar riesgos.
• Si aumentan los síntomas físicos del embarazo sin explicación médica.
• Si se observas conductas como ingesta de alcohol para evadir los temores.
• Si evitas asistir a los controles médicos por temor a la información que allí puedes recibir.
• Si tus pensamientos o ideas te perturban y son muy recurrentes. 


¿Qué puedes hacer para que desaparezcan?

1. Busca opiniones de confianza y sigue las recomendaciones de tu médicoPor más que leas y te informes, solo tu médico, que es el que te está examinando y conoce tu historial del embarazo y de tus cuidados parentales, podrá orientarte sobre lo que debes hacer para proteger a tu bebé




2. No hagas caso a los rumores ni opiniones de personas desinformadasPor desgracia, hay personas que están mal informadas que difunden rumores falsos y generan pánico. En estos casos intenta evitar que te cuenten información, ya que, no está contrastada.  


3. Identifica lo que te hace sentir bien y lo que noObserva lo que te va afectando cada día. Cada persona reacciona de forma distinta a diferentes actividades o informaciones. 


4. Busca el apoyo de quien te quiereHay personas que aunque no digan nada, te llenan de paz. ¿Conoces a alguien así? Tal vez sea tu madre, tu abuela, una amiga, o quizás sea tu pareja. Rodeate de estas personas y déjate querer!

5. Busca ayuda profesional. Si ves que tu miedo no mitiga, te recomiendo que busques la ayuda en un psicólogo que te ayudará a detectar esas creencias irracionales y te hará ver tu realidad de una manera más objetiva.

¿Has sentido miedo durante tu embarazo? ¿Estas pasando por este momento complicado? Cuéntanos tu experiencia ya que puede ayudar a otras mujeres que están pasando por lo mismo!

Hasta el próximo día!

Un abrazo

lunes, 13 de marzo de 2017

Acepta la realidad

Es posible que te cueste mucho aceptarte a ti mismo, algo de tu vida o a tu propia realidad. Quizá no te gusten determinadas situaciones que te ocurren, algún aspecto de tu personalidad o no te guste algunos días tu imagen en el espejo. Es demasiado habitual que seamos demasiado críticos, pero lo más saludable es  aprender a aceptarse a uno mismo y a las situaciones que nos ocurre que se escapan de nuestro control.

En la vida, nos vamos encontrando con situaciones que no son como nos gustaría o deseamos, la única solución para que nuestro bienestar emocional no se vea muy desequilibrado, es la de instalar en nuestra vida la aceptación. Aceptar lo que no puedes cambiar es sumamente importante para que  así puedas seguir adelante y transformar tu vida.

Ante cualquier situación que te produzca malestar, analiza si puedes hacer algo para solucionarlo, si es así, crea un plan de acción para mejorar tu vida, pero en el caso de que veas que no puedes hacer nada para cambiarlo, si quieres seguir adelante tienes que aceptar la realidad o sufrirás más de lo necesario.






Aceptar no es resignarse

Aceptar la realidad no es rendirse. Aceptar es tomar la decisión de negarse a seguir invirtiendo energías en lo que no tiene sentido ni puedes cambiar. ¿Llorar una pérdida es saludable? Por supuesto que sí pero... ¿Prolongar el sufrimiento eternamente? No lo es y para lo único que sirve es para empeorar tu vida ya que no está bajo tu control

La palabra aceptar, dentro de este mundo competitivo, puede parecer que tenga connotaciones negativas. La confundimos con dejadez, con no salir de la zona de confort y con falta de implicación y/o de esfuerzo. Y en parte, podría significar eso, pero solo en los contextos donde las personas desean avanzar (o eso dicen) pero lo único que hacen es quejarse, lamentarse, reprochar y se comportan como víctimas con lo que sí depende de ellos y no actúan.

Pero realmente, nosotros nos referimos al concepto de aceptación con la connotación de bienestar. Se trata de esforzarnos con aquello que elegimos y depende de nosotros, y aceptar lo que no.

Deja de resistirte

La resistencia es el mecanismo que se encarga de que nos opongamos a la realidad y va acompañado de sentimientos como la rabia, el asco, el rechazo o la indignación, es decir, todo un arsenal emocional destructivo que nos priva de la calma y la tranquilidad, desequilibrando nuestro entendimiento la mayoría de veces.

La resistencia genera una tormenta emocional que nos impedirá vislumbrar la solución más adecuada. La resistencia si no la sabemos gestionar, va creciendo conforme se va tomando conciencia de lo que sucede o de lo que acabamos de saber que no nos gusta y puede llevarnos al estancamiento personal.


¿Qué puedes hacer para fomentar la aceptación?

Aceptar la realidad y, si es posible, hacer algo para que en el futuro puedas salir de esa situación que te hace infeliz, va a ser la mejor manera de afrontar las cosas.  No siempre todo puede ser de nuestro agrado, ni todas las personas que nos rodean pueden ser iguales que nosotros, por ello, la aceptación va a ser tu mejor aliada para llevar una vida más tranquila y sosegada.




1.- No puedes cambiar a los demás para que se ajusten a lo que a ti te gustaría. Hay personas que no te convienen y que son negativas para ti. Acepta que igual no desean cambiar ni ser de otra manera para que tú seas feliz, por lo que tendrás que tomar decisiones de que hacer con ellas. Ni necesitas que los demás cambien para que tu estés bien con ellos ni tu necesitas convertirte en la persona "perfecta" para que te quieran como tú deseas, tu interpretación de las cosas en la medida que las aceptes te hará estar mejor contigo mismo

2.- Ten en cuenta tus fortalezas. Nos salen más fácil nuestras inhabilidades e inseguridades que nuestras fortalezas y virtudes. Pero deja de focalizar en todo lo que te gustaría ser y empieza a pensar en todo lo que eres. Haz una lista de tus fortalezas, por ejemplo, las cosas en que las que eres bueno, los valores que tienes y la gente que te apoya y tienes a tu alrededor.

3.- Plasma en el papel lo que no te gusta y ponte en acción. Decide una situación o una persona que no te resultada agradable y consigue descifrar que es lo que falla en ti, qué estás enfocando mal, y decide que acciones vas a tomar para que esto cambie, desde que acciones vas a emprender hasta como vas a empezar a interpretar la situación. 

4.- Asume que hay ciertas cosas que están fuera de tu control. No intentes controlar lo incontrolable. Solo pon todas tus ideas en acción y trabaja duro para lograr lo que si depende de ti. En la imagen tienes claramente lo que depende de ti y lo que NO.





5.- No culpes a los demás por tus decisiones pasadas. Tu tienes la última palabra en todas las acciones que emprendes, si lo hiciste así es por qué tu lo elegiste. Aprende de la experiencia y sigue avanzando

6.- Mira las cosas con perspectivaDate cuenta de todo lo que has cambiado. Busca un foto tuya de cuando eras pequeño y reflexiona sobre lo mucho que has logrado en todos estos años. Mira cuánto has crecido, piensa en tus metas conseguidas, experiencias superadas, etc. Eres una gran persona, así que no pienses que eres nada, porque todos tienen un propósito en la vida.


¿Ya tienes mas claro lo importante que es aceptar tanto lo que nos gusta como lo que no?; ¿Qué vas a hacer para conseguir soltar ese lastre que llevas encima y que no depende de ti?

Hasta el próximo día!