jueves, 29 de noviembre de 2012

Las secuelas psicológicas de los deshaucios

Mucha gente lleva ya algún tiempo poniendo el grito en el cielo por el tema de los desahucios pero ha hecho falta que los medios de comunicación informen de los suicidios que se están produciendo para que se comiencen a tomar medidas en España.

Algunas de las emociones que las personas deshauciadas sienten son rabia, tristeza, ansiedad, negación y una profunda sensación de derrota. El desahucio estigmatiza mentalmente y, en ellos se está gestando una generación con un gran resentimiento social, que se debate entre el rechazo a la sociedad y/o a sí mismos. Ser consciente de que la situación es anormal y compartir la experiencia son claves para sobreponerse a la plaga de  dimensiones de tragedia que estamos viviendo.

Se sienten culpables por haber perdido sus casas, creen que ellos son los responsables, en algunos casos sí es así. Ver a sus hijos, esposa, padres... en la calle, los destroza psicológica y físicamente. Así lo relatan los propios afectados por los desahucio (520 casos cada día en España), y los psiquiatras y psicólogos que colaboran con las asociaciones de afectados. Una de las terapias que ayuda es asociarse y luchar por sus derechos.

Secuelas psicólogicas

La vivienda tiene una gran función psicológica ya que contribuye a formar nuestra identidad. Es una gran referencia para nosotros, en ella tenemos nuestra vida, nuestros recuerdos.... Incluso cuando el cambio de vivienda es voluntario siempre se produce un elevado nivel de estrés, por tanto, imagina cuál será este nivel cuando no se tiene a dónde ir, cuando es tu casa la que has perdido.

El colectivo más afectado es precisamente el que debería vivir ya con  estabilidad económica, entre los 30 y los 50 años. Educados en el concepto de vivienda como estabilidad, lugar seguro e inviolable, el desahucio atenta contra ese pilar básico. Con la pérdida de nuestro refugio, la mente inicia un recorrido para protegerse. 

Se produce una primera fase de negación en la que la persona y/o las familias intentan mantener la compostura, negar la realidad, imaginarse que va a llegar un premio, una solución de algún sitio en cualquier momento, pero en la mayoría de los casos eso se prolonga hasta que el desahucio ya es inevitable.  Algunas personas refuerzan esa negación manteniendo los hábitos y conductas previas al proceso de desahucio. La gente sale por la mañana, en traje y con su maletín, haciendo gastos que ya no puede permitirse, como ir a restaurantes, y que en muchos casos siguen agravando su situación económica. Otros en cambio si que son consciente de la situación a la que tienen que hacer frente.

El proceso es además lento y desalentador en el tiempo. Primero reciben la primera notificación del juzgado, saben que no están al corriente del pago, ir al banco y salir sin más alternativas que perder la casa… Momentos significativos del proceso que van desvaneciendo cada vez más la confianza en uno mismo y en sus capacidades para evitar el desalojo. 
La tensión y el miedo aumentan. Los costes para el individuo son tremendos, en algunos casos incluso, ruptura de la pareja. Padres avalistas que caen con nosotros, dependientes o con enfermedades crónicas. A veces no hay respuesta de otros familiares, se adquieren nuevas deudas que se deben ir pagando…. En la carrera contra el desahucio, los afectados se enfrentan además a una derrota tras otra, a pesar de los sacrificios. La gente se priva de comer para poder hacer frente  a los pagos. Se renuncia a todo y aun así no se es capaz de detener el proceso.

Si la familia afectada tiene hijos, el proceso de desahucio puede llegar a comprometer su concepto de la sociedad. Uno de los costes más evidentes es el producto de una generación antisocial, en la que los niños se ven obligados a rechazar, bien a su padre, en el que depositan su confianza, o rechazar a una sociedad que manda a una policía a sacarte a ti y a tus padres de tu casa, a la que ya no vas a volver. Los niños se alinean habitualmente con sus padres y nos encontramos ante toda una generación creciendo con un resentimiento importante ante una injusticia.

Estamos ante un gran drama social del que todos esperamos que se llegue a acuerdos lo más beneficiosos posibles para todas las partes implicadas y que afecten lo mínimo posible sobre todo a los niños que son los que menos culpa tienen.

Espero que os haya interesado este punto de vista sobre este tema tan desafortunadamente de actualidad.

Hasta el próximo día...

domingo, 25 de noviembre de 2012

¿Cómo nos afecta el cambio de hora?

Dos veces al año, a las dos de la madrugada, en muchos países del hemisferio norte se adelanta o retrasa la hora oficial en una hora y este momento llega el próximo Domingo día 28 de Octubre. El motivo no es otro que aprovechar las horas de luz solar y conseguir, de esta manera, un ahorro energético por reducirse la necesidad de iluminación artificial. 

También un individuo se ve sometido a cambios de horario cuando viaja de un continente a otro, lo cual produce una perturbación en la regulación de sus ciclos biológicos. Este síndrome se conoce como "jet lag" o síndrome de los husos horarios.

Las alteraciones biológicas que produce un cambio de horario no llegan a incidir significativamente en las estadísticas ni constituyen enfermedades, no obstante pueden afectar la salud de adultos y niños, al producir alteraciones del sueño, irritación y distimia (un tipo de trastorno afectivo o del estado de ánimo). 


Los cambios de hora afectan especialmente a quienes poseen una estructura poco flexible en lo biológico y en lo psicoemocional, y también a quienes están sujetos a realizar actividades en horarios rígidos.

Los expertos señalan que el cambio de hora modifica el ciclo de la vigilia y también lo hace el sistema hormonal. Es debido a que el ritmo circadiano cambia, que se producen ciertos trastornos de tipo transitorio que pueden provocar algunos accidentes.

Este cambio estacional y de horario es para algunos más llevadero que el que realizamos en primavera, ya que en esta ocasión el reloj se atrasa "y dormimos una hora más". Lo peor, "que los días son más cortos". En efecto, siete de cada 10 españoles reconocen sentirse más tristes con la llegada del invierno. 

A los adultos les toma alrededor de 3 días adaptarse a estos cambios de hora, tiempo en el que existe una mayor predisposición a cometer errores, según explican los expertos.  Los cambios de hora de otoño y primavera no provocan grandes problemas en el ser humano, ya que su organismo "se adapta rápidamente" a los pequeños "desajustes" que supone la variación de tiempo de luz en su cerebro, "rápidamente" significa en este caso un tiempo inferior a una semana, periodo más que suficiente, para que las personas que hayan sufrido algún trastorno por la variación horaria recuperen su ritmo habitual de vida.

Los niños suelen adaptarse con mayor facilidad al cambio de horario, aunque pueden manifestar mayor irritabilidad y presentar más somnolencia los primeros días.

Las personas enfermas o que padecen algún tipo de trastorno como insomnio, alteraciones del ritmo circadiano o del nivel hormonal, debido por ejemplo al tratamiento con corticoides, pueden sufrir mareos y alteraciones del estado de ánimo que pueden durar hasta una semana, puesto que el sistema hormonal no se ha adaptado aún. 

ASÍ PUEDE INFLUIR

Algunos afirman que el cambio de horario en una hora influye negativamente en su humor y estado de ánimo, a su “reloj corporal” y, en general, a su salud. Son personas que refieren cambios en sus patrones de sueño-vigilia y alteraciones transitorias en su bienestar, con la aparición de distimia (estado de ánimo deprimido), somnolencia, astenia, irritabilidad, nerviosismo, cefaleas y dificultades para mantener la atención y la concentración, incluso hay personas que presentan molestias digestivas.

Diversos estudios han investigado sobre estos cambios debidos a la alteración horaria, y los resultados son divergentes: según algunos, el cambio de horario puede afectar débilmente a la salud, mientras para otros la variación no influye en el equilibrio de las personas.

Pero el organismo solo necesitará tres o cuatro días para adaptarse al nuevo horario. Aunque estos primeros días el cambio de horario suponga ciertos desajustes en el organismo, a la larga, y al armonizar nuestra actividad con los tiempos de luz solar, también se ve mejorado nuestro rendimiento. 


CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR MEJOR EL CAMBIO HORARIO
Estas son algunas recomendaciones para llevar mejor a los posibles efectos psicológicos del cambio de horario:
  • El ejercicio físico suave, como paseos o la carrera suave, puede ayudar a “avanzar” el reloj interno, al aumentar la concentración de serotonina y de otros neurotransmisores en el cerebro.
  • Mantener unos buenos hábitos de sueño todo el año, con horarios regulares a la hora de acostarse y levantarse.
  • Exponerse a una luz brillante (luz solar) durante una o dos horas en los días posteriores al cambio de horario también podría ayudar a sincronizar los ritmos desestabilizados.
  • Modificar el horario de comidas y evitar la ingesta de cafeína y alcohol.
  • Melatonina: también se ha sugerido que la ingestión bajo indicación médica de algunas dosis de la hormona melatonina durante unos días podría ayudar a regular los ciclos de sueño y vigilia en las personas sensibles.
  • Adaptarse al cambio horario desde unos días antes: en las personas especialmente vulnerables se puede aconsejar que, desde una semana antes, se vayan haciendo pequeños cambios graduales y progresivos de diez minutos cada día en el sentido del próximo cambio de horario.
  • Ajustar la hora en los aparatos médicos: se recomienda a las personas que usen aparatos médicos con relojes internos que supervisen la corrección del cambio de horario en todos ellos. Estos aparatos pueden ser algunos marcapasos, desfibriladores, monitores de ritmo cardíaco, monitores de glucosa...aunque la desincronización de éstos no supondría ningún riesgo para la salud.
Por lo tanto, los cambios horarios de estación "afectan poco a las personas y en poco tiempo vuelven a la normalidad, lo que no ocurre siempre con las variaciones de hora provocadas por el viaje a otro continente, que generalmente ocasionan problemas "más agresivos" y duraderos en el ser humano.

Aquí tenéis un vídeo que os amplia estos efectos psicológicos y cómo combatirlos:

http://www.youtube.com/watch?v=JTtCODKWIpg

Espero que con estos consejos el cambio de hora sea más llevadero...

Hasta la semana que viene!

¿Cuándo ir al psicólogo?

No existe una norma clara frente a cuando es el momento de acudir al psicólogo para solicitar ayuda, ya que un problema puede afectar de forma distinta a cada persona, por tanto es algo puramente subjetivo. De hecho muchas veces el problema no es algo que nos hace sentir miedo o inseguridad, sino el pensar que no tenemos recursos suficientes para enfrentarnos a eso.


Muchas pueden ser las situaciones que nos lleven a este estado. Problemas en el trabajo, en la pareja, familiares, económicos, duelos muy prolongados e incluso cambios deseados e interpretados como positivos que generan expectativas, ansiedades y temores que nos hacen pensar que no seremos capaces de enfrentarlos adecuadamente, como por ejemplo, un ascenso laboral o la llegada de un hijo.

Para valorar si es necesaria la ayuda psicológica es muy útil e importante observar si existen ciertos síntomas asociados a estas situaciones antes mencionadas, como por ejemplo ansiedad, pérdida o aumento de apetito, inquietud excesiva, insomnio o alteraciones del sueño, sensación de tristeza, cansancio inusual, falta de concentración... también es importante valorar si se han producido cambios significativos últimamente en el ambiente familiar, laboral o personal que puedan haber desencadenado en parte el estado actual.

Cuando ya hemos analizado nuestro estado y síntomas, es el momento de plantearse si es posible superar esta situación en un tiempo prudente, o si es necesario acudir a un psicólogo que, a partir de sus herramientas profesionales, pueda ayudarte a comprender la situación y generar las condiciones para sobreponerse.

Los psicólogos no somos magos que curan los males de nuestra psique, sino simplemente un experto en salud mental que actúa como asesor y acompañante y que intentará ayudarnos a que consigamos (siempre por nosotros mismos y desde nosotros mismos) las deseadas seguridad y estabilidad, propiciando una mejor capacidad en la búsqueda de soluciones y potenciando nuestra autoestima.

¿Cuándo debe acudir al psicólogo?


Con una sola de estas razones puedes decidir acudir al psicólogo. El evaluará y concluirá si, efectivamente puede ayudarte:

  • Cuando existe “dolor emocional” en forma de emociones negativas intensas como: depresión, miedo, pánico, ira, desesperación…
  • Cuando se tiene un problema que desborda a la persona, es decir, le dificulta o impide vivir de la forma deseada o le produce gran malestar y/o sufrimiento.

  • Cuando otros especialistas (médicos, psiquiatras…) nos aconsejan la necesidad de buscar tratamiento psicológico

  • Cuando una persona significativa en tu vida (familiar, amigo…) se ve afectada por tu problema o apunta la necesidad de buscar una solución.

  • Cuando te percatas de las dificultades de un ser querido y éste no se da cuenta de que necesita tratamiento psicológico.

  • Cuando se ve afectada una o varias áreas de tu vida: relaciones de pareja o de familia, trabajo, descanso, alimentación, proyectos, calidad de vida, salud.

  • Cuando después de seguir un tratamiento farmacológico los resultados no son todo lo satisfactorios que deseas.
¿Qué es un psicólogo?

Los psicólogos somos especialistas que ponemos a tu disposición una serie de técnicas y estrategias psicológicas para que consigas afrontar tus problemas hasta superarlos. También te enseñamos una serie de habilidades para ayudarte a conseguir tus metas y objetivos en cada una de las áreas de tu vida.

Es algo así como un “entrenador” que te proporciona los recursos necesarios (herramientas, estrategias, técnicas y tácticas) para que, progresivamente, las vayas poniendo en práctica en tu nueva vida.

El entrenador “no hinca los codos” por el alumno. Es el propio cliente el que “estudiará y trabajará” llevando a cabo en su vida diaria las estrategias y herramientas que éste le enseñe en la consulta. El psicólogo estará junto a él en todo el camino.

Es importante destacar que no todos los psicólogos somos iguales ni trabajamos del mismo modo. Tanto las características personales, como el modelo desde el cual trabajan y su estilo de hacer psicoterapia influyen en la calidad del vínculo y en la capacidad que tengan de ayudar o no a la persona que lo solicita.

Antes de comenzar una psicoterapia es muy importante elegir un psicólogo con el que existan más posibilidades de tener un buen proceso terapéutico.

Si observas que cumples estas características es aconsejable que te pongas en contacto con algún profesional, podemos ayudarte!!!

miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Existe la depresión infantil?

Ayer fue el día internacional del niño por lo que hoy quiero hablaros de un trastorno que les afecta a ellos, la depresión, que antes solo se diagnosticaba en personas adultas, está cada día haciendo sufrir también a los niños. Ya no son sólo los adultos los que se deprimen. La depresión infantil puede surgir a causa de cambios importantes y estrés, como resultado de la pérdida de los padres, un divorcio, problemas familiares..


Distintas investigaciones citadas en el Congreso Interamericano de Psicología apuntan que la depresión afecta al 1% de los preescolares (entre 3 y 6 años), al 5% de los niños en edad escolar y al 13% de los adolescentes. Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida familiar o que tienen desórdenes de la atención o de la conducta, y/o presentan dificultades del aprendizaje o problemas de salud mental, corren mayor riesgo de sufrir depresión.


La incapacidad de los pequeños para expresar sus sentimientos y emociones dificulta detectar este trastorno mental.

¿Por qué aparece la depresión infantil?

La depresión, en general, se desencadena por la pérdida de algo. En el caso de los preescolares, esta carencia está relaciona con "la falta de cariño y de la presencia de la persona querida". Esto no significa que cualquier bebé que sufra el distanciamiento de su figura afectiva puede padecer una depresión.

Existe una serie de elementos que fomentan la aparición de este trastorno en los niños, que en la edad preescolar, están ligados fundamentalmente a las relaciones familiares. El abandono, el abuso psicológico y físico, así como los problemas emocionales de los padres, son algunos de los factores de riesgo en el seno familiar que pueden desencadenar una depresión infantil.

Síntomas para identificar la depresión infantil

Padres y profesores deben estar atentos cuando algún niño presenta alguna de las siguientes características:

-. Está continuamente triste, llorando con más facilidad 
-. Ha perdido el interés por sus  juegos favoritos y por el colegio
-. Se aleja de sus amigos y de la familia 
-. Presenta una comunicación pobre 
-. Se aburre y se cansa con facilidad 
-. Presenta menos energía o concentración
-. Está irritable o demasiado sensible ante pequeños problemas, teniendo rabietas o berrinches más fácilmente
-.Se le nota extremamente sensible hacia el rechazo y el fracaso 
-.Expresa baja autoestima, depreciándose a sí mismo
-. Se comporta de una manera agresiva 
-. Se queja constantemente de dolores tales como de cabeza o de estómago 
-. Duerme demasiado o muy poco 
-. Come demasiado o muy poco 
-. Habla de suicidio 
-. Habla de escaparse de casa


Pautas para prevenir la depresión en los pequeños
  • Una relación afectiva positiva entre los padres y el niño, así como una dinámica familiar armoniosa, son los inhibidores más importantes de una depresión prematura.
  • Mantener buenas relaciones y lazos afectivos entre los miembros de la familia.
  • Establecer reglas y normas de convivencia que faciliten al niño su integración social y procurar su cumplimiento.
  • Ofrecer un modelo de alegría y adaptación y procurar dominar las emociones extremas, ya que los niños copian el modelo que el adulto les ofrece.
  • Ayudarle a desarrollar su autoestima y la seguridad en sí mismo y ejercer la crítica constructiva.
  • Enseñarle a resolver sus problemas y aceptar sus retos.
Espero que os haya parecido interesante este tema, ante cualquier signo que os parezca raro o alarmante no dudéis en poneros en contacto con un profesional...cuanto antes pongamos remedio mucho mejor!!

Hasta el próximo día...


sábado, 17 de noviembre de 2012

Me separo...¿Y ahora qué?

Cuándo decidimos unir nuestra vida con alguien que ocupa nuestro corazón y con el que hemos hecho miles de planes , creemos que pasaremos toda la vida juntos, compartiéndolo todo hasta que seamos mayores...pero los años tienen muchos efectos y también consecuencias. ¿Qué pasa cuando el amor se desgasta?...En muchas ocasiones lo que ocurre es que la vida de estas dos personas se bifurca y se separan.

El aguacero recibido con la noticia de separación mueve el suelo. Es como si la vida se detuviera y se despertara el sin sentido de las cosas, pero también puede ser un gran alivio, cuando es uno el que decide poner el fin.


Sea como sea, separase es un quiebre del proyecto en común de la pareja, de la que un día se pensó que sería para siempre, en definitiva, es una pérdida, un duelo.

Cada separación, cada familia, es una vivencia distinta, puede haber separación de mutuo o no acuerdo, con hijos o sin ellos, con hijos ya independientes de sus padres o con hijos que conviven con ellos debido a su edad u otras circunstancias, puede haber casos de ex parejas que tienen un nuevo compañero/a. También hay situaciones, aún más complicadas de resolver, en donde se produce el divorcio emocional: la pareja vive junta, a pesar de que no se quieren, debido a circunstancias económicas o de otra naturaleza.


¿ Cómo se recompone la  vida?

Primero viviendo un duelo. Pasando por todas las etapas que esto conlleva: Sintiendo la pena, la rabia y abriéndose al proceso de autoevaluación, reflexión, donde se analizarán los fallos personales y los errores dentro de la relación. La meta será la aceptación de lo ocurrido.

"El duelo se representa más corto para quien toma la decisión, porque ya tuvo tiempo suficiente para evaluar los pro y contras de separarse. Mientras que quien recibe la noticia, tiene que empezar a procesar a partir de ese momento. Eso muestra la incomunicación que tiene la pareja, porque no expresar cómo están, habla de que el silencio era parte de la relación".

Por un tiempo uno se cuelga la etiqueta de separado o divorciado hasta que comprendemos que sentirnos víctimas no conduce a nada. A partir de ahí empezamos a comportarnos como supervivientes con capacidades y ganas de afrontar la nueva vida solo o sola, sin la ayuda de la que fue pareja; que no hemos perdido sino ganado una oportunidad de vivir nuevas experiencias. En vez de lamentarnos por lo mal que estamos, hacemos esfuerzos para buscar soluciones, para recuperar el bienestar, para aceptar la separación y sus consecuencias.

¿Qué puedo hacer para rehacer mi vida?

La “pócima para rehacer la vida” requiere, al menos, cuatro ingredientes: voluntad de cambio, confiar en que seremos capaces de hacerlo, pensamiento positivo y el apoyo del entorno.

1.- Voluntad de cambio significa estar convencido de querer comenzar una nueva vida y de luchar firmemente por lograrla. ¡Querer es poder!. Por ello es relevante plantearse propósitos de vida, aprender a decir no y poner límites ante ciertas exigencias.

2.- La confianza en uno mismo es parte fundamental del proceso de cambio, porque hace que las personas estén ilusionadas y motivadas, se planteen nuevos retos, descubran y aprovechen sus potencialidades.
Los momentos posteriores a la separación son muy difíciles, están llenos de temores, de dudas e inseguridades, por lo que las personas necesitan equiparse con la creencia de que tienen habilidad para salir airosos de situaciones complicadas, necesitan creer en sí mismas, valorarse como persona, no sólo como esposa/o, padre o madre, ser uno mismo, superarse y crecer como individuo.

3.- Pensar en positivo, implica adoptar una actitud optimista hacia uno mismo y hacia los demás, creer que quedan muchas cosas buenas por sentir y hacer, madurar y pensar que se tiene una nueva oportunidad de ser feliz, de volver a ser uno mismo, de disfrutar de una vida mejor.

4.- Muchas cosas están en nuestra mano, pero en los momentos difíciles es importante tener a personas a nuestro alrededor que nos comprendan, ayuden y apoyen. La familia y amigos son uno de los apoyos a los que podemos recurrir.

Por último, recuerda muy bien que un divorcio es una experiencia traumática, pero de ninguna manera insuperable. 

"Tarde o temprano la vida te recompensara con algo muy bueno, date tiempo y lo verás..."

Espero que esta entrada ayude a algunas personas que puedan estar pasando por esta situación, mucho ánimo, y si veis que la situación os supera no dudéis en acudir a un profesional que os ayude en este proceso...

Hasta el próximo día...

jueves, 15 de noviembre de 2012

La Dislexia

La dislexia es una deficiencia de la lectura, la escritura y el aprendizaje. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales que controlan el lenguaje. Afecta a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Se le atribuye una base genética y no está relacionada con su inteligencia. 

Las manifestaciones de la dislexia son muy variadas y dependerán de la intensidad del trastorno y de la edad del niño, porque se pueden afectar funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. Sin embargo, se cree que la dislexia no está relacionada con la inteligencia del niño, aunque en la etapa preescolar se pueden observar las deficiencias significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general. 

¿Qué es lo que origina la dislexia?

La dislexia es el efecto de múltiples causas, que pueden agruparse entre dos polos. De una parte los factores neurofisiológicos, por una maduración más lenta del sistema nervioso y de otra los conflictos psíquicos, provocados por las presiones y tensiones del ambiente en que se desenvuelve el niño.

El cerebro humano está formado por dos hemisferios (mitades), derecho e izquierdo, que se comunican entre sí. Cada hemisferio está especializado en ciertas funciones como ya vimos hace unas semanas. El hemisferio izquierdo se ocupa de los procesos del lenguaje, mientras que el derecho se especializa en la información visual y espacial. Además, como comentamos,no trabajan exactamente del mismo modo, sino que el hemisferio izquierdo procesa la información secuencialmente, es decir, unos datos tras otros, mientras que el derecho lo hace simultáneamente,ya que procesa muchos datos a la vez. Al leer, se combinan los dos tipos de estrategias en el manejo de la información por ambos hemisferios. Pero en los niños disléxicos, se produce una disfunción en el hemisferio izquierdo y se ve afectada la velocidad de procesamiento de la información, lo que incapacita al niño para procesar cambios rápidos de estímulos o sucesiones, tanto en el área visual como auditiva. 

Estos factores llevan a la formación de grupos de problemas fundamentales, que se encuentran en la mayor parte de los trastornos del disléxico, cuya gravedad e interdependencia es distinta en cada individuo.

La dislexia en los niños

La dislexia no se cura sólo con el paso del tiempo, es preciso un diagnóstico temprano para ayudar al niño adecuadamente. Por ello, los padres y los educadores no deben dudar en consultar al pediatra ante las primeras sospechas de dislexia

Estos niños/as presentan grandes dificultades en la lecto-escritura:

- Lectura lenta, trabajosa y cargada de errores.
- Deficiente ortografía en los textos o dictados.
- Uniones o separaciones incorrectas de palabras.
- Dificultades en la automatización de aprendizajes y memorización (aprende algo y, al poco tiempo, lo olvida).

Además, le cuesta realizar con éxito las actividades donde es necesario aplicar varias habilidades como redacciones en las que ha de prestar atención a la ortografía, signos de puntuación, organización de ideas... 

La dislexia no se manifiesta de la misma manera ni con la misma intensidad en cada niño. 

¿CÓMO PUEDO AYUDAR A MI HIJO? 

Un niño que presenta dislexia tiene necesidad de:

-Una evaluación temprana de sus dificultades realizada por el psicólogo o departamento de orientación escolar.

-Un programa de refuerzo o adaptación curricular centrado en las tareas de leer y escribir

-Un apoyo escolar, preferiblemente individual y especializado.

-La coordinación entre otros servicios (sanitarios, educativos...)

-Mucha colaboración familiar

El tratamiento de los problemas lectores debe centrarse en la recuperación del mecanismo que funciona deficientemente, por lo que el planteamiento terapéutico ha de ser obligatoriamente individual.

Estrategias generales de apoyo
  • Busca ayuda de profesionales cualificados para sentirte seguro y saber en qué situación se encuentra tu hijo.
  • Intenta hacer de tu hogar un lugar sereno y confortable: para el niño puede resultar desalentador sufrir dislexia.
  • Procure que tu hijo destaque en alguna otra actividad, ya sea deporte, música, dibujo..., muéstrale que puede tener éxito en otra faceta de su vida, esto hará que aumente su autoestima.
  • Nunca hables de sus dificultades o fracasos, sin incluirlo en la conversación y sin pedirle su opinión.
  • Elogia siempre sus puntos fuertes e insiste en sus habilidades particulares.
  • Recuerda que tu hijo necesita, como todos los demás, sentir amor, aceptación, protección, disciplina y libertad para poder crecer y aprender feliz y así afrontar su dificultad.
  • Habla con tu hijo de su problema y escucha sus propuestas y decisiones.
Os dejo el enlace que conduce al documental "Palabras al viento" que habla sobre este tema:

http://www.rtve.es/television/20110110/documentos-tv-palabras-viento/366640.shtml

El jueves os espero con un nuevo tema!!

lunes, 12 de noviembre de 2012

S.O.S Tengo un hijo adolescente

Las relaciones entre padres e hijos son únicas e intensas. Por lo general, las familias son felices cuando padres e hijos saben relacionarse y comunicarse de forma más afectuosa y positiva, cuando los padres se sienten capaces de ayudar a sus hijos a comportarse bien, y cuando los hijos pueden expresar sus emociones y sentimientos y así manifestar una conducta adecuada.


Las mayores dificultades surgen cuando los padres no saben cómo manejar la conducta de sus hijos de forma eficaz. La conducta oposicionista y desafiante es frecuente entre los niños pequeños, y entre los más mayores y  los adolescentes. Este tipo de comportamiento constituye un problema cuando interfiere en el funcionamiento general diario de la casa y en la escuela, con los compañeros y/u otros adultos.



La mala conducta en niños suele estar relacionada con ambientes familiares con mucha tensión. Los niños con problemas de comportamiento también pueden afectar negativamente a la salud emocional de sus padres. Diversas investigaciones, han determinado que las madres de niños remitidos por mala conducta comunican estados depresivos con más frecuencia que otras madres.


Señales de alerta

Tu hijo adolescente puede tratar de ocultar las señales de que tiene problemas, pero prestando atención puedes ayudarle: 

Cambios emocionales

Su estado de ánimo parece estar más alterado de lo habitual.

Parece triste y preocupado todo el tiempo, o al contrario, está muy agitado.

Llora con más facilidad o está más retraído, huraño y ansioso.

Cambios físicos

Cambios en el sueño y los hábitos alimentarios.

Pasa más de 10 horas al día durmiendo, o simplemente no quiere levantarse de la cama.

Ojos con frecuencia de color rojo o vidriosos.

Problemas de comportamiento

Su rendimiento escolar ha cambiado.

Sus calificaciones han bajado, llega tarde o falta a clase y sus maestros comienzan a ponerse en contacto con vosotros por un cambio en su trabajo escolar.

Es más discutidor y se enfrenta a sus figuras de autoridad.

No quiere pasar mucho tiempo en familia, pero esto por sí solo no es necesariamente una señal de alerta de que tiene un problema, ya que es normal que los adolescentes se vayan distanciando de sus padres en su intento de obtener independencia.

¿Qué podemos hacer como padres?

Según se hacen mayores, desean una mayor privacidad e independencia con lo cual comienzan las quejas de conducta entre ellos y los padres. Las discusiones son frecuentes, ya que la persona joven lucha por forjar una identidad independiente. Estas son algunas pautas que podemos llevar a cabo para mejorar nuestra relación con ellos: 
  • Pasa más tiempo con tu hijo/a diariamente compartiendo actividades divertidas, por ejemplo jugando, conversando de temas de su interés o leyendo...
  • Presta atención a las conductas positivas de tu hijo describiendo lo que está haciendo y elogiando sus actos cada vez que sea posible. En caso de niños más mayores, comparte una actividad que ellos hayan elegido y habla con ellos.
  • Escucha lo que dice tu hijo con atención, sin corregir ni criticar.
  • Elogia a tu hijo a menudo cada vez que realice conductas que consideramos adecuadas. Tienes que ser  concreto. Puedes elogiarle diciendo cosas como: “Rafa, me gusta mucho que le dejes las cosas a tu hermana” o “Sara, estoy contenta de que hayas hecho tu cama cuando te lo pedí.”
  • Ignora los episodios menores de mala conducta para llamar la atención, como el lloriqueo, ya que los niños suelen portarse mal para captar la atención de sus padres. No dar la atención que reclaman ya es suficiente castigo.

Si tienes un hijo/a que parece tener algún problema y no sabes que hacer, busca ayuda profesional lo antes posible, cuanto antes se les ayude mejores serán los resultados!!

Hasta el Jueves...!!

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sin ti no soy nada...

Son muchas las personas que dependen emocionalmente de su pareja y no son conscientes de ello. Darse cuenta y poner remedio puede ahorrar muchos sufrimientos.

La dependencia emocional de la pareja puede equipararse en la actualidad con el concepto de "adicción al amor". Son muchas las personas que tienen la gran necesidad de tener una pareja, y si la relación fracasa buscan rápidamente otra relación amorosa.

La adicción al amor, como cualquier otra adicción, hace que la vida de la persona adicta gire en torno al objeto amado (la pareja). Su bienestar personal estará en función de la satisfacción que le produzca su pareja, buscará continuamente estar con esa persona y sufrirá cuando no está cerca de ella. Las rupturas amorosas las vivirán como un gran trauma, y tendrán la necesidad irrefrenable de recuperar la relación o buscar una nueva pareja que supla el vacío de la anterior.
¿ CÓMO ES EL DEPENDIENTE EMOCIONAL?

Son personas que:
  • Continuamente se encuentran padeciendo de graves necesidades emocionales, principalmente de falta de afecto.
  • No esperan ni buscan cariño porque nunca lo han recibido y tampoco por esa misma razón están capacitados para darlo, simplemente se apegan a alguien que idealizan.
  • Les interesan personas que en ocasiones les tratan mal porque su deficiente autoestima les provoca fascinación al encontrar una persona exageradamente segura de sí misma, con cierto nivel de éxito o capacidades, a veces más supuestas que reales.
  • Entienden el amor como "apego", enganche, sumisión, admiración a la otra persona y no como un intercambio recíproco de amor y afecto.
       ¿QUÉ ERROR COMETEN?

Los dependientes emocionales piensan que sometiéndose a la persona o personas de las que dependen, mantendrán el cariño que necesitan. Sin embargo, podemos ver, que dada la forma de comportarse estas personas, pueden producir el efecto contrario.

La pareja debe formarse en la igualdad, donde ambos miembros den y reciban lo mismo, respetando siempre la individualidad del otro y exponiendo las propias necesidades.


¿QUÉ HACER SI SOY DEPENDIENTE EMOCIONALMENTE?

Lo primero que seria recomendable que hicieras es buscar un profesional que te ayude a cambiar algunos patrones más coherentes con la realidad. Además, será muy conveniente que te entrenases en asertividad (capacidad para expresar los propios derechos y sentimientos de forma adecuada).


Os adjunto un vídeo en el que explican perfectamente todo lo que hemos comentado en esta entrada:

http://www.youtube.com/watch?v=gnfotiJm4uI

¿Qué opináis de este tipo de relaciones? ¿ Conocéis a alguien? Me encantaría leer vuestros comentarios...gracias por anticipado!!

Hasta la próxima semana!!!

lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Por qué abandonamos nuestras metas?

¿Cuántas veces has iniciado alguna actividad lleno de energía? Como por ejemplo, algún proyecto personal, aprender algún idioma o practicar algún deporte… para luego darte cuenta de que el impulso inicial parecía evaporarse al poco tiempo. Usualmente, desmotivarse al poco tiempo de empezar causa estrés, depresión y por lo regular la gente al sentirse así, desiste fácilmente.


Cuando empezamos alguna actividad o proyecto, tenemos mucho optimismo y motivación, al punto de que sólo podemos ver los beneficios y las cosas buenas de lo que hacemos. Nos sentimos literalmente "imparables".


El problema con la energía que genera la motivación, es que no es ilimitada. Invertir mucha energía en poco tiempo, terminará inevitablemente por agotarla.

TIPOS DE MOTIVACIÓN

Tenemos dos fuentes básicas de motivación:

1) La que nace de nuestro interior, de nuestras metas, sentido de vida, propósitos y esperanzas (motivación intrínseca). Se hace visible cuando el individuo realiza una actividad por el simple placer de realizarla, sin que nadie de manera obvia le de algún incentivo externo.

2) La que surge del medio ambiente. De los posibles "premios" que nos da la sociedad: dinero, fama, atención, reconocimiento y aprobación de los demás (motivación extrínseca). Aparece cuando lo que atrae no es la acción que se realiza en sí sino lo que se recibe a cambio de la actividad realizada.

Esta motivación externa es la más común y mucha gente cree que es la mejor o la única que existe.

"La motivación externa es importante, pero la interna es determinante"

¿Qué es lo que nos desmotiva?

En ocasiones empezamos un proyecto o nos planteamos una meta y de repente perdemos el interés.

Entre las principales causas de este desinterés, encontramos que:
a) Tomamos como propias las metas de gente que es importante para nosotros, sin darnos cuenta que no es lo que nosotros deseamos.

b) Vamos en pos de un objetivo, sólo porque es lo que la sociedad o la familia espera de nosotros.

c) La situación que estamos viviendo nos genera una angustia que no queremos o que creemos que no podemos enfrentar y tolerar.

d) Nos ponemos metas inalcanzables.

e) No sabemos que pasos seguir para lograrlas.

TRUCOS PARA MOTIVARSE
  1. Recuerda para qué estas haciendo todo.
  2. Si no encuentras que hacer dedícate a lo mas básico durante al menos 5 minutos. Recuerda que la inspiración por si sola rara veces genera acción; la acción en cambio siempre genera inspiración.
  3. Levántate y muévete. A veces tu cuerpo se cansa y sufre de estrés, date una vuelta, sal a caminar o brinca como conejo por un par de segundos.
  4. Busca el siguiente paso. Los objetivos pequeños siempre son más fáciles de vencer.
  5. Planea tu día, día a día.
  6. Identifica cuales son las herramientas que necesitas para trabajar y busca como conseguirlas.
  7. Establece objetivos que te permitan enfocar tu mente hacia ellos. Si no sabes comenzar uno bueno es: “Hazlo ahora!”.
  8. Tu motivación atrae éxito, y tus sonrisas e ilusión también.
Mucho ánimo a todos y a seguir nuestras metas sin abandonarlas!!!

El jueves os espero con un nuevo tema...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Beneficios de la relajación

En estos tiempos todos estamos cansados y nos sentimos estresados la mayor parte del tiempo. Aunque creemos que el estilo de vida que llevamos ahora es el que nos es estresante, curiosamente muchas técnicas de relajación fueron creadas hace al menos un siglo. Con esto, podemos deducir que siempre hay situaciones que nos afectan, pero existen herramientas que nos pueden ayudar a enfrentarlas correctamente. Una de ellas es la técnica de relajación de Jacobson.


Desde el trabajo del psicólogo, existen muchas formas de actuar contra los efectos perjudiciales del estrés, actuando para prevenirlo o bien para tratarlo si ya ha aparecido. Las técnicas de relajación nos ayudan a ambas cosas y son completamente recomendables para cualquiera y a cualquier edad. 

La relajación muscular progresiva es una técnica de tratamiento del estrés desarrollada por el fisioterapeuta Edmund Jacobson en los primeros años 1920. Jacobson argumentaba que desde que la tensión muscular que acompaña a la ansiedad , uno puede reducir la ansiedad aprendiendo como relajar esa tensión. 

Jacobson entreno a sus pacientes para relajar voluntariamente ciertos músculos de su cuerpo para reducir los síntomas de la ansiedad.

No obstante, pese a lo reciente de su incorporación desde el punto de vista formal, la relajación de una forma u otra, ha estado presente desde los mismos inicios de la cultura humana. Cuando una mamá le canta a su bebé una canción de cuna, cuando lo baña o le acaricia el pelo, cuando sabe escucharlo..., está generando consciente o inconscientemente tranquilidad y seguridad en su pequeño, en definitiva consigue relajarlo. 

Beneficios para la salud

La terapia de relajación progresiva tiene múltiples beneficios para la salud, tanto física como psicológicamente. Mediante estas técnicas, los músculos se relajan, el dolor asociado disminuye, así como se recuperan los tendones y ligamentos que puedan haber sufrido una lesión.

Al realizar estos ejercicios, la hormona cortisol (causante del estrés crónico) disminuye, con lo que los efectos dañinos del estrés prolongado se reducen considerablemente. Esto último incluye la ansiedad, el insomnio, las molestias gastrointestinales y la tensión muscular asociada al estrés sostenido.

En adultos, hay evidencia científica de su utilidad en problemas psicosomáticos como el insomnio, el asma, la hipertensión y, también en las cefaleas, entre otros.

En niños puede suponer una ayuda importante en el tratamiento de fobias, miedos, problemas de sueño, hiperactividad, déficit de atención e impulsividad. 

Por lo tanto, la relajación aplicada a niños, presenta numerables beneficios. Entre ellos cabe destacar una mejora en el autocontrol, suavizando los episodios disruptivos o impulsivos, un aumento de la seguridad en sí mismos asociada a una mayor capacidad de afrontar miedos y temores, así como una disminución de la ansiedad anticipatoria ante sucesos relacionados con gran ansiedad.

"En definitiva, la mejor técnica de 
relajación es la que así lo sea para cada persona"

Espero que disfrutéis de este puente los que lo tengáis...y los que no que lo llevéis lo mejor posible!!!

Hasta la próxima semana!