miércoles, 3 de julio de 2013

El verano y yo

El verano ha legado este año de manera brusca y esto puede provocar alteraciones en nuestro sistema nervioso generando una mayor vulnerabilidad a estar deprimidos y negativos.

Nuestra genética, nuestro estado de salud general y el presentar alguna enfermedad, son factores que influyen en como nos afecta el cambio de estación y los cambios de temperatura y de clima que acompañan. 

Evolutivamente, en el sistema inmunológico sus defensas responden ante los cambios con un mayor empeño del sistema hormonal, pero cuando se produce una variación brusca en la temperatura, la presión o humedad, el organismo acusa estos excesos, lo que dispara el riesgo de accidentes cardiovasculares y cerebrales, crisis asmáticas, melanomas, alergias, cólicos renales y trastornos del estado de ánimo, entre otros.

Las personas buscamos el “confort climático”, es decir, estar satisfechos con el ambiente térmico en relación a ciertos parámetros de temperatura (20-25ºC), humedad (40-70%), presión (1.013,2 mb) y velocidad del aire (0,15-0,25 m/s). ¿Qué sucede cuando este confort se ve alterado? Está comprobado que determinados cambios bruscos de temperatura, presión atmosférica y humedad ambiental, cuanto mayor sean, más cambio y alteraciones provocan en el sistema nervioso y vascular de las personas.

Parece ser que el verano es una estación que suele ir acompañada de una gran movilización emocional. Por regla general se caracteriza por un estado de ánimo alegre, vital, en el que, se encuentran exaltados los sentidos, solemos estar más receptivos y abiertos emocionalmente. Aparenta ser una época de alegría y jovialidad pero hay personas que experimental lo contrario y el verano les provoca fatiga, malestar y apatia por el aumento de humedad y temperatura. Sea como sea, es provisional, estos cambios que estas experimentando son transitorios y se prolongaran hasta que tu cuerpo se aclimate y vuelva a regularse ante la nueva situación climática.

Poco a poco se regulará tu cuerpo y tu mente, algunas personas somos más vulnerables que otras a estos cambios si tu eres una de ellas ten paciencia y espera, si ves que pasa el tiempo y no te encuentras más estable puede que te pase algo más y seria un buen momento para plantearlo a un profesional.

¿A ti te afecta el verano en tu estado de ánimo? ¿Eres vulnerable a los cambios de temperatura?

Gracias por seguirme, hasta el próximo día!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada