jueves, 18 de julio de 2013

¿Cómo influyen los olores en mi estado de ánimo?

Un aroma es capaz de cambiar el estado de ánimo de la persona que lo percibe y provocar una sensación agradable y relajante o, por el contrario, deprimente, ya que se origina una reacción fisiológica cuando el perfume entra en contacto con el organismo. 

Las fragancias se han utilizado para crear emociones desde hace mucho tiempo. Según el Informe sobre Olores, producido por el SIRC, existe un vínculo entre el sistema olfativo y la sección límbica del cerebro, que es considerada como el asiento de las emociones. Ciertos aromas estimulan las hormonas que influyen en las emociones y que a veces provocan desequilibrios en nuestros cuerpos. Algunas fragancias causan cambios de humor y cambios emocionales. Las personas reaccionan de manera diferente a las fragancias, dependiendo de sus recuerdos aromáticos, gustos personales, antecedentes culturales y sus experiencias.

Todos tenemos un aroma que nos trae buenos recuerdos: una fragancia de infancia, de un lugar concreto o que nos recuerda a una persona. Los aromas nos transportan a situaciones agradables (o todo lo contrario). De hecho, ¿sabías que el perfume influye directamente sobre el estado de ánimo, y puede convertirse en un arma poderosa para infundir energía y bienestar? El sentido del olfato conecta directamente con las emociones, provocando respuestas tan poderosas como inmediatas, y es que en ocasiones un aroma es más evocador que cualquier imagen o sonido. 

La aromaterapia

Esa es, precisamente, una de las bases de la aromaterapia. Determinados estímulos olfativos provocan que el cerebro incremente la secreción de determinadas sustancias, lo que es la base de su eficacia. Por ejemplo, oler esencia de lavanda libera activos relajantes que tranquilizan al organismo, los olores cítricos aportan vitalidad, etc.

Los olores también nos incitan a comprar

Una investigación que se llevo a cabo en la Universidad de Rockefeller sobre las capacidades de afectación y recuerdo, concluyó que el ser humano recuerda el 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye, el 1% de lo que toca y el 35% de lo que huele.

Ese olor a palomitas de maíz cuando entramos en el cine es irresistible para el olfato, es más nos hace desear ese producto que muchos no consumimos más que cuando vamos al cine.

Si nos paramos a pensar hay olores que nos llevan directamente al establecimiento. Pasa con las tintorerías y lavanderías que nos llama la atención el olor a suavizante. Y las panaderías y heladerías es un olor irresistible sobre todo con ese olor característico a canela que nos incita para entrar. Sin embargo en las tiendas de ocio y deporte el olor es a bronceado.

Hoy más que nunca los olores forman parte esencial del marketing, si te fijas cada tienda de ropa, sobre todo, tiene su propia fragancia característica ya que, diversos estudios han revelado lo que decíamos al principio que el mejor recuerdo emocional es el que transmite el olfato.

¿A ti te afectan los olores en tu estado de ánimo? ¿Y en tu conducta de comprar?

Hasta el próximo día.

Si te ha gustado esta entrada no lo olvides...

4 comentarios:

  1. Y cuales son las consecuencias de no tener apenas olfato? Puede influir en el estado de ánimo?

    Soy alérgica.

    Ana.

    ResponderEliminar
  2. Con razón cuando me propongo hacer dieta pero tengo que ir a la panadería por pan para mi esposo se me antoja por el olor y termino comiendo pan y adiós la dieta

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. Los olores afectan a nuestro estado de ánimo y a nuestros impulsos, como dice Ana es casi imposible oler a pan recién hecho y no comprarlo...oler poco no es algo que vaya a influir en tu estado de ánimo directamente, no te preocupes, en parte serás menos manipulable. Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  4. Tengo una duda,es si se puede producir el efecto contrario, es decir, ¿es posible que el olor corporal de una persona cambie si cambia su estado de ánimo?

    ResponderEliminar