jueves, 28 de febrero de 2013

Fobia a hablar en publico

La Fobia social o Trastorno de ansiedad social, es un trastorno psicológico del espectro de los trastornos de ansiedad caracterizado por un miedo intenso en situaciones sociales que causa una considerable angustia y deterioro en la capacidad de funcionamiento en distintas áreas de la vida diaria. El diagnóstico del trastorno de ansiedad social puede ser específico (A una situación en concreto: hablar en público, sólo cuando entabla conversación con mujeres, con hombres...)), en las que sólo se teme algunas situaciones particulares, o generalizada (a todas las situaciones que impliquen un encuentro social o con más personas).


Hoy en concreto vamos a hablar de la fobia social específica a hablar en público. Las personas con miedo a hablar en público, cuando tienen que enfrentarse a este tipo de situaciones, experimentan una gran ansiedad, además, suelen pensar que van a hacerlo mal y con frecuencia, creen que su actuación ha sido deficiente. Piensan que los demás se darán cuenta de que su voz o sus manos están temblando, o creen que en cualquier momento les puede invadir una enorme ansiedad, o que no podrán articular correctamente las palabras, etc.

Casi todas las personas que han tenido que hablar en público, reconocen haberse sentido nerviosas, preocupadas y hasta temerosas en el momento de expresarse frente a otros. Incluso, aquellas que -por su profesión- deben hacerlo a menudo, confiesan que hablar ante un auditorio no siempre resulta sencillo. El miedo a “quedarse en blanco”, a hacer el ridículo, a las preguntas del público, a las críticas despiadadas e, inclusive, a caerse en el escenario, son algunos de los factores que más intimidan en cualquier caso. 



Síntomas experimentados 


Síntomas físicos
  • Rubor 
  • Transpiración profusa, especialmente en las manos
  • Temblores en manos y pies. 
  • Palpitaciones, taquicardia, dolor u opresión torácica. 
  • Dificultad para respirar, sensación de fatiga. 
  • Molestias gastrointestinales: dolor abdominal, sensación de vacío en el estómago, descomposición intestinal.
  • Tartamudez o "temblor" en la voz. 
  • Agarrotamiento y tensión muscular. 
  • Sequedad bucal. 
  • Confusión. 
  • Insomnio 
Síntomas cognitivos y emocionales
  • Miedo a bloquearse mentalmente, tartamudear, toser... 
  • Temor a la evaluación negativa, la persona piensa que está siendo juzgado o criticado por los demás. 
  • Pensamientos negativos como, "voy a hacer el ridículo”, “me quedaré bloqueado y no sabré que decir", "seguro que no les interesa mi opinión”...
  • Sensación de que todos lo están observando y enjuiciando. 
  • Temor y creencia de ser visto como ansioso, débil, raro, loco o estúpido. 
  • Temor y creencia de no saber comportarse de un modo adecuado o competente.
  • Temor a manifestar síntomas de ansiedad. 
Conductas de seguridad

Desde el punto de vista comportamental, algunas personas anticipan y evitan las situaciones sociales temidas, mientras que otras personas las afrontan pero recurren a "conductas de seguridad", es decir, conductas con las que intentan protegerse de un modo u otro para atenuar o suprimir la ansiedad. Las conductas de seguridad atenúan la ansiedad a corto plazo, pero refuerzan el trastorno a medio y largo plazo. 

Algunas de las conductas de seguridad pueden ser: 
  • Evitar mirar a los ojos o desviar la mirada. 
  • Apartar la mirada si cree que alguien le va a preguntar algo. 
  • Apoyar las manos en algún lugar por si tiemblan. 
  • Meterse las manos en los bolsillos.
  • Cruzarse de brazos. 
  • Hablar muy deprisa o muy despacio; hablar sólo de un tema que se domina. 
  • No saludar, ignorar a los demás, no participar. 
  • Ponerse la mano delante de la cara.
  • Tensar los músculos fuertemente para no temblar. 
  • Situarse de forma estratégica en reuniones (ej. sentado al final de la clase, en extremos o laterales).
  • Ensayar cuidadosamente lo que se va a decir al mismo tiempo que se esta hablando.
  • Broncearse o maquillarse para que no se note el rubor. 
  • Usar ropa ancha y negra para que no se note el sudor. 
  • Estrujar las manos, jugar con ellas, cogérselas, juntarlas. 
  • Esconder las manos tras la espalda. 
  • Manipular un objeto con la mano para descargar la ansiedad, por ejemplo, un bolígrafo. 
  • Tics y hábitos nerviosos variados: mover una pierna, frotarse los ojos y la cara, tirarse del pelo, cruzar las piernas, pellizcarse, morderse las uñas...

Tratamiento

Actualmente hay dos estrategias a la hora de abordar el tratamiento de las fobias en general: una que centra el énfasis en la exposición, que por lo que se refiere a la duración deben ser sesiones cortas y repetidas, justamente por la naturaleza de las situaciones evitadas en la fobia social, que tienden a ser de corta duración y pueden dificultar la habituación, una segunda se centra en la importancia de las técnicas cognitivas, que contribuirían a dotar al paciente de mayores recursos para hacer frente a las situaciones de estrés y reducir la probabilidad de recaídas.

Las técnicas cognitivas pueden no sólo potenciar las técnicas de exposición sino ser absolutamente necesarias. Contribuyen, en primer lugar, a interrumpir los pensamientos negativistas previos de fracaso o de humillación y a aumentar, por tanto, la probabilidad de experiencias satisfactorias con la exposición. Y en segundo lugar, tienden a reducir la tendencia a establecer metas perfeccionistas y a minusvalorar, por tanto, los logros conseguidos por las experiencias de exposición habidas. 

Ahora ya sabéis que tener ansiedad ante las situaciones sociales sobre todo cuando tenemos que realizar una exposición, dirigir una reunión...es relativamente normal y saludable, cuándo se convierte en un problema que interfiere significativamente en tu vida y te limita tu vida social, estamos ante una fobia social y ahora a sabes que es posible afrontarlo con éxito.

Si tu problema es este en nuestro centro podemos ayudarte, enfréntate a tus miedos, estás preparado!!!

Hasta el próximo día!!

sábado, 23 de febrero de 2013

La hipnosis clínica

Hoy vamos a tratar un tema que en muchas personas despierta curiosidad e interés, la hipnosis. La hipnosis para una gran mayoría de personas es un señor que haciéndote mirar a un péndulo te somete a su voluntad... 

Eso para nosotros, los psicólogos, es un espectáculo. La hipnosis no tiene nada que ver con lo que se ve en televisión. La hipnosis busca como nuestro pensamiento, nuestra imaginación, nuestra mente, puede ayudarnos a experimentar reacciones muy intensas y enriquecedoras que nos permite que sean más eficaces y eficientes ciertos tratamientos médicos y psicológicos.

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es una técnica con la que conseguimos un estado psico-fisiológico diferente del estado de vigilia natural.


Las ondas cerebrales deben encontrarse a una velocidad de 8 Hz, ello significa que la persona tiene que estar relajada. Como explicación mencionaremos que el estado alpha o de relajación en donde la persona se encuentra relajada pero atenta se encuentra entre 8 a 12 Hz y que es cuando nos encontramos descansados, cuando nos hacen un buen masaje, estamos meditando...



El estado entre 5 a 8 Hz es el estado denominado Theta y menor a 5 Hz se denominada Deltha es donde se llega a la hipnosis.



El electro-encefalograma de una persona hipnotizada es diferente del de una persona despierta o dormida en sueño natural. Dicho estado se caracteriza por una gran sugestionabilidad, ¿qué quiere decir esto? que la persona bajo hipnosis acepta como reales las sugestiones que le sugiere el hipnotizador.


Es decir, si hipnotizamos a una persona y esta cae en un estado de hipnosis profunda, si le sugerimos  que tiene calor, empezará a sentirlo como real y a quitarse ropa de encima para aliviárselo, por ejemplo. 

Estar hipnotizado es estar plenamente consciente, escuchar lo que está ocurriendo. La persona hipnotizada sabe perfectamente quién es, dónde está y recuerda todo perfectamente. 

¿Es peligrosa la hipnosis?

La hipnosis no es peligrosa, siempre y cuando sea realizada por una persona cualificada. 

Además, nadie puede quedarse eternamente dormido, si el hipnotizador nos abandonase, pasaríamos del estado hipnótico a un sueño natural y despertaríamos normalmente. 


Así mismo, no puede inducirse la hipnosis sin la colaboración de la persona, ni tampoco una persona hará algo que no esta dispuesto a hacer.

¿Para qué es efectiva?

La hipnosis clínica ayuda a mejorar la eficacia y la eficiencia de tratamientos médicos y psicológicos.

Por ejemplo, si la usamos en la preparación al parto va ayudar a la reducción del dolor y la duración del parto.
Por otra parte,  se ha demostrado que un paciente que recibe una asistencia psicológica que incluya hipnosis va a estar menos tiempo en el hospital, va a consumir menos fármacos y recuperará antes su tono muscular. 

Es decir, en el campo de la Medicina y la Psicología de la Salud, la hipnosis se ha demostrado como una herramienta complementaria muy útil. En el ámbito de la Salud Mental, sin embargo, no hay tanta evidencia científica, pero tenemos indicios muy serios de que puede ayudar a combatir algunos trastornos de ansiedad y la depresión.

La hipnosis, en el campo de la Psicología de la Salud y la Medicina, ya tiene evidencia más que de sobra para poder determinar que ayuda a incrementar la eficacia y la eficiencia de los tratamientos psicológicos.

¿Habéis asistido a algún tratamiento con hipnosis? Me gustaría leer vuestras experiencias...

Hasta el próximo día!!!

Gracias por seguirme y por compartir mis entradas!

martes, 19 de febrero de 2013

¿Cómo puedo mejorar mi autoestima?

Hace algunos meses hablamos del autoestima, hoy volvemos a abordar este tema y voy a compartir algunos consejos que podemos poner en práctica para sentirnos mejor con nosotros mismos...

No puedes olvidar que tu eres la persona más importante para ti mismo. La persona con la que más convives durante toda tu vida eres tú. Nuestra más importante relación es con nosotros mismos, y la convivencia con nosotros mismos es la relación a la que normalmente menos tiempo y esfuerzo dedicamos. La que menos solemos tomar en serio y la más importante de todas las áreas de nuestra vida. Por todo esto, la Autoestima es una de las dimensiones psicológicas más cruciales en la existencia humana.


Las personas con una autoestima sana se sienten bien consigo mismas, aprecian su propia valía y están orgullosas de sus capacidades, habilidades y logros. Las personas con baja autoestima sienten que no gustarán a nadie, que nadie los aceptará o que no son buenos en nada.

Todos tenemos una imagen mental de quiénes somos, del aspecto que tenemos, sabemos en qué somos buenos y cuáles son nuestros puntos débiles. Nos formamos esa imagen a lo largo del tiempo, empezando en nuestra más tierna infancia. El término autoimagen, en definitiva, se utiliza para referirse a la imagen mental que una persona tiene de sí misma. Gran parte de esta autoimagen se basa en nuestras interacciones con otras personas y nuestras experiencias vitales. Por lo que, esta imagen mental contribuye a nuestra autoestima.

Hay personas que creen tener una excelente autoestima y lo que en realidad tienen es un excelente mecanismo de autodefensa para no sentir su baja autoestima. En lugar de ser más maduros y sentirse bien en la vida, están más presionados por mantener firme su armadura. 

Desarrollar una buena autoestima no es tan sencillo, es un trabajo que hay que ir desarrollando día a día, aquí os dejo algunos consejos para ayudaros a mantenerla...

Consejos para mejorar la autoestima

1. Ante el primer síntoma de desconfianza, pregúntate a ti mismo, “¿Qué es lo peor que me podría pasar?”. Muy a menudo le damos excesiva importancia a los posibles problemas que pueden surgir si intentamos algo. ¿Porqué no usar toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir? Actúa sin miedo, minimiza riesgos, vale, pero finalmente que el miedo no te detenga!

2. Haz lo que te apasiona. Todas las personas tenemos algo que nos gusta hacer, que nos apasiona, (aunque a veces, no es fácil de descubrir). Cuando te sumerges en algo que te gusta mejoran tus sentimientos hacia ti mismo y tu autoestima. 

3. Ayuda a los demás. No hay nada que te haga sentir mejor que ayudar a otras personas. 

4. Encuentra y reconoce tus capacidades. Todos tenemos capacidades y fortalezas. Seguro que tú, como todos, eres bueno en algo, descubre que es y siéntete orgulloso de ello. Haz cosas que hagan brillar esa habilidad tuya, practica e intenta mejorarla. 

5. No toleres las críticas injustas. No debes permitir que nadie se porte mal contigo, aunque digan que lo hacen porque te quieren. 

6. Aléjate de los “amigos” negativos. Sal con personas positivas y que te apoyan. Puede parecerte divertido criticar a otros y quejarte, pero si lo haces, acabaras siendo como ellos y si te fijas verás como ellos no son felices con esa actitud y comportamiento. 

7. Busca tu propia respuesta. Muchos libros de autoayuda son una pérdida de tiempo, en cuanto a que la única persona que puede cambiarte eres tú. Leer esta entrada tampoco te cambiará, a menos que esta información te toque la fibra sensible.  Anímate y lee biografías de personajes a los que admiras y que han hecho cosas positivas y alcanzado el éxito. Aprende de los maestros. 

8. Aprende a aceptar cumplidos. Es difícil aceptar un cumplido o piropo. Si los demás tienen buena opinión sobre ti, quizá tú también deberías tenerla. 

9. Sé positivo en la vida. Si ves la parte positiva de las cosas tienes más posibilidades de éxito. Las cosas negativas afróntalas y trata de cambiarlas, pero no te pierdas en ellas y dejes de disfrutar del resto. 

10. Compárate contigo mismo. Si analizas como eras ayer y como eres hoy si ves que has mejorado, es fantástico!  Si no has mejorado, entonces sabes que tienes que esforzarte más. Intenta no compararte con otras personas. 

11. No te infravalores. Si te ves inferior, estás empeorando tu autoestima. Si quieres mejorar tu autoestima, encuentra una cosa positiva en ti y ya estás en el camino de mejorarla. 

¿Cómo tenéis vuestro autoestima? ¿ Os valoráis de forma positiva? Espero que estos consejos los pongáis en práctica, veras que con esfuerzo conseguirás los resultados que deseas...

Hasta el próximo día!!

jueves, 14 de febrero de 2013

¿Por qué nos enamoramos?

Hoy que se celebra el día de San Valentín, "día de los enamorados" os propongo un tema interesante para todos aquellos que alguna vez se han hecho la pregunta...¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra? 

Pues bien. Todas las investigaciones realizadas al respecto señalan en el mismo sentido.Y a pesar de lo que digan los poetas, tal sentimiento del amor no lo produce el corazón.

Cuando uno permanece subido de forma constante en una nube en la que, nos acompañan millones de mariposas que vuelan por nuestro estómago. Todo es perfecto, estamos felices, nos sentimos genial y, hasta la vida parece tener otro color… 

¿Por qué nos enamoramos de una determinada persona y no de otra? Innumerables investigaciones psicológicas demuestran lo decisivo de los recuerdos infantiles -conscientes e inconscientes-.

¿Qué es estar enamorado?

Podríamos decir que cuándo una persona esta enamorada se encuentra en un estado de conciencia de carácter transitorio en el que están presentes 3 o más de estos síntomas debido a la interacción con otra persona:

- Alteración perceptiva
- Trastorno atencional
- Impulsividad- hiperactividad
- Síntomas somáticos:Trastornos del sueño, de la ingesta, euforia.
- Duración media 900 días
- No se debe a ninguna alteración orgánica cerebral ni causada por drogas de abuso o psicofármacos.

Fases del amor

La 'fase de enamoramiento' es la primera en una relación de pareja y puede prolongarse durante un año, más o menos, -según dicen-. En ésta se encuentran presentes −de menor a mayor grado− el compromiso, la pasión romántica, la pasión erótica y la intimidad −que es la que más aumenta−. Y también -decimos nosotros-, en esa fase aparecen inseguridades, desconfianzas, discrepancias y desencuentros.

Al término de ese primer año surge la 'fase de amor y pasión' −que puede durar hasta cuatro años más−. En esta fase, la pasión erótica decrece, aunque la pasión romántica continúa en aumento, al igual que la intimidad y el compromiso −especialmente−.

A partir del quinto año de relación surge la 'fase de amor compañero', a nosotros nos gusta llamarlocómplice. Lo más significativo de esta fase es la gradual disminución de la pasión romántica y la más pronunciada disminución aún de la pasión erótica. Sin embargo, el compromiso aumenta y se consolida, mientras que la intimidad es una constante −convirtiéndose así éstos en los dos rasgos más significativos de la relación−. La complicidad; el saberse comprendido y aceptado es un gran activo en esta fase. Y en cuento al sexo puede haber menos cantidad, pero la calidad se puede mantener, incluso algunas parejas la mejoran.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuándo nos enamoramos?

En el cerebro, el amor romántico muestra similitudes con "estar un poco loco" son los indicadores que muestran las personas que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo.

Los estudios demuestran que la primera vez que nos enamoramos, los niveles de serotonina se desploman y los centros de recompensa del cerebro se inundan de dopamina. El efecto es similar al de una droga altamente adictiva. Crea fuertes vínculos en nuestras mentes entre el placer y el objeto de nuestro deseo

Cuando una persona se enamora se activan 12 áreas de su cerebro que trabajan en conjunto para segregar sustancias químicas (como dopamina, oxitocina, adrenalina y vasopresina) que inducen la conocida euforia acompañada de pasión y atracción. Este hallazgo podría ser clave en el futuro para desarrollar tratamientos que alivien el estado contrario, de dolor y depresión, que suele acompañar a las rupturas amorosas.

Pero...¿Cuánto dura el amor?

Dos de cada cinco matrimonios acaban en divorcio. Las razones, según un estudio estadounidense, son la falta de comunicación (6,7%) y la infelicidad (59,9%).

Después de estudiar muchas culturas y tribus, en un estudio se encontró dos patrones que se repetían: las mujeres tenían hijos cada cuatro años, justo el tiempo de caducidad media del matrimonio. ¿Casualidad? Desde luego que no. La antropóloga concluye que en las parejas se suele repetir el siguiente ciclo: una etapa inicial de enamoramiento en el que lo prioritario es el contacto sexual; otra, a la que denomina del cariño, en la que la crianza de un hijo es el objetivo; y una última que termina con la separación. 

Algo a lo que las neurociencias han dado una explicación científica: al principio de una relación de pareja se producen sensaciones con un altísimo nivel de intensidad fruto de los altos niveles de dopamina, testosterona y epinefrina que segrega nuestro cerebro y que nos hacen sentir eufóricos, hiperactivos y provoca pérdida de apetito. También se han registrado bajos niveles de serotonina, que es la responsable de la obsesión por el objeto de nuestro amor. Pero biológicamente, nuestro organismo no puede soportar esta situación durante mucho tiempo, por lo que provoca el descenso de esa sobrecarga química. Se estima que el período en el que vivimos esas sensaciones tan intensas que identificamos con el amor dura unos dos o tres años, con un máximo de cuatro.

De hecho, según una investigación realizada por el sexólogo Dietrich Klusmann, las mujeres pierden el deseo sexual precisamente tras cuatro años de relación, mientras que los hombres lo mantienen intacto. ¿Su explicación? Puramente evolutiva: el fin de la mujer es sellar el vínculo con su pareja, mientras que el del hombre es que su pareja le sea fiel.

¿Cómo ves tú las fases de la pareja? ¿En qué fase te encuentras? ¿Crees que el amor tiene fecha de caducidad?

Feliz día de San Valentín!!!

Gracias por seguirme...hasta el próximo día!!!

domingo, 10 de febrero de 2013

Agorafobia y crisis de pánico

¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es el miedo y evitación a permanecer en lugares o situaciones de los cuales pueda ser difícil o embarazoso escapar, o en los que pueda no disponerse de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas parecidos (sensación de ahogo, taquicardia, mareos, despersonalización, pérdida del control de esfínteres, nauseas). Como consecuencia de este miedo, la persona evita las situaciones temidas, las soporta con gran ansiedad o malestar y, generalmente, tiene la necesidad urgente de estar acompañada.

Con frecuencia, este miedo se suele experimentar en medios de trasporte como el metro, el avión o el coche. Se manifiesta de igual forma al alejarse de casa, en lugares públicos como centros comerciales, en la cola de un mercado, el cine o en eventos multitudinarios. En otras ocasiones, el miedo es simplemente por la anticipación de que pueda volver a producirse una crisis de pánico en un lugar donde previamente se sufrió uno.

Es precisamente esta angustia la que ayuda a desarrollar un comportamiento de evitación que va limitando significativamente la vida cotidiana de la persona. En otros casos, esta limitación no es tan evidente debido a que el agorafóbico consigue trasladarse con gran malestar, o bien habiendo organizado en su entorno todo un dispositivo de acompañantes que le ayuden a superar su incapacidad para desplazarse.

La agorafobia suele ir asociada al trastorno de pánico, aunque no siempre. 

¿Que es el trastorno de pánico?

Es un tipo de trastorno de ansiedad en el cual la persona tiene ataques repetitivos de intenso miedo de que algo malo va a ocurrir. 

El trastorno de pánico es dos veces más común en las mujeres que en los hombres. Los síntomas por lo general comienzan antes de los 25 años de edad, pero pueden ocurrir hacia los 35 años.

Una crisis o ataque de pánico comienza de repente y con mucha frecuencia alcanza su punto máximo al cabo de 10 a 20 minutos. Algunos síntomas pueden continuar durante una hora o más. Un ataque de pánico se puede confundir con un ataque  cardíaco.

Los ataques de pánico pueden incluir ansiedad respecto a estar en una situación donde un escape pueda ser difícil (como estar en una multitud o viajando en un coche o autobús).

Una persona con trastorno de pánico a menudo vive con miedo de otro ataque y puede sentir temor de estar sola o lejos de la ayuda médica.

Síntomas durante un ataque:
  • Molestia o dolor torácico
  • Mareo o desmayo
  • Miedo a morir
  • Miedo a perder el control o de muerte inminente
  • Sensación de asfixia
  • Sentimientos de irrealidad
¿Suelen ir juntos?

La agorafobia suele ir asociada al trastorno de pánico, aunque no siempre. Las elevadas probabilidades de que ocurran juntos se debe a que consiste en un miedo irracional a lugares, situaciones, espacios abiertos o cerrados, multitudes, establecimientos comerciales..., por temor a padecer en ellas una crisis de ansiedad o ataque de pánico y no ser socorrido o no poder escapar.

Tratamiento

La Psicología cognitivo-conductual ofrece un tratamiento muy eficaz y duradero para este trastorno. La medicación, únicamente  no sólo no suele ser efectiva, sino que, puede “tapar” el trastorno durante mucho tiempo y, podría producirse adicción a los psicofámacos o producir recaídas tras la retirada de éstos. Por tanto, haya o no medicación, se recomienda tratamiento psicológico cognitivo-conductual.

Este es un trastorno muy incapacitante que influye significativamente en la vida social y personal de la persona que lo padece, repercutiendo también en la de su familia, suelen sentir alto grado de incomprensión y soledad en ocasiones, pero como se ha explicado en esta entrada existe un tratamiento muy eficaz que puede producir grandes cambios positivos en su vida cotidiana.

¿Sientes que de pronto te falta el aire? ¿Tienes sensación de vértigo o mareo?
¿No puedes dormir bien? ¿Sientes alguna sensación en el pecho que en ocasiones es desesperante?¿ Empiezas a sentir miedo de estar en lugares abiertos o cerrados? ¿Presientes que te va a pasar algo malo, o que vas a morir? ¿Empiezas a sentir que no puedes estar solo porque crees que algo malo te va a pasar? Si tu respuesta es sí a alguna de esas preguntas, te recomiendo que busques ayuda profesional para enfrentarte a tus miedos si ves que tu sólo no puedes...

Un saludo a todos...hasta el próximo día!!!

miércoles, 6 de febrero de 2013

¿Por qué mienten los niños?

¿Cuántas veces nos ha tocado, como padres o profesionales, estar frente a la mentira de un niño? A veces de la manera más inocente, y otras veces con verdadera premeditación, lo cierto es que la mentira en los pequeños es casi una forma normal de comunicarse en el ambiente en que cotidianamente se desenvuelven.

Pero esto mismo ocurre en los adultos, en nuestro mundo actual, sería muy cínico decir que uno siempre dice la verdad. La verdad es que todos mentimos, sólo que en muchas ocasiones no sabemos realmente la razón. En el mundo adulto, la mentira es casi un instrumento más para la supervivencia.

Por qué mienten los niños

Los niños poseen todo un mundo mágico lleno de fantasías donde ésta se mezcla con la realidad,hasta el punto de que es difícil distinguir una de la otra. Por ejemplo, cuando son pequeñitos inventan historias fantásticas e incluso tienen un “amigo imaginario” con el que conversan y juegan, o también escuchamos que habla con sus muñecos/as y les atribuye cualidades que aparentemente no poseen. Estas conductas son completamente normales.

Este tipo de mentiras permiten estimular la fantasía y creatividad del niño y mejorar su capacidad para el lenguaje, ya que, para contar una mentira, el/la niño/a necesita utilizar más palabras que para explicar un hecho que ha ocurrido realmente.

Cuando el niño empieza a tener más conciencia de la realidad, los motivos por los que miente cambian radicalmente. En general, sus mentiras se vuelven mucho más deliberadas: el niño puede mentir por miedo, para evitar un castigo o que le riñan, para obtener un beneficio, para llamar la atención e, incluso, por imitación.

Ante las mentiras, ¿Cómo debo actuar?

Evitemos sermonear, sólo debemos explicarle que entendemos sus razones para evitar ser castigado, pero que para mantener la confianza de los demás, es imprescindible que sea honesto y sincero.

Habla con él sobre la importancia de decir la verdad, pero sin hacerle grandes discursos morales. No hace falta que le expliques que mentir es malo. Simplemente, hazle comprender que, cuando se dice la verdad, se gana vuestra confianza y la de los demás.

Nunca dejes en ridículo a tu hijo cuando cuente una mentira, es mejor que hables con él en privado. Tampoco es bueno que recurras a castigos ni a comportamientos agresivos.

Cuando te enfrentes a una mentira, debes actuar con paciencia y tranquilidad. Hazle entender que no te crees lo que te está explicando, pero demostrándole que, a pesar de todo, le sigues queriendo mucho.

Predica con el ejemplo: nunca digas mentiras en su presencia, ni prometas cosas que luego no puedas cumplir. De lo contrario, le estás enseñando que mentir es una conducta aceptable.

Busca ayuda profesional si el niño miente con mucha frecuencia, ya que puede ser síntoma de un problema importante que vale la pena analizar.

Otras sugerencias

1.- Deja de hacer preguntas que inviten a mentir. Estas preguntas son aquellas de las cuales tú ya sabes la respuesta. ¿Limpiaste tu habitación? En lugar de eso dile, “Veo que no has limpiado tu habitación, ¿Quieres que hagamos un plan para limpiarla?”

2.- Céntrate en las soluciones a los problemas en lugar de culpar. “¿Qué podemos hacer para tener las tareas hechas?” En lugar de “¿Has hecho tus tareas?”

3. Se honesto. Dile “Eso no me parece que sea verdad”. La mayoría de nosotros no decimos la verdad cuando nos sentimos atrapados, asustados o amenazados de alguna forma, sería más adecuado utilizar preguntas como...¿Por qué no nos tomamos un tiempo fuera ahora? "Más tarde estaré disponible para ti si quieres compartir conmigo qué es lo que te pasa.”

4. Respeta la privacidad de tus hijos cuando no deseen compartir contigo sus motivos.

¿Sobre que cosas mienten vuestros hijos? ¿Cómo lo abordais? Espero vuestros comentarios...

Hasta el próximo día!!

viernes, 1 de febrero de 2013

El Alzheimer y otras demencias

Las demencias se encuentran dentro de las enfermedades más temidas y caras de la sociedad actual. Se define como un síndrome clínico de deterioro cognitivo adquirido que determina disminución de la capacidad intelectual suficiente como para interferir en el funcionamiento social, funcional  y en la calidad de vida de los individuos que la padecen.

Es la pérdida irreversible de las capacidades intelectuales, incluyendo la memoria, la capacidad de expresarse y comunicarse adecuadamente, de organizar la vida cotidiana y de llevar una vida familiar, laboral y social autónoma. Conduce a un estado de dependencia total y finalmente, a la muerte.

La demencia afecta sobre todo a las personas de edad avanzada. El 20% de todas las personas con más de 80 años padece demencia. Debido al envejecimiento creciente de la población, la demencia se está convirtiendo en un problema de gran peso en nuestra sociedad.

La Enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia, correspondiendo al 70% del total de los casos, la sigue en frecuencia la demencia vascular con una frecuencia de 10- 20%. Menos del 10% de las demencias se consideran reversibles.

Tipos de demencia más comunes

Degenerativas o primarias:

La enfermedad de Alzheimer: Es el tipo de demencia más común. Afecta a la memoria primero y después la enfermedad progresa a afectar a otras habilidades cognitivas, tales como el razonamiento, hablar y moverse.

Demencia por cuerpos de Lewy: Es la tercera causa de demencia detrás de la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular. Su diagnóstico de certeza sólo puede hacerse post mórtem, con la demostración de la presencia en la corteza frontal, parietal, temporal y en la sustancia negra, de los cuerpos de Lewy. 

Los síntomas de la enfermedad incluyen la presencia de deterioro cognitivo, similar a lo que podemos observar en la demencia tipo Alzheimer, además de la aparición de síntomas característicos del parkinson como lentitud de movimientos, rigidez articular y a veces temblor, además de  alucinaciones, delirios.

Demencia fronto-temporal ó enfermedad de Pick: destrucción progresiva de las células nerviosas del cerebro, causando la proliferación de unas sustancias denominadas "cuerpos de Pick", inclusiones globulares argirofílicas en el interior de las neuronas localizadas en las zonas afectadas (en los lóbulos cerebrales frontal y temporal). Afecta de forma simétrica a los lóbulos frontal y temporal.Afecta a la personalidad y al habla pero no afecta a la memoria.

Secundarias:

Demencia vascular (producto de infartos múltiples): Este tipo de demencia muchas veces es el resultado de un derrame cerebral. Cuando esto ocurre, áreas pequeñas del cerebro se dañan irreversiblemente. La aparición de la  demencia vascular es repentina. Los síntomas dependen de que área del cerebro está afectada, pero la memoria y otras funciones cognitivas, como la habilidad de tomar decisiones, se encuentran dañadas.

¿Cuáles son los signos de la demencia?

  • Pérdida de memoria: al inicio, las personas con demencia olvidan sobre todo acontecimientos que han ocurrido recientemente como, por ejemplo, lo que se acaba de decir o lo que iba a hacer. Posteriormente, olvidan también acontecimientos que ocurrieron con anterioridad.
  • Problemas de orientación: las personas con demencia se pierden con facilidad, olvidan donde se encuentran o donde van.
  • Dificultad para planificar y hacer previsiones: concertar una cita, por ejemplo, les resulta muy difícil.
  • Dificultad para realizar ciertas tareas: vestirse, asearse...
  • Trastornos del pensamiento: las personas con demencia tienen dificultades de lenguaje y/o problemas para hacer cálculos.
  • Cambio de los rasgos del carácter: se producen alteraciones del comportamiento. Las personas con demencia están agitadas, a menudo no descansan por la noche, en ocasiones se muestran suspicaces o agresivas.
  • Llegado cierto momento, las alteraciones son tan serias que se ve afectada la vida normal. La vida laboral y otras actividades, así como los contactos diarios se hacen cada vez más difíciles. A medida que la enfermedad avanza, el paciente se vuelve más dependiente de los demás para los cuidados de la vida diaria. Finalmente, muchos pacientes necesitan ser ingresados en residencias.

FASES DE LA DEMENCIA


La Escala de Clasificación de la Demencia Clínica (CDR)
CDR-0 -- no tiene demencia
CDR-0.5 -- demencia leve
Los problemas con la memoria son ligeros pero consistentes; algunas dificultades con la hora y la habilidad de resolver problemas; la vida cotidiana está afectada un poco
CDR-1 -- demencia leve
La pérdida de la memoria es moderada, especialmente para los eventos recientes, y interfiere con las actividades diarias. Dificultades moderadas de resolver los problemas; la persona no puede funcionar independientemente en los eventos de la comunidad; dificultades con las actividades diarias y con los pasatiempos, especialmente actividades complejas.
CDR-2 -- la demencia moderada
La pérdida de la memoria es más profunda, y la persona solamente retiene información muy bien aprendida; desorientación hacia ambos el tiempo y el lugar; una carencia del buen juicio; dificultades manejando los problemas; poca a ninguna función independiente en la casa; la persona solamente puede hacer tareas simples y tiene muy pocos intereses.
CDR-3 -- la demencia severa
La pérdida de la memoria es grave; desorientación hacia ambos el tiempo y el lugar; no tiene habilidades del juicio ni de resolver problemas; no puede participar en los eventos de la comunidad afuera de la casa; requiere ayuda con todas las tareas de la vida cotidiana y requiere ayuda con el cuidado personal. A menudo experimenta la incontinencia.
Reisberg B et al. The Global Deterioration Scale for Assessment of Primary Degenerative Dementia. American Journal of Psychiatry. 1982;139(9):1136-1139.

Os propongo ver este vídeo en el cuál se realiza una comparativa entre demencia vs envejecimiento normal:

http://www.dailymotion.com/video/xfd8ba_demencia-vs-envejecimiento-normal_school#.UQkWOuT8K8A


Esta información que os propongo es de mucha utilidad sobre todo para los familiares de personas que padece alguna de estas patologías puesto que en muchas ocasiones no disponen de toda la información que les gustaría.

La familia que se enfrenta a una demencia, cuando se manifiesta en alguno de su seres queridos tiene ante sí una difícil tarea. Es importante querer cuidar, pero no lo es menos, saber hacerlo. Ambos elementos, el saber y el cariño puestos en el cuidado, hacen posible muchas veces que la persona mayor aquejada de esta enfermedad pueda permanecer en su propio hogar hasta sus últimos días. 

Hasta el próximo día!!!