miércoles, 5 de febrero de 2014

Mentirosos compulsivos

Todos mentimos en alguna ocasión, pero generalmente vivimos en una sociedad en la que esperamos que nuestras personas cercanas sean las más sinceras. A nadie nos gusta que nos mientan, pero hay quienes no entienden este mensaje y no pueden parar de hacerlo. Hay personas que mienten constantemente y hay personas que hasta se creen sus propias mentiras. Si conoces alguien así te has topado con un mentiroso compulsivo.

Muchas veces nos encontramos en nuestro camino con personas que nos dicen cosas que no son ciertas, si esto se repite en el tiempo puede que deje de ser anecdótico y puede que estemos ante un mitómano, es decir, una persona que miente casi compulsivamente, también conocido como mentiroso patológico.

¿Qué es la mitomanía?

La mitomanía, también denominado mentiroso compulsivo, hace referencia a un trastorno psicológico, por el cual la persona que la padece, denominada mitómano o mentiroso patológico, mantiene una conducta repetitiva del acto de mentir, lo que le otorga una serie de beneficios inmediatos, como reconocimiento, admiración o atención. Debo aclarar que el término ‘mitomanía’ también tiene otro significado y se refiere a una predisposición a admirar exageradamente a una persona o cosa, pero aquí nos centraremos en su significado más patológico.

¿Qué hace que alguien sea un mentiroso compulsivo? 

Hay temas comunes que comparten y expresan los mentirosos compulsivos. Muchos de ellos padecen de pobre autoconcepto o autoestima. Sienten que su forma de ser no es suficiente para la gente que les rodea. Necesitan agrandar su vida a través de sus expresiones para buscar la admiración, control o aceptación de las personas que les conocen ya que se sienten pequeños. Pero comienzan un efecto de bola de nieve, ya que, tienen que tapar sus primeras mentiras con nuevas mentiras. Y al final lo único que nos parece sorprendente es cómo una persona puede vivir envuelta en tanta mentira.

¿Cómo puedo reconocerlo?

1-. Fíjate con qué frecuencia miente una persona. El mentiroso compulsivo miente de forma regular y continua. Se ha convertido en un hábito que mantiene la mayoría del tiempo.

2.- Observa la facilidad con la que miente. Si parece nervioso o incómodo,  lo más probable es que no sea un mentiroso compulsivo. Mentir es algo natural para el mentiroso compulsivo y se muestra más cómodo mintiendo que diciendo la verdad.

3.- Presta atención a la clase de cosas en las que miente. Un mentiroso compulsivo generalmente miente sobre cualquier cosa aunque sean cosas pequeñas e insignificantes.

4.- Encuentra cuáles son las motivaciones que encuentra a la hora de mentir. Si esa persona miente solo cuando se ve beneficiada o si miente para evitar situaciones embarazosas, probablemente no sea un mentiroso compulsivo. Las personas que padecen este trastorno, mentir es un hábito.

5.- Generalmente, en el mentiroso patológico este hábito aparece debido a la necesidad de llamar la atención de los demás o para parecer mejor en algún aspecto, lo que podría indicar que el mentiroso compulsivo tiene problemas de baja autoestima.

6.- Evalúa si reconoce su comportamiento. Dado que mentir es un hábito enraizado para un mentiroso compulsivo, lo más probable es que no reconozca lo que hace o puede que incluso lo niegue.

¿Conoces a algún mentiroso compulsivo?

Un saludo y gracias por seguirme!!

2 comentarios:

  1. Mentiroso compulsivo...y derrepente ya no lo es.... es posible?.
    Interesante artículo.

    ResponderEliminar
  2. De forma tan radical no lo creo Mateo. Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar