lunes, 25 de mayo de 2015

5 pasos que van a mejorar tu autoestima

Cuántas veces antes de salir de casa te has mirado en el espejo y te has dicho: “Si estuviese un poco más delgada” “si tuviera las piernas más largas” “si mi pelo fuese más liso”...y así sintiéndote a disgusto contigo misma has salido a la calle rodeada de un halo de inseguridades y negatividad.

¿Por qué es importante tener una autoestima adecuada?

Si te sientes identificada con lo que hemos dicho anteriormente, te preguntaras qué puedes hacer para mejorarlo pero para contestar a esta pregunta primero tienes que saber que es la autoestima. Esta palabra significa estimarte, quererte y amarte a ti misma, es decir, quererte, tenerte en cuenta y tener, lo que se llama, amor propio. 

Si tienes poca autoestima no te respetas, apenas te estimas ni te quieres y te puedes considerar inferior a los demás, comparándote constantemente. Esta baja autoestima hace que te sientas incompetente para realizar cualquier tarea que se te presente con cierto reto e incapacitada para realizar cualquier meta u objetivo que te propongas.

Por el contrario si presentas una autoestima adecuada, no tendrás miedo ante nuevos retos, intentarás resolver cualquier problema o desafío que pueda surgir aumentando tu confianza en ti misma y sintiéndote competente y capaz de realizar y conseguir casi cualquier cosa que te propongas.

5 Pasos que te ayudarán a mejorar

Por todo esto, te propongo algunas claves para mejorar tu autoestima en 5 pasos.

1. Acepta que eres responsable de tus actos. No culpes a los demás de tu situación y deja de lamentarte de las cosas negativas que tienes ea tu alrededor, puede que tengas razón en algunas cosas, pero ten claro que así NO solucionas nada.

2. Analizate. Tomate un tiempo para conocerte, responde a algunas de estas preguntas que pueden ayudarte a realizar un análisis más profundo de lo que estás sintiendo y haciendo.

¿Qué habilidades y/o capacidades tienes?, ¿Cuáles son tus objetivos y sueños?, ¿Te gustas físicamente?, ¿Te gusta tu trabajo?, ¿Crees que necesita tu vida algún cambio?, ¿Qué has hecho hasta ahora para cumplir tus objetivos?, ¿Ha funcionado?, ¿Qué piensas que depende de ti para conseguir estos cambios?, ¿Qué elementos no dependen de ti?...

3. Ponte en acción. Una vez identificados el o los problemas de tu baja autoestima, es el momento de ponerte en marcha y encaminarte a tu éxito. Decide que cambiar en tu vida.

4. Flexibiliza tu forma de pensar. Deshazte de los pensamientos negativos que tienes sobre ti y vuelve a programar tu mente con ideas nuevas, pensamientos y rutinas diferentes. No es fácil y te llevará algún tiempo pero, poco a poco, irás fortaleciendo estos pensamientos adecuados hacia ti.


5. Construye y consolida tu plan. Marca los pasos a seguir para sentirte mejor y lograr tu objetivo de quererte más a ti misma. 

¿Vas a intentar mejorar tu autoestima?

Hasta el próximo día!!

lunes, 18 de mayo de 2015

Amaxofobia o fobia a conducir

¿Hace tiempo que no conduces, o no lo haces por determinados tipos de carreteras o vías? ¿Te da miedo ponerte al volante de un coche o ir de acompañante? ¿Empiezas a sudar, te duele el estómago, o tienes pesadillas antes de conducir? Si es así, probablemente tienes miedo a conducir o amaxofobia. Pero no te preocupes es una situación bastante habitual, hay un gran porcentaje de la población que lo sufre y en la mayoría de los casos se soluciona por completo.

Mira este vídeo y te ayudará a situarte...¿Te pasa algo parecido a esto?



¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia o fobia a conducir es un miedo intenso o irracional ante la situación de estar conduciendo un vehículo o ante la anticipación de esta situación y experimentándose con gran temor. La persona afectada es consciente de que el miedo es excesivo e irracional pero, no es capaz y desconoce las estrategias para poder afrontar la ansiedad que le provoca esta situación o el hecho de pensar en ello.

Existen tres componentes que ayudan a definir esta fobia:

Nivel cognitivo: la persona presenta pensamientos catastróficos y extremos relacionados con sufrir un accidente, experimentar ansiedad, o perder el control. En definitiva, tiene miedo a morir y/o provocar la muerte a otros.

Nivel emocional y/o fisiológico: la persona experimenta ansiedad, inseguridad, tensión muscular, rigidez, aumento del ritmo cardíaco, sudoración, náuseas, diarrea, mareo, sensación de flojedad en brazos o piernas, visión borrosa.

Nivel conductual: la persona evita conducir o conduce sólo si se dan algunas circunstancias específicas: conducir acompañada, conducir sólo por determinadas vías, conducir muy despacio, hablando por teléfono, etc.

¿Cómo se condiciona?

La amaxofobia puede aparecer debido a uno o varios de los siguientes factores:

-Experiencia aversiva directa o indirecta: haber sufrido un accidente, que lo haya sufrido una persona allegada, o bien, haber presenciado un accidente de tráfico traumático.

-Transmisión de la información: miedos inculcados por otras personas como  familiares, amigos, reportajes o noticias sobre accidentes de tráfico.

- Ansiedad elevada o crisis de ansiedad en el coche: experimentar ansiedad en el coche debido a algún factor que, inicialmente, no tenía ninguna relación con conducir (problemas laborales, familiares, económicos, procesos de cambio y adaptación) pueden propiciar la aparición de una fobia a conducir y por tanto, asociar, a partir de ese momento, conducir con la ansiedad.

-Factores predisponentes: aun viviendo alguna de las situaciones anteriores, hay personas que desarrollan la fobia a conducir y otras no. Dependerá, por tanto, de la existencia o no de ciertos factores de vulnerabilidad.


¿Cómo se supera?

La Amaxofobia tiene cura, y además en no mucho tiempo, todo depende de cada persona pero podemos decir que en un plazo corto de tiempo puede solucionarse. 

Actualmente el tratamiento de elección y por tanto mas eficaz es la terapia de exposición con prevención de respuesta, en ella, el paciente bajo supervisión, se va enfrentando progresivamente a la situación/nes del tráfico que le producen miedo, hasta superarlo.

Se complementa con la desensibilización sistemática en algunos casos, esta última es similar a la exposición pero en su propia imaginación, y para ayudarles a cambiar su pensamiento, complementamos con la terapia cognitiva

Además de todo esto, técnicas de relajación y de respiración son de mucha utilidad para ayudar a aliviar los síntomas.

Y tu...¿Has llegado hasta aquí porque tienes miedo? Si la respuesta es SI, no lo pienses más y busca ayuda!!

Hasta el próximo día!

lunes, 11 de mayo de 2015

Cómo ser menos impulsivo

La impulsividad, es la predisposición que tenemos a reaccionar de manera inesperada, rápida, y desmedida ante una situación externa que puede resultar amenazante, o ante un estímulo interno, sin reflexionar previamente ni tomar en cuenta las consecuencias que podemos provocar con nuestros actos.

En la impulsividad predomina la baja tolerancia al estrés y la frustración, la falta de control de impulsos, y el comportamiento agresivo, pueden poner en riesgo a la persona que puede llegar, incluso, a cometer actos delictivos. Ser impulsivo puede asociarse a imprudente, arriesgado, poco reflexivo, insensato, natural, inconsciente, rápido e irresponsable.

Hay momentos en los que la conducta impulsiva viene bien, pero es más habitual que te genere problemas. La raíz de la conducta impulsiva generalmente proviene de sentimientos abrumados por tus emociones. Los celos, la ira, la inseguridad o el miedo pueden hacer que actúes en formas de las que luego te arrepientas. Aprender cómo dejar de ser impulsivo no es fácil, tienes que aprender cómo controlarte y pensar antes de actuar.

¿Qué puedes hacer?

1.- Identifica como te sientes. Obsérvate para determinar qué emociones aparecen cuando te ves abrumado por tu conducta impulsiva. ¿Estás aburrido? ¿Enfadado? ¿Te sientes ignorado? ¿miedo? ¿Fuera de control? Conocer tus propios detonantes hará que puedas controlar tu conducta la próxima vez que sientas que está por venir un ataque impulsivo.

2.- Piensa en las consecuencias. Seguir tus impulsos puede tener consecuencias positivas, pero generalmente tus impulsos hacen algo de lo que te puedes arrepentir. La próxima vez que quieras seguir los impulsos detonados por emociones negativas, piensa nuevamente en los resultados que obtuviste la última vez.

3.- Aprende a controlar el impulso. Puedes contar hasta tres antes de pasar a la acción o beber un vaso de agua. Lo importante es encontrar una estrategia que te permita reposar unos segundos cualquier idea que te venga a la cabeza, seguro que esto cambia la consecuencia al entrar tu parte racional en juego y pensar en las consecuencias.

4.- Planifica tus acciones. Invierte tu tiempo en jerarquizar tus prioridades. Esto te ayudará a llevar a cabo tus proyectos sin generarte tantas tensiones.

5.- Verbaliza los pensamientos en lugar de ir directo a la acción. Di lo que piensas antes de actuar

6.- Relájate. La impulsividad comporta un fuerte sentimiento de urgencia. Las técnicas de relajación y de respiración te ayudarán a relajarte y bajar la ansiedad.

¿Qué piensas de estas técnicas? ¿Crees que pueden ayudarte?

Hasta el próximo día!!

lunes, 4 de mayo de 2015

Autoestima en los niños

Este mes de Mayo arrancamos nuestro tercer mes del Curso de Inteligencia Emocional para niños y vamos a trabajar uno de los temas que más nos preocupa como padres la AUTOESTIMA de nuestros hijos/as. 

Constituye una preocupación presente en muchos hogares y forma parte de las conversaciones entre los miembros de la familia. 



Y es que la autoestima adquiere cada vez más protagonismo en problemas que pueden aparecer en el futuro como la depresión, la anorexia, la timidez o el abuso de drogas.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es el amor y aprecio que tenemos por nosotros mismos. Cada nueva experiencia, cada éxito o fracaso y todas las cosas que hacemos van formando y cambiando la imagen que tenemos de nosotros mismos. Cuando un niño se encuentra en su etapa de desarrollo, se está formando su autoestima, y la autoestima en los niños es especialmente vulnerable, ya que posee pocas experiencias con las que formarse una idea sobre si mismo.

La autoestima es un elemento básico en la formación personal de los niños. De su grado de autoestima dependerá el desarrollo de su aprendizaje, la formación de  sus buenas o malas relaciones sociales, el desempeño de sus actividades, y por qué no decirlo, de la construcción de su felicidad. Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro, y valioso.

Si nuestro hijo/a presenta baja autoestima no confiará en sus propias posibilidades ni en las de los demás. Se sentirá inferior frente a otras personas y, por lo tanto, se comportará de una forma más tímida, más crítica y con escasa creatividad, lo que en algunos casos le podrá llevar a desarrollar conductas disruptivas, y alejarse de sus compañeros y familiares.

¿Qué puedo hacer para ayudarle?

La autoestima es una de las piezas fundamentales en la construcción de los pilares de la infancia y de la posterior adolescencia. La autoestima no es una asignatura que se aprenda en el colegio, por desgracia.
Por ello, ante esta carencia en la educación ordinaria, nosotras hemos creado este curso, para ayudarle a los más pequeños de la casa en la tarea de crecer y a potenciar su autoestima y conseguir que crean más en ellos mismos y para ayudaros, como padres, solventando vuestras dudas y ofreceros algunas pautas que os ayudarán a seguir trabajándolo en casa!

Puedes ver más información sobre nuestro curso pinchando AQUI o llamando al teléfono de nuestro centro 645 962 654 donde estaremos encantadas de atenderte.

Hasta el próximo día!!