miércoles, 17 de septiembre de 2014

El CRAVING o deseo de consumir

El craving se ha definido como un “deseo irresistible de consumir una determinada sustancia o realizar una determinadda conducta”.

El craving, es un fenómeno dinámico, que varía de unas personas a otras y que incluso en una misma persona es diferente según la situación y el tiempo de evolución de la dependencia. Es una de las principales dificultades que encuentra la persona adicta para mantener la abstinencia una vez que la ha conseguido.

Las distintas definiciones de craving tienen los dos siguientes elementos en común:

- El craving es un fenómeno que forma parte de la adicción tanto tóxica como no tóxica.

- El deseo de consumir la sustancia aumenta cuando la persona se enfrenta a estímulos asociados con dicho consumo.

¿Cuál es el objetivo de los tratamientos terapéuticos?

El objetivo en el tratamiento terapéutico es detectar, conocer, analizar, afrontar y manejar los deseos de consumo, ya que, estos desaparecen cuándo afrontamos el deseo sin que se produzca el consumo, es decir, tenemos que romper la relación causal entre craving (deseo) y recaída.

El craving surgió a partir de observar cómo muchas personas adictas seguían consumiendo droga con el paso del tiempo, a pesar de hacer significativos esfuerzos por dejar de consumir; Esto llevó a pensar que la razón que empuja a una persona a realizar de forma compulsiva estas conductas autodestructivas, es la existencia de un deseo impulsivo, incontrolable e irresistible de consumir esa sustancia de la que es dependiente, a pesar, de los problemas que le supone.

¿Cuándo aparece?

Psicológicamente, el craving se manifiesta tras la abstinencia y puede mantenerse durante un periodo largo de tiempo, incluso puede darse después de años de abstinencia. En el abuso y dependencias adictivas, supone la dificultad de mantener el periodo de abstinencia, lo que es difícil y produce un alto nivel de recaídas.

La conducta adictiva es una enfermedad del cerebro en la que intervienen, principalmente, la dopamina y los endocanabinoides, dos sustancias que se producen de forma natural y que son sintetizadas por el cerebro para generar sensaciones placenteras y agradables. Los receptores de dichas sustancias están situados en la zona formada por el Área Tegmental Ventral y el Núcleo Acumbens.

El uso frecuente de la droga de forma continuada, hace que el sistema de estímulo-respuesta no responda de la misma manera, es decir, el cerebro se modifica y produce menos cantidad de endocanabinoides y dopamina, por lo que hay una sensación disminuida del placer y la persona necesitará aumentar la dosis de la droga para conseguir las mismas sensaciones.

Necesidad de tratamiento terapéutico

El objetivo en el tratamiento terapéutico es identificar esos deseos y aprender a manejarlos de la forma más adecuada posible para evitar la recaída.

El terapeuta y psicólogo te ayuda a reconocer y comprender los cravings, sus tipos, los elementos esenciales que los componen y su naturaleza, así como, trabajará contido para poder determinar cuál será la mejor estrategia para manejarlo. Todo estó se va consiguiendo poco a poco, a medida que vas entendiendo que conductas y estímulos desatan el craving, y aprendas que también, debes darte cuenta de que “experimentar cierto grado de ansiedad es normal y muy común. Sentir esta ansiedad no significa que algo está mal o que realmente deseas volver a consumir drogas otra vez.” (NIDA, 1999,) 

En nuestro centro A2adicciones Valencia podemos ayudarte a salir de tu adicción, ponte en contacto con nosotros sin compromiso!

Hasta el próximo día!

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Necesito la aprobación de los demás

El famoso conferenciante Les Brown afirmó que "la opinión de los demás sobre ti, no tiene porque convertirse en tu realidad". Sin embargo, esta frase tan fácil de decir, para algunas personas es muy difícil de llevar a la práctica.

Todos en mayor o menor medida precisamos nuestra pequeña o gran dosis de aprobación de los demás ya que somos seres sociales por naturaleza, pero hay un margen que limita lo adecuado que todos hemos sentido alguna vez y no es algo negativo siempre que no se caiga en el exceso, y el bienestar personal no dependa de lo que otros opinen pero puede convertirse en patológico donde la persona presenta significativos problemas personales.

Este problema empieza cuando la persona invierte demasiado esfuerzo en lograr la aprobación de los demás. Un problema que a veces tenemos sin valorarlo como tal y sin darle la importancia que merece, y que, obviamente, nos impide avanzar.

Con este artículo vamos a intentar seguir el consejo del gran Steve Jobs que afirmó “no permitas que el ruido de las opiniones de los demás ahoguen tu voz interior”.

¿De dónde nos viene esta necesidad?

Los humanos somos seres sociales, que vamos creciendo y formando nuestra personalidad a partir de las relaciones con los demás y, por tanto, es inevitable pensar que las valoraciones de los demás inciden sobre la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Por ejemplo, una madre que le dice en numerosas ocasiones a su hijo que no sirve para nada, que es incapaz y que no conseguirá nada en la vida probablemente es niño se convertirá en un adulto inseguro, con baja autoestima y con una percepción distorsionada de sí mismo, un adulto que seguramente necesitará la aprobación de los demás para validar su yo.

Por tanto, la imagen que tenemos de nosotros mismos se forma a partir del feedbak que recibimos de nuestro entorno social, por eso es “normal” que en ciertas circunstancias necesitemos un poco de aprobación social, esta nos hace sentir más seguros y  nos reafirma que estamos yendo en la dirección más adecuada. Sin embargo, cuando condicionamos nuestras decisiones, decisiones y comportamientos a la opinión de los demás, entonces tenemos un problema.

¿Dependo demasiado de la opinión de los demás?

Estas son algunas actitudes y comportamientos que pueden indicarte que dependes demasiado de la opinión y de la aprobación de los demás:

- Ser demasiado agradables y benévolos cuando no estamos de acuerdo con las opiniones de los demás.
-  No saber decir NO.
Cambiar de opinión para ser amable y que los demás no piensen mal de nosotros.
- Sentirse triste o angustiado cuando los demás no aprueban tus ideas o comportamientos y no opinan como tu.

8 Claves que te ayudaran a eliminar esta necesidad

1. Las personas que son importantes para nosotros, quieren que seamos auténticos. Las personas que realmente te merecen la pena, son aquellas que te quieren y aceptan como eres incluyendo lo que en otros pudiera producir rechazo.

2. Buscar la aprobación constante de los demás produce gran ansiedad social. Buscar la aprobación de los demás es un gasto energético muy alto. Pero no solo eso, además frena nuestro progreso y acercamiento a nuestras metas, frena el desarrollo de nuestro potencial.

3. Solo tú sabes lo que es mejor para TI. Está bien escuchar y consultar con los demás, pero sé tu mismo y mantén tu independencia. 

4. TÚ eres la única persona que puede cambiar TÚ vida. Lo que puedes lograr o no depende de ti únicamente, no de lo que los demás piensan que puedes conseguir.

5. La vida no es una carrera, no tienes que probar nada a nadie. La felicidad está en el camino, no en el momento de llegar a la cima, por lo que ves a tu ritmo y sigue tu camino para finalmente llegar a tus metas y sentirte bien contigo mismo.

6. Es imposible gustar a todos y no tiene sentido intentarlo. En numerosas ocasiones la gente nos dirá que lo hemos hecho mal, que debíamos haberlo hecho de otra manera, etc, pero date cuenta que, estas mismas personas, no suelen decirte nada cuando lo has hecho bien.

7. No somos ni más ni menos que nadie. Todos somos iguales, no importan los éxitos ganados, ni lo que poseas, ni la seguridad en ti mismo, lo único importante es quien eres como persona, esos valores humanos que posees y te definen.

8. Todos somos diferentes. No todos somos iguales, cada uno tenemos nuestros gustos, opiniones, forma de vida, etc.7, y ser diferente no significa ser ni mejor ni peor.

¿Eres de los que necesita aprobación o tomas y sigues tus propias decisiones?

Hasta el próximo día!! 


miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Eres intolerante a la incertidumbre?

Hacer frente a la incertidumbre forma parte de la vida diaria y es inevitable, puesto que, nos es imposible ver el futuro y nunca podremos saber con exactitud lo que nos pasará cada día. Podemos encontrar investigaciones que han concluido que cada persona reacciona de distinta manera a esta situación por lo que algunas no tienen ningún problema ante altos grados de incertidumbre, mientras que otros apenas la toleran en mínimas cantidades en su vida.

Por raro que parezca, y a pesar de lo inevitable que es la incertidumbre en nuestras vidas, los humanos tenemos fuertes sentimientos de rechazo a soportarla. Se nos hace más sencillo, asumir las malas noticias que la incertidumbre que antecede a las mismas.

Las personas que padecen ansiedad presentan un nivel muy bajo de tolerancia a la incertidumbre, de hecho es uno de sus síntomas cognitivos clave. Cuando presentamos niveles altos de ansiedad, empezamos a sentir una inmensa necesidad de control, precisamos saber insistentemente que todo está bien y que todo va a salir bien.

Muchas personas comienzan, incluso, a desarrollar trastornos de ansiedad como fobias o trastorno de pánico con agorafobia, evitando hacer ciertas cosas, ver determinadas situaciones o cosas, estar con personas, etc.  Por ejemplo, una persona que presente un trastorno obsesivo-compulsivo, comenzara a elaborar rituales que le hacen sentir seguro y, que, dentro de su percepción, le ayudarán a evitar que algo malo pase.

¿Qué comportamientos/síntomas presentan?

  • Evadir situaciones/ personas/ lugares: Algunas personas evitan ciertas actividades o conductas (por ejemplo, salir con sus amigos) debido a la incertidumbre de lo que puede pasar o les hagan perder el control.
  • Comprobación: Revisar las cosas una y otra vez para asegurarse de que todo esté perfecto y no puedan producirse errores. También suelen tender a informarse compulsivamente buscando soluciones y certezas. Por ejemplo, es posible que se de el caso de que busquen asegurarse de que sus seres queridos estén bien y les llamen varias veces en un rato o al día para confirmarlo.
  • Búsqueda de alivio y seguridad: Preguntando a familiares, amigos e incluso a desconocidos, la misma cosa muchas veces.
  • Distracción: Buscan mantenerse ocupados con el fin de no dejar tiempo libre que les haga pensar en las cosas que no pueden controlar de sus vidas.

  • Elaboración de listas: Debido a su inseguridad, muchos hacen listas para no olvidar nada, incluso sobre cosas poco importantes.
  • Preocupación constante: Son personas con ansiedad excesiva y constante.
  • Se niegan a delegar: No son capaces de confiar sus tareas a los demás, ya que, sienten que es mejor si ellos mismos se encargan de todo, para así tener mayor control.

  • Buscar la aprobación excesiva: Preguntan constantemente a sus amigos o familia su opinión sobre cada decisión que tienen que tomar.
¿Qué puedo hacer?

El gran problema que presentan las personas con intolerancia a la incertidumbre es que es imposible mantener un absoluto control de todo lo que nos pasa o de todo lo que ocurre a nuestro alrededor por lo que hay cosas que simplemente no podemos controlar, por lo tanto, ¿qué podemos hacer?...

1.- Asume que es parte de la vida. No intentes es posible estar seguro de todo siempre, no puedes predecir el futuro, así que trata de dejarlo fluir, ya llegará.

2. Haz una lista de tus conductas. Localiza qué situaciones son las que hacen que te sientas ansioso y que actitudes y comportamientos presentas cuando esto pasa, esto te ayudará a conocerte mejor y así poner remedio.

3. Califica tu nivel de estrés. Aunque muchas situaciones te generen estrés, aprende a analizarlas y definir cuánto estrés te causa cada una. De esta manera, podrás trabajar con las que menos estrés te generen e ir avanzando y superándote poco a poco.

4. Toma nota. Anota en un diario las situaciones que te generaron incertidumbre, que hiciste y lo que no. Esto te hará más consciente de cómo vas evolucionando para superar tu problema.

5. Enfréntate a situaciones que te generen incertidumbre. Es complicado de llevar a cabo, pero para acabar y vencer la incertidumbre tienes que aprender a enfrentarte a ella. Empieza por pequeñas situaciones que no te generen tanta ansiedad para ir evolucionando y superándote a medida que tomes confianza.

Y tu... ¿Eres tolerante o intolerante ante la incertidumbre?