lunes, 29 de junio de 2015

5 Pasos para manejar tus celos

Es muy probable que como pareja tengas un pequeño rincón reservado para los celos, o lo que es lo mismo, que en alguna ocasión sientas esa respuesta emocional que das, en ocasiones sin motivo,  cuando tienes miedo de perder a tu pareja.


Es lógico sentir cierto grado de celos, incluso te podría decir que es positivo, ya que demuestra qué esa persona te importa y estás enamorada, pero siempre sin excederse, ya que si los celos te invaden y llegas a perder el control produciéndote un elevado malestar puede convertirse en un problema patológico.

Tienes que tener claro que el ser humano es celoso por naturaleza, aunque si que es cierto que hay personas que son más celosas que otras. Si eres más débil emocionalmente y florecen los celos es muy posible que acabes presa de ellos y te impidan controlar la ansiedad y el malestar que te producen. Esto interferirá en tu relación de pareja y la empeorará creando conflictos.

El problema de celotipia no se encuentra en el hecho de sentirte celoso, sino en la intensidad de esos celos que sientes, de su frecuencia, de si tienes o no justificación para sentirlos y en la manera que repercuten en tu conducta y en tu vida diaria. Si los celos son  extremos deberás considerar la posibilidad de buscar ayuda profesional con un psicólogo, pero si tus celos no han llegado a un estado patológico puedes seguir algunos pasos que te pueden ayudar a regular ese estado emocional y retomar el bienestar de tu pareja de manera satisfactoria.

5 pasos que te ayudarán a ser más objetivo

Cuando te invada un pensamiento celoso puedes seguir estas pequeñas pautas para controlarte y no actuar de manera impulsiva.

1. Escribe en una hoja el pensamiento que te está provocando que sientas celos, por ejemplo “Si no me contesta al móvil es que está con otra”.

2. Busca una explicación alternativa a este pensamiento. Esta explicación tiene que ser lógica y coherente en él, por ejemplo “ Se está duchando y no puede contestarme”, “Está trabajando”, “Estará conduciendo”...

3. Ten ese papel en la mano la próxima vez que te encuentres en la misma situación disparadora de celos, en el caso de nuestro ejemplo la próxima vez que le llames.

4. Cuando finalmente te encuentres con él, repítete a ti mismo/a los pensamientos alternativos que habías encontrado.


5. Realiza este paso de repetirte los pensamientos alternativos cada vez que te vuelvas a encontrar en una situación similar. Esto hará que vaya desapareciendo tu sensación de desconfianza.

Y tu...¿Cómo controlas los celos?

Hasta el próximo día!!

lunes, 22 de junio de 2015

Establece tus METAS y consigue tus OBJETIVOS

Cuando llega el momento de cumplir nuestros objetivos, podemos quedarnos bloqueados al darnos cuenta de que estos no se cumplen como habíamos planeado, incluso puede que no nos produzcan la satisfacción deseada. Para evitar estas sorpresas debemos planificar y organizar previamente un plan para conseguirlos. Esto nos ayudará a visualizar mejor nuestros propósitos y nos ayudará a definir todas las acciones que tendremos que poner en marcha para alcanzarlos con éxito.

En un principio, tenemos que tener claro el motivo que hay detrás de nuestro propósito. Es imprescindible que conozcamos esas razones ocultas que tenemos para que los objetivos ejerzan a nuestro favor y no en nuestra contra. Invertir tiempo en este paso y en definir nuestras metas de una manera adecuada es fundamental, ya que de ello dependerá que consigas el éxito.

Claves para definir y cumplir tus metas

- Plantearlas en positivo. Tenemos que formular nuestros objetivos de forma positiva, tenemos que pensar menos en lo que no queremos y mucho más en lo que queremos conseguir.

- Qué sean claras y específicas. Cuando defimos una meta de manera clara, somos capaces de elaborar una estrategia efectiva para conseguirla. Por ejemplo, si tu objetivo es adelgazar 20 kilos, no digas “Voy a bajar de peso” di “voy a adelgazar 20 kilos”.

- Medibles. Nuestros propósitos deben ser cuantificables. Por ejemplo, “estar en forma” no es medible pero “bajar a la talla M” sí lo es. De esta forma estamos reforzando nuestro objetivo y nuestra mente intentará conseguir el objetivo y estará encaminada hacia esa meta.

- Tiempo límite. Debemos marcar un tiempo límite para conseguir nuestros propósitos y poner todo nuestro empeño en respetarlo y hacerlo real penalizándonos si no lo logramos.

- Qué dependa solo de nosotros mismos. No podemos organizar objetivos que escapen de nuestro control, tenemos que establecer metas en las que participemos activamente y que dependan únicamente de nosotros mismos.

Reunir todos los recursos necesarios. Una pieza fundamental es determinar si disponemos de todos los recursos, herramientas y opciones necesarias para alcanzar el éxito.

- Tamaño. Tenemos que evaluar si el tamaño de nuestro objetivo es adecuado. Si es demasiado grande, nuestra meta puede superarnos, por el contrario, si es muy pequeño, no nos producirá la motivación necesaria para superarlo.

- Visualizar nuestro objetivo. Debemos pensar durante unos segundos como nos sentiremos cuándo hayamos conseguido nuestras metas, las sensaciones que experimentemos nos harán saber si vamos por buen camino. 

Y tu...¿Estás dispuesto a luchar por tus METAS?

Hasta el próximo día!!

lunes, 15 de junio de 2015

8 ideas para ser más tolerante

Ser respetuosos con aquellas personas que piensan diferente que nosotros parece ser un patrón universal que debemos seguir. Aunque, es cierto, que en determinadas ocasiones se convierte en algo muy difícil.

Aprender a ser más tolerantes no quiere decir que vamos a dejar de defender nuestros propios intereses, derechos, pensamientos y/u opiniones, ni que aceptemos que pasen barbaridades delante de nuestros ojos sin hacer nada por evitarlo. Sin embargo, ser más comprensivos y respetuosos favorece nuestras relaciones sociales porque todos aprecian que entendamos sus sentimientos y sus perspectivas de la vida.

Muchas personas piensan que tolerar es soportar a los demás y resignarse a pesar de todo, pero en realidad ser tolerante implica valores que van más allá como es el respeto, la comprensión, la empatía y la flexibilidad. Inicialmente ser tolerante es una capacidad adaptativa, ante todas las cosas, personas y situaciones externas a nosotros y que nos rodean, pero también es fundamental que lo internalicemos en nosotros mismos para respetarnos y poseer un autoconcepto más positivo.

Para aumentar la tolerancia hacía nosotros mismos, nuestra familia, trabajo, colegio, etc, te recomiendo algunas actividades que te ayudaran a evitar la discriminación: 

- Acude a actos culturales como obras de teatro, conciertos o representaciones de danza en las que participen artistas de algún colectivo, raza o comunidad étnica distinta a la tuya.

- Trabaja como voluntario/a para alguna organización social.

- Compra en comercios de tu barrio, saluda y conoce a los propietarios, en definitiva, relaciónate con ellos. 

- Visita alguna residencia de ancianos, habla con las personas mayores  y déjales que te cuenten sus historias. Puedes participar en sus actividades diarias ayudando en sus talleres de manualidades y en sus actividades de ocio.

- Habla tranquilamente y expresa tu opinión cuándo escuches calumnias y exprésales a los demás que expresar los pensamientos prejuiciosos son siempre inaceptables.

- Investiga tu historia familiar.

- Ten amigos de distintos estilos y ámbitos. 

- Lee un libro o mira alguna película sobre otra cultura.

- Haz un listado con todos los estereotipos que puedas tanto positivos como negativos sobre un colectivo en particular. Reflexiona sobre si estos perjuicios también se encuentran entre tus pensamientos.

Y tu...¿Eres tolerante?

Hasta el próximo día! 

lunes, 8 de junio de 2015

Beneficios del buen humor

Estamos en un mundo lleno de problemas y, una gran medicina, quizás la mejor, más efectiva y GRATIS, es el humor. Estar permanentemente de buen humor es muy complicado porqué en el día a día nos ocurren situaciones que hacen que nuestro estado de ánimo varíe y es inevitable en ocasiones estar triste o enfadado, pero lo que si que podemos intentar y esta en nuestra mano es pasar el mayor tiempo posible de buen humor y mostrar una actitud positiva ante la vida.

Se ha demostrado que el buen humor y la risa promueve la salud y el bienestar de las personas. Esta actitud ante la vida nos invita a vivir de manera alegre, sin enfadarnos por cosas sin importancia y sin perder el control de nuestras emociones negativas. Si conseguimos ser capaces de tomarnos la vida de esta forma, propicias un ambiente agradable en el que los demás se sientan a gusto con nosotros.

Consejos para conseguir estar de mejor humor

Estas son algunas claves para que tu estado de ánimo sea mejor y más saludable:


- Sonríe. Sonreír aunque no tengamos motivos, hace que nuestro humor cambie inmediatamente y nos sintamos bien.


- Preocúpate lo justo. Estar constantemente preocupándonos de nuestros problemas y errores muchas veces nos hace un flaco favor. En vez de seguir dándole vueltas al problema centremos nuestra energía en buscar las posibles soluciones.


- Disfruta de las pequeñas cosas. Una canción que de repente suena, dar un paseo por la playa o sentir el calor del sol pueden ser algunas de esas pequeñas cosas que todos tenemos a nuestro alrededor y que nos hacen felices pero que a veces no valoramos.


- Rodeate de gente positiva. Disfrutar de nuestros amigos y conocidos pasando ratos agradables y divertidos. Intenta no intervenir en conversaciones que critiquen a otras personas, si hablas de alguien que sea para ensalzar sus puntos fuertes y virtudes.


- Música y tecnología. La música es una herramienta muy potente para cambiar nuestro estado de ánimo, ponernos música alegre que nos haga sentir bien y nos recargue de buena energía. Otra actividad estupenda es ver series y películas de humor o monólogos, pasar un rato divertido es muy bueno para nuestra salud.


- Deja fuera el rencor. Si alguien nos ha hecho daño, lo mejor es hablar y explicarle nuestra decepción y cómo nos sentimos por su comportamiento. No es bueno esperar a devolverle el golpe, esto nos genera demasiados sentimientos negativos y no nos permite pasar página.


¿Vas a cambiar en chip y seguir estos consejos? Cambia tu ánimo y sé FELIZ!!

Hasta el próximo día!

lunes, 1 de junio de 2015

Alexitimía o Incapacidad para expresar lo que sientes

¿A tu pareja o a ti os cuesta expresar lo que sentís? En general... ¿No eres muy comunicativo con tus emociones?. Si es así, es posible que seas alexitimico, sigue leyendo más abajo y te cuento... 

Cerca de un 10% de la población del mundo ha perdido la capacidad para amar y mostrar sentimientos y emociones emocionales, según muestra un estudio realizado por la Sociedad Española de Neurología (SEN).  Si has observado que eres poco expresivo/a emocionalmente con los demás, antes de pensar que no les quieres, baraja la posibilidad de que padezcas alexitimia. Es posible que esta sea la causa de tu poca efusividad hacía los demás y hacía vuestra relación.

La alexitimia es un trastorno psicológico que se caracteriza por la inhabilidad e incapacidad a la hora de identificar y describir los sentimientos y emociones que experimentas y los demás y la imposibilidad de expresarlos verbalmente.

Causas y tipos de alexitimia

Las causas que pueden llevar a padecer alexitimia pueden ser distintas: por presentar rasgos hereditarios, debido a alguna anomalía genética, un crecimiento neuronal desequilibrado, debido a alguna lesión cerebral, o algún trauma psíquico.

Todos los pacientes alexitimicos no presentan el mismo grado de afectación, por lo que, podemos distinguir dos tipos:


  • Alexitimia primaria: En la que las estructuras neurológicas vinculadas a las emociones están deterioradas, por ejemplo, debido a alguna enfermedad neurodegenerativa como esclerosis múltiple o por algún tumor cerebral.

  • Alexitimia secundaria: Generada como consecuencia de un dolor emocional grave o por un trastorno en el aprendizaje emocional.

Características de la alexitimia

Si sufres alexitimia tienes un problema generalizado para expresar, sentir y verbalizar tus emociones y sentimientos y podrás observarlo mediante las siguientes dificultades:

- Te es complicado identificar emociones y sentimientos. No reconoces ni tus propias emociones ni de los demás lo que complica saber actuar ante las distintas situaciones de la vida.

- Problemas a la hora de describir emociones y sentimientos. Te resulta imposible describir lo que sienten los demás y cómo lo sienten.

- Tienes dificultad para discernir de los sentimientos y de las sensaciones físicas o del cuerpo. Siempre que sientes alguna emoción va acompañada por una reacción física, por ejemplo, la ira va acompañada de tensión facial. El alexitímico tiene estos síntomas físicos, pero no las vive como unidas a una emoción.

- Poca capacidad imaginativa y de pensamiento simbólico.


- Pocos gestos a la hora de expresarse tanto faciales como corporales.

Y tu...¿Eres alexitimico o conoces a alguien que lo sea?

Hasta el próximo día!!