miércoles, 30 de abril de 2014

¿Debo acabar con mi relación de pareja?

Poner punto y final a una relación casi nunca es tarea fácil, aunque muchas personas crean lo contrario. Esta situación de dejar al otro puede ser tan emocionalmente dolorosa como la que vive la persona que no toma la decisión.

Por suerte o por desgracia, muchos de nosotros, en algún momento de nuestra vida, nos hemos tenido que enfrentar a una ruptura amorosa. En muchas ocasiones, la decisión la hemos ido alargando con la falsa esperanza de que todo se solucionase. Pero, por el contrario, cuanto más tiempo ha pasado hasta llegar a la decisión más difícil es tomarla y dar el paso. Por eso nos surgen las preguntas ¿cuándo y cómo termino esta relación?, ¿cómo sé que ya no puede arreglarse?.

Es evidente que la respuesta a estas preguntas es más que difícil, hay en juego muchos sentimientos, quizás meses o años de una relación que se encuentra estancada o ya no funciona, no pretender hacer daño a nadie, también quizá tengas miedo de la relación que pueda tener la otra parte, temes qué sentirás ante la reacción del otro, etc. Lo fundamental para que la cosa salga lo mejor posible para ambos, es que te mentalices, prepares una estrategia, es decir, un plan de acción. 

Muy importante, a su vez, es tener en cuenta dos aspectos fundamentales: tienes que ser honesto sin llegar a ser cruel y compasivo sin darle esperanzas, ya que esto, le alargará el sufrimiento. 

¿Qué preguntas puedes responder antes de decidirlo?

Puedes responderte y reflexionar sobre estas preguntas para afianzar tu decisión:

1.- ¿El problema/as que os han trasladado a ese punto tienen solución? Casi todos los problemas de pareja puede tener solución pero en muchas ocasiones alguno de los miembros de la pareja no está dispuesto a qué las cosas cambien e intentar arreglarlo. Esto puede deberse a múltiples motivos como cansancio, rebeldía, enfado, pérdida de ilusión...

2.- ¿Estamos los dos dispuestos a comprometernos y a cambiar algunos aspectos de la pareja para superar estas dificultades?. El término “relación” ya nos muestra que las dos personas que la forman deben esforzarse por hacer que la relación se mantenga, si tan solo una de ellas se esfuerza y "tira del carro" para que las cosas cambien, es casi imposible poder solucionar el problema satisfactoriamente.

3.- Dentro de 10 años...¿quieres que esta persona esté a tu lado?. Imagina el futuro y reflexiona sobre si esa persona es la que quieres que esté a tu lado. ¿Quieres envejecer a su lado, ¿Quieres disfrutar de las distintas etapas de tu vida con el/ella? Si no es así, la respuesta está clara... ¿no?.

Consejos para enfrentarte a la ruptura

Si finalmente decides dejar a tu pareja, lee detenidamente estos consejos previos...

1.- Toma la decisión con la mente despejada y con cierta distancia emocional. No tomes la decisión de romper la relación tras una discusión acalorada, ya que, cuando te sientes inestable emocionalmente o tras una mala semana, ya que, esta inestabilidad puede hacer que culpes a la relación de tus problemas. 

2.- Ten muy claro que quieres terminar la relación. Si realmente tu decisión es acabar la relación, haz una lista de todos los motivos por los que no eres feliz con tu pareja. Después, vuelve a la lista y apunta las razones por las que esas cosas no pueden arreglarse.

3.- Selecciona  y reflexiona que hora y lugar serán los más adecuados. Elige la hora y el lugar que os permitirá a ti y a la otra persona el tiempo suficiente y la privacidad necesaria para llevar a cabo la situación lo más adecuadamente posible. Por ejemplo, no es buena idea hacerlo en algún lugar que haya sido especial en vuestra relación, elige un lugar más neutro que no tenga un significado especial para ninguno de los dos.

4.- Comprometete a terminar la relación cara a cara bajo casi cualquier circunstancia. Para otorgarle a tu pareja y a lo que habéis sido el respeto que merece, debes acabar la relación de pareja en persona, dejando atrás tus miedos y siendo valiente y honesto. Las únicas ocasiones en las que podría permitirse finalizar la relación por teléfono es si tu relación es a distancia y estar seguro/a de que no os vais a ver próximamente o si estás en una relación conflictiva y es mejor mantenerse en la distancia.

¿Cómo os habéis sentido al finalizar una relación? ¿Habéis seguido alguna de estas pautas?

Nos vemos pronto!

lunes, 21 de abril de 2014

¿Es caro ir al psicólogo?

Una queja que escucho en mi vida privada y leo habitualmente en los foros y otras páginas de internet, etc, es qué “¡Ir al psicólogo es muy caro!", a veces, de la desafortunada  “Si total sólo es ir a hablar un rato!”. Comprendo que el desembolso de dinero de entrada puede ser importante pero detrás de ir al psicólogo hay mucho más trabajo de lo que parece, vamos a explicarlo con más detenimiento.

A la hora de considerar si es caro o barato vamos a intentar responder a dos ejes fundamentales: uno es si se paga demasiado para lo que es y el otro es si se paga demasiado para lo que obtendremos.

Respecto al primer caso, el precio de las sesiones de una hora oscilan entre los 40-80 euros. No hay un precio fijado, aunque sí que fijamos el precio siguiendo la recomendación del Colegio profesional de cada comunidad autónoma. Por lo tanto, cada profesional decide su precio final en función de muchos factores, como los gastos del despacho, alquileres, cuota del colegio de psicólogos, cuota de autónomos, seguro de responsabilidad civil, retenciones, etc. Estos gastos son los similares a otros profesionales de la salud como pediatras, ginecólogos, traumatólogos, dentistas, etc. 

Además, esta profesión requiere actualizarse y ofrecer lo mejor y más eficaz para nuestros clientes por lo que estar actualizados es fundamental. Hay que sumar los gastos en libros, seminarios, cursos, revistas científicas... que realizamos y que garantizan a nuestros clientes una formación completa y eficaz. También hay que añadir el coste de las pruebas psicológicas, que es muy elevado.

Por otro lado, podemos hablar del tiempo de dedicación, éste no se limita a la hora que está el cliente en la sesión, sino que hay que sumarle el tiempo de preparación previo y la gestión de la información posterior a la sesión, preparación de la sesión siguiente, el tiempo de corrección de las pruebas, la elaboración de informes… Esto hace que el número de horas disponibles para estar con clientes no sea de 8 horas diarias, sino muchas menos. 
.
Otros profesionales del sector sanitario pueden ver tres o cuatro pacientes por hora, mientras que los psicólogos podemos ver ese número en toda una jornada de trabajo. Mi trabajo no se limita a recordar lo que hemos hecho hasta ahora, sino todo lo que nos han explicado, sus aficiones, gustos, relación con su familia, etc, para conocerlo en profundidad  y poder diseñar un tratamiento 100% personalizado y adaptado al cliente y eficaz para su problema en el menor tiempo posible, todo ello sin sobrecargarse, puesto que un psicólogo muy sobrecargado de trabajo jamás podrá recordar con ese nivel de detalle y hacer un tratamiento tan específico.

Respecto a si pagamos demasiado por lo que obtenemos, es algo que no se puede cuantificar. ¿Cuánto puede valer recuperar una relación de pareja?; ¿Y dejar de refugiarnos en el trabajo y recuperar las ganas de llegar a casa y de disfrutar de la familia?; ¿Cuánto pagaríamos por dejar de ver a un hijo sufrir?... 

Acudir a un profesional y realizar un tratamiento de algunas semanas o meses es un gasto importante, pero lo más probable es que no te haga falta acudir de nuevo a una consulta y que las herramientas que aprenderás te permitirán afrontar los problemas y los retos de ahí en adelante de forma distinta, con energía, con positividad, con recursos suficientes para superar las adversidades… siempre y cuando sigan utilizándolas.

El bienestar psicológico, el equilibrio personal, la armonía en la familia… en definitiva, el disfrutar de la vida y ser felices tiene un valor incalculable, aunque seguimos sin darle el valor que se merece.


¿Qué te ofrezco?

En mi consulta de atención psicológica soy consciente de las graves dificultades económicas por las que estamos pasando, y de que a muchas personas les puede resultar difícil asumir el coste de una terapia, y por tanto, intento:


1) Ofrecer precios ajustados a todos los presupuestos, variando la frecuencia o la duración de las sesiones.

2) Mantener un compromiso de calidad, de profesionalidad y de máxima honestidad en mi trabajo, involucrando al 100% en tu caso.

3) Potenciar el trabajo terapéutico realizado en la consulta y acortar la duración de la terapia con tareas complementarias para realizar en casa que son, luego, debidamente revisadas y comentadas. 

Si deseas pedir cita u obtener más información, puedes contactar conmigo en www.tupsicologovalencia.com o por correo electrónico en psicoeducavlc@gmail.com.

Después de todo esto, ¿sigues pensando que un psicólogo es caro?

martes, 15 de abril de 2014

La importancia de expresar tus emociones

Expresar las emociones tiene que ser una parte fundamental de nuestras vidas y de nuestras relaciones, tanto con los demás como con nosotros mismos, y la dificultad para identificarlas y expresarlas correctamente puede crearnos problemas y gran malestar. 

Es un gravísimo error pensar que debemos controlar nuestras emociones. Exteriorizarlas, extraerlas, sacarlas fuera, expulsarlas, es algo que se convierte en una necesidad para nosotros, todo lo que nos sucede, sirve para algo; el cuerpo y la mente son unos perfectos reguladores de nuestra balanza interna, y deberíamos escucharnos más y controlar menos. Impedir que las emociones fluyan puede provocarnos enfermedades físicas y psicológicas típicas tales como psoriasis, úlceras, alopecia y un largo etc.

Las emociones y sentimientos son una imprescindible fuente de información: nos guían, nos ayudan a dar sentido a lo que pasa a nuestro alrededor, a entendernos a nosotros mismos y a relacionarnos con los demás, y nos motivan para alcanzar objetivos, provocar cambios, evitar situaciones dañinas o perseguir aquello que queremos.

Entre los problemas más habituales que podemos tener con las emociones, podemos encontrar:

- Reaccionar con una intensidad excesiva o incoherente con la situación vivida (exagerada expresión emocional o poca expresión).

- Respuesta emocional distinta o incongruente con la situación que la produce.

- Sentimientos muy limitados ante la experiencia vivida. 

Primer paso: Identificar las emociones

El primer paso para expresar emociones correctamente es aprender a identificarlas. Si no sabes identificar lo que sientes, es muy probable que expreses tus emociones de forma inapropiada. 

Etiquetar tus emociones de forma correcta no es tarea fácil. A muchas personas que nunca han aprendido a expresar sus emociones, por el motivo que sea,  les es difícil etiquetar cuáles son esas emociones. Esto hace que, algunas personas sienten ira cuando la emoción con la que en realidad están lidiando es dolor. Otros pueden llorar y sentirse tristes en situaciones donde la rabia es de hecho la emoción más florida. Para mejorar esto, practica etiquetar las emociones que en realidad estás sintiendo.

¿Cómo puedo expresarlas?

Las emociones pueden ser expresadas de distintas maneras:

-. Verbalmente: Es cuando se expresan directamente ¡Estoy enfadado!, ¡Me siento triste!, ¡Siento miedo!,  ¡Te quiero!, etc. 

-. Escritura terapéutica: Otra forma de expresar nuestras emociones muy efectiva es escribirlas, hace unas semanas en la entrada escritura terapéutica te explica lo importante que era escribir lo que sentimos y lo que nos puede ayudar a canalizar nuestras emociones y a equilibrar nuestro cuerpo y mente.

-. Mediante acciones o conductas: tirar cosas, romper papeles, gritar, etc. Son algunas de las formas de expresar lo que sentimos, aunque algunas de ellas no son muy adecuadas y saludables.

-. Somatizando: Muchos cambios fisiológicos surgen de cúmulos emocionales que tenemos. Cuando nos salen los colores por vergüenza, se produce todo un cambio en la circulación de la sangre ¿Cómo es posible que la sangre cambie el curso que llevaba simplemente porque se presenta un sentimiento?. 

Si el bloqueo emocional es mayor las emociones no canalizadas pueden llegar a casos más graves en los que se pueden manifestar a través de enfermedades como: colitis gastritis, migrañas, y algunas de las enfermedades de tipo inmunológico.

Os dejo este vídeo de la "Mirada de Elsa" El contagio de las emociones
Y vosotros...¿Sabéis expresar vuestras emociones? 


Y vosotros... ¿Expresáis vuestras emociones?

Hasta la próxima semana!!!

miércoles, 9 de abril de 2014

¿Quieres mejorar tu inteligencia emocional?

La semana pasada acudí a una charla muy interesante del creador de la  'app' Edgar Bresó que mide la inteligencia emocional ' y que ha sido creada made in Spain en la Universidad Jaume I de Castellón. 

Sus creadores han desarrollado una aplicación para dispositivos móviles y smartphones que permite evaluar de manera sencilla y gratuita las habilidades que poseemos para percibir, comprender y manejar nuestras emociones y las de los demás. Más de 6.000 personas de cerca de un centenar de países se han descargado ya el test MEIT (The Mobile Intelligence Test Emocional) que nos ofrecen importantes beneficios frente a los test de inteligencia emocional en papel utilizados hasta ahora, como la facilidad para adaptarlo a las necesidades específicas de una empresa u organización, y las posibilidades que ofrece el hecho de realizarse sobre un soporte tecnológico que permite, por ejemplo, medir el tiempo de respuesta y de reacción a cada una de las preguntas o ver cómo pasa la persona de un estado neutro a un estado de ánimo específico a través de imágenes interactivas.

¿En qué consiste?

El MEIT es un test que no se limita a un cuestionario, sino que consiste en una prueba de habilidad interactiva que permite evaluar tres aspectos: la habilidad para percibir las emociones, la compresión de las mismas y la capacidad para gestionarlas. Edgar Bresó, profesor de Psicología Social de la UJI y uno de los creadores de Emotional Apps, explica que ya está en funcionamiento la primera parte del test que está permitiendo obtener numerosos datos para “entre otros aspectos, ir elaborando por ejemplo un mapa mundial que recoge las puntuaciones medias de capa país. En estos momentos los que obtienen mejor puntuación son Rumanía, Dinamarca, Sudáfrica y Vietnam, pero son cifras que van variando”. 

MEIT está compuesto por 4 tareas en las que los usuarios deben 

1.- Seleccionar las emociones que muestran distintas imágenes.

2.- Ubicar algunas emociones en una gráfica dependiendo de la activación
Y el placer que éstas emociones producen. 
3.- Y finalmente diferenciar entre emociones que son muy parecidas.

Para ello MEIT combina imágenes estáticas y en movimiento que permiten un mayor realismo.

Una vez has completado tu test, obtienes una puntuación y una clasificación que te permite autoevaluar tu inteligencia emocional, así como compararte con otros usuarios. 

Crear una red social emocional

Además de ello los desarrolladores plantean diseñar una red social que permita compartir emociones y geolocalizarlas por medio de fotos. “La idea es que los usuarios puedan subir una foto y etiquetarla con las emociones que le genere, sorpresa, tristeza, envidia…, sería como un Instagram de las emociones”, precisa Bresó con sus explicaciones. “Este proyecto puede tener también aplicaciones para futuros estudios, por ejemplo, en el campo del marketing para ver con qué imágenes y colores relaciona la gente determinadas emociones”. 

¿Qué os parece esta aplicación? ¿Os parece útil? A mi me encantó su presentación, yo ya la tengo en el móvil.

Hasta la próxima semana!! 

martes, 1 de abril de 2014

5 claves para vencer tus miedos

El miedo al futuro, es increíble. Los miedos es lo que nos define como humanos porque tener miedo es imprescindible. Es un mecanismo de defensa que nos ayuda a evitar hacer tonterías. Pero también hay miedos que son innecesarios, por ejemplo, la mayoría de los miedos que manifestamos sobre el futuro no son muy reales y solamente nos impiden hacer cosas y vivir una vida de ensoñación. 

Entre los miedos más comunes encontramos:

- El miedo al fracaso
- El miedo al rechazo
- El miedo a no tener dinero
- El miedo al éxito
- El miedo de a ser imperfectos
- El miedo a perder el control de las cosas

Estos son los miedos más habituales y es muy probable que tengas alguno de ellos...

El primer paso es identificar nuestro miedo

El primer paso para superar un miedo es identificarlo. No es cuestión de remover, de una vez, todo lo que tenemos encerrado dentro de nosotros, por lo tanto, tenemos que seleccionar aquello que en estos momentos mas daño nos esta haciendo por estas estancandonos y no permitirnos mejorar o avanzar en una o más áreas de nuestra vida. Quizás te paraliza salir a conocer gente nueva y eso te esta convirtiendo en una persona solitaria, quizás el tener miedo a hablar en público esta bloqueando tus posibilidades de carrera profesional, quizás tu miedo a salir dañado esta haciendo que tu relación no este al 100%, etc. 

Identifica aquello que ahora mismo te bloquea y escribelo.

¿Qué puedes hacer?

Una vez has identificado y admitido que tienes miedo, vamos a realizar una serie de pasos que nos van a ayudar a superarlo poco a poco:

1. Apunta los miedos. ¿Cuáles son tus miedos? ¿Cuál es tu miedo principal? Apuntándolos los hacemos más reales. Ayuda a sacarlos del fondo de tu mente dónde se esconden para controlarte. 

2. Investiga sobre el miedo. Ya lo has admitido pero eso no significa que ya no tienes miedo. Es probable que hasta te avergüences o te sientas culpable de tus miedos. No te preocupes, es lógico. Lo bueno es que no eres el único que se siente así, muchas personas han tenido los mismos miedos que tú.

3. Pregúntate ¿Qué es lo peor que me puede pasar?¿Tienes miedo de probar un nuevo trabajo? ¿Que pasaría realmente?.

4. Enfréntate a tus miedosNo tengas miedo de enfrentarte a tus preocupaciones. “¿Qué es lo que realmente te preocupa? ¿Qué es lo peor que podría pasar en el peor de los casos? “, son preguntas que tienes que formularte. Probablemente luego, la situación no sea realmente tan mala como creías en un principio.

5. Vive en el ahora. Vives en este momento y casi todos los miedos están proyectados hacia el futuro. Disfruta del presente e intenta no preocuparte por cosas que pueden pasar y que no sabemos como ocurrirán. 

Os dejo el enlace de este vídeo sobre "Cómo salir de tu zona de confort" os va a motivar al cambio.




Espero que estos pequeños consejos os ayuden.

Hasta la próxima semana!