jueves, 28 de junio de 2012

ADICCIONES NO-QUIMICAS

En los últimos tiempos nos hemos encontrado con formas de adicción diferentes a las habituales y de las que carecemos de la suficiente investigación científica y bibliográfica. Estas formas de adicción son las que conocemos con el nombre de adicciones no tóxicas y que llevan consigo un importante número de adeptos en nuestra sociedad actual. 

Las adicciones psicológicas o no químicas son aquellas en las que se produce un uso inadecuado de una conducta "normal" o incluso saludable y son cada vez más frecuentes. En algunos casos funcionan como conductas sobreaprendidas que llevan a consecuencias negativas y cuya adquisición se debe a la repetición de comportamientos que en un principio suponían placer como ocurre con el juego, el sexo y las compras. En otros casos las adicciones sin drogas surgen como estrategias de afrontamiento hacia condiciones personales de malestar como por ejemplo jugar a las máquinas tragaperras con el objetivo de hacerle frente a la sensación soledad y tristeza.

En el contexto de las adicciones psicológicas se habla de tolerancia, cuando la persona necesita aumentar su conducta en intensidad y frecuencia, con el fin de conseguir el grado de excitación que alcanzaba al principio. Este es el caso del adicto a las compras, que debe comprar cada vez más productos con el fin de sentirse en un estado de equilibrio, aunque estos no se necesiten o no tengan una utilidad. En estas adicciones también pueden aparecer indicadores clínicos característicos del síndrome de abstinencia, entendidos, como un conjunto de síntomas que aparecen cuando la persona deja de realizar esa conducta.


Realmente, cualquier actividad que provoca satisfacción en nuestra vida diaria, podría convertirse en conducta adictiva, y son un reflejo de una sociedad sostenida por principios en los que el triunfo se identifica con la obtención de bienes materiales, con el tener, y no con la realización profunda de la persona.



ADICCIONES PSICOLÓGICAS 

  • Adicción a internet, móvil, videojuegos...
  • Adicción a las compras físicas u on line.
  • Adicción a la comida o a ciertos alimentos.
  • Adicción al sexo.
  • Adicción al trabajo.
  • Adicción al juego o ludopatía.
  • Adicción al deporte.
A continuación vamos a comentar más detalladamente las tres más habituales:


ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS



Se caracterizan por el uso compulsivo y descontrolado de la tecnología, (Internet, móviles, consola...). Generan todo tipo de problemas personales, familiares, financieros, sociales y laborales.

Las consecuencias más frecuentes para las personas con este tipo de adicciones son:
  • Nerviosismo y ansiedad.
  • Aislamiento social.
  • Irritabilidad.
  • Agresividad.
  • Insomnio.
ADICCIÓN A LAS COMPRAS

La adicción a las compras sigue un claro patrón adictivo, dado que la satisfacción que produce es momentánea, generando sentimientos negativos por el dinero gastado, (culpa, vergüenza...), que desaparecen volviendo a comprar.
Los compradores compulsivos se caracterizan por:
  • Sufren impulsos incontrolables, y recurrentes, por comprar, la mayoría de las veces objetos inútiles e innecesarios.
  • Repiten la conducta de compra, sin tener en cuenta las consecuencias negativas que esta conlleva.
  • Necesidad urgente e irreprimible de comprar.
  • Fracasan en muchos intentos de controlar el gasto.
  • Graves pérdidas económicas.
  • Graves problemas familiares, sociales y laborales.

ADICCIÓN AL JUEGO


La ludopatía crea tolerancia, dependencia y, finalmente adicción, lo que provoca una alteración progresiva de la conducta que desemboca en una significativa falta de control del impulso de jugar, ignorando cualquier consecuencia negativa, obsesionándose con el juego y dandole prioridad frente a su trabajo, familia, salud, dinero... A veces, el jugador patológico se ve obligado a cometer hechos delictivos, que incluso van en contra de su naturaleza, para conseguir dinero u otros medios que le permitan mantener su conducta adictiva de juego.

Consecuencias que padecen las personas con esta adicción:

  • Sufren impulsos incontrolables.
  • Repiten la conducta de juego, sin tener en cuenta las consecuencias negativas que esta conlleva.
  • Graves pérdidas económicas.
  • Graves problemas familiares, sociales y laborales.

Feliz fin de semana!!! Hasta la próxima semana...

lunes, 25 de junio de 2012

El suicidio

Unas mil personas se suicidan diariamente, y por lo menos 5000 más intentan hacerlo. El suicidio es en casi todas las partes del mundo una de las más frecuentes causas de muerte, aun cuando las estadísticas oficiales sean a menudo inexactas y confusas.

La organización mundial de la Salud identifica el suicidio y a sus intentos como uno de los problemas más graves de salud que pueden afectar a las personas y, es por ello, que recomienda a todos sus estados miembros que lo atiendan de forma prioritaria.

El suicidio aparentemente se nos presenta como una solución permanente ante un intenso dolor emocional, mental y/o físico temporal, o ante relaciones interpersonales dolorosas. Aunque no lo parezca, en muchas ocasiones la desesperanza, el dolor y el vacío son estados temporales, no permanentes.

La mayoría de las personas que piensan en suicidarse realmente no quiere morir, lo que desean es liberarse de las circunstancias intolerables de su vida y del sufrimiento emocional, mental y físico que sienten. Es por ello, que casi siempre viven en una constante ambivalencia entre razones para vivir frente a razones para morir, y es la conducta suicida la única alternativa que ven.

El suicidio y sus tentativas es un problema de salud pública muy grave. El suicidio en los países industrializados está entre las diez primeras causas de muerte, y en los grupos de edad de 15-24, ocupa entre la segunda y la tercera causa, en el grupo de edad de 35-45 años de edad, la cuarta causa de muerte, y entre los 45-65 años, entre la quinta y la octava causa de mortalidad. A pesar de estas cifras, el suicidio en muchas ocasiones puede evitarse.

Entre el 30-40% de las muertes por suicidio son precedidas por intentos de suicidio.

SUICIDIO Y PROBLEMAS PSICOLÓGICOS

Se estima que más del 90% de las personas que atentan contra su propia vida sufren algún tipo de problema psicológico.

Las personas afectadas por una depresión mayor presentan una probabilidad de riesgo suicida 20 veces superior a la de la población general. Hasta un 15% de ellas muere tras una tentativa.

Las personas afectadas por un trastorno bipolar presentan una probabilidad de riesgo suicida 15 veces superior frente a la población general. Hasta un 15% de ellas fallecen tras una tentativa y hasta el 56% lo intentan al menos una vez en la vida.

Las personas afectadas de esquizofrenia presentan una probabilidad de suicidio 9 veces superior que la población general. Hasta un 10% fallece tras una tentativa y en torno a un 70% lo intentan al menos una vez en la vida.


MITOS SOBRE EL SUICIDIO

1- “Las personas que hablan de suicidarse rara vez terminan haciéndolo; sólo desean llamar la atención y se les debe retar a que lo hagan, para poder entonces desenmascararlas” 

La verdad es que las personas que hablan de suicidarse están hablando en serio, y pueden estar dando pistas o señales oportunas de sus intenciones. A estas personas no se les debe desafiar, sino brindarles apoyo para que puedan obtener ayuda profesional. 

2- “Una persona que ha llevado a cabo intentos serios de suicidio es poco probable que realice otro” 

Las personas que ya han intentando suicidarse están a menudo en un riesgo mayor de terminar consiguiéndolo. Un intento de suicidio es un grito pidiendo ayuda y un aviso de que algo anda terriblemente mal y debe ser tomado con la máxima seriedad. 

3-"Preguntar a una persona si está pensando suicidarse, puede incitarle a hacerlo"

Está demostrado que preguntar y hablar con la persona sobre la presencia de pensamientos suicidas, disminuye el riesgo de cometer el acto.

4- “La mayoría de las personas que se quitan la vida han tomado una decisión cuidadosa, bien ponderada y racional” 

La verdad es que las personas que consideran el suicidio a menudo tienen al respecto una "visión de túnel": en medio de su insoportable dolor se encuentran cegados para percibir otras alternativas disponibles. Con frecuencia el acto de suicidarse es impulsivo pero también puede ser fruto de una planificación muy cuidadosa. Si el sufrimiento y el dolor se reducen, la mayoría de los suicidas potenciales opta por vivir. 

5-“Sólo las personas con problemas graves se suicidan"

El suicidio puede ser por múltiples causas. Muchos problemas pequeños pueden llevar al suicidio, además, lo que para algunos es algo mínimo, para otros puede ser catastrófico.

El jueves nueva entrada en el blog!

jueves, 21 de junio de 2012

FRACASO ESCOLAR

Hoy que acaba el curso y llegan las vacaciones de verano, vamos a hablar de un tema de gran interés para los padres, el fracaso escolar... Hablamos de fracaso cuando un niño no es capaz de alcanzar el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico.


Dado que el único criterio para evaluar el éxito o el fracaso de los niños, son las calificaciones, el fracaso se traduce en suspensos, que por supuesto suelen ser abundantes y hace que los padres se sientan desbordados y ya no sepan que hacer con ese niño o joven. No vamos a hablar de uno o dos suspensos en alguna evaluación, que pueden ser absolutamente normales y superables, sino de esos otros niños cuyas calificaciones son muy negativas al finalizar el curso escolar.

¿Qué factores influyen?

Memoria: Esta capacidad es clave para el rendimiento académico. Se puede ejercitar y estimular con juegos y actividades divertidas. Eso sí, tan importante es que memoricen lo que estudian como que lo entiendan. Para ello deberán comprender primero y memorizar después. También conviene que memoricen «de forma adecuada», es decir, relacionando lo nuevo con los conocimientos ya adquiridos. 

Autoestima: Muchas veces las malas calificaciones esconden una autoestima baja en los niños. Si sienten que no son capaces de alcanzar las metas que se proponen, será difícil que las logren. Es muy importante que cuidemos el concepto que tienen de ellos mismos y que les devolvamos una imagen positiva de quienes son y de lo que hacen. Hay que enseñarles a integrar los errores en el proceso de aprendizaje y no venirse abajo ante las dificultades: todos los problemas tienen solución.

Ambiente familiar: Los modelos que ofrecemos a los niños son fundamentales para su desarrollo. Los niños necesitan un ambiente familiar rico en estímulos,donde encuentren una optima implicación de la familia en su vida escolar. También hay que dedicar tiempos de atención «exclusiva» a los estudios en casa.

Lecto-escritura: Es una de las claves del éxito escolar. La lectura y la escritura son imprescindibles para todas las asignaturas y si no las dominan, el edificio se tambalea desde sus cimientos. Hay que ofrecerles modelos adecuados desde pequeños y fomentar en ellos la importancia de la lectura y la escritura. Si observamos dificultades en este campo, es preciso remediarlas cuanto antes.


Motivación: A veces detrás del fracaso está el desinterés y la falta de motivación de los niños por todo lo que esta relacionado con el colegio. Esto conlleva falta de esfuerzo personal y abandono de sus tareas. Debemos fomentar en ellos el afán por hacer las cosas por sí mismos y la alegría por conseguir las metas que se marquen. También conviene que les demos una imagen positiva de lo escolar y académico: evitemos comentarios sobre lo «aburrido» que es el colegio o la rabia que da volver a clase el lunes.

Atención: Desde muy pequeños hay que habituarles a tareas que les ayuden a centrar su atención durante períodos de tiempo adecuados a su edad. Para aprender es fundamental que sean capaces de concentrarse en lo que están haciendo.

Hábitos de estudio: A estudiar también se aprende ya que de nada sirve que se pasen las horas muertas delante del libro si no se aprovecha ese tiempo. 
- Proporcionarles técnicas de estudio que les permitan aprender de manera rápida y eficaz.
- Que cuenten en casa con un lugar de estudio libre de distracciones.
- Habituarles a que se ejerciten en el trabajo individual y no dejen aparcadas las asignaturas hasta el examen.

Capacidad del alumno: A veces, el problema radica en que el niño tiene alguna dificultad en su aprendizaje o baja capacidad intelectual. En estos casos es necesaria una atención especializada lo antes posible. Pero el caso opuesto también puede lleva al fracaso escolar; hay niños con altas capacidades que pueden no ver satisfechas sus necesidades en el colegio (contenidos que se les quedan muy bajos, aburrimiento, intereses diferentes) y si no se detectan a tiempo también puede ser malo.

PAUTAS PARA EVITAR EL FRACASO ESCOLAR
1.- Demuéstrale a tu hijo que le quieres no por sus éxitos sino por como es el mismo.

2.- Permítele que tome decisiones y dale responsabilidades acordes con su edad.

3.- Nunca le compares negativamente con sus hermanos o amigos.

4.- Jamás le hagas sentirse inútil o culpable, anímale a confiar en sí mismo y a valorarse.

5.- Enséñale que no hay que desanimarse ante los primeros fracasos, hay que ser tenaz y buscar alternativas, practicar para llegar a superarse.



6.- Fomenta la lectura desde pequeño, contando cuentos, haciendo que los cuente él, animándole cuando lea algo. Enséñale palabras nuevas y haz como un juego, que enriquezca su vocabulario, háblale mucho y con propiedad.

7.- Estate atento a sus éxitos, por mínimos que sean, esto le ayudará a ir superándose y a sentirse seguro. 

8.- Enriquece su ocio. Que no vea sólo la televisión cuando es pequeño. Enséñale programas adecuados, llévale a museos, cuéntale historias, haz que tenga contacto con la naturaleza…

9.- En resumen, fomenta que tu hijo se quiera a sí mismo, se acepte, esté seguro y sobre todo que sea feliz.

Si necesitas ayuda para tu hijo/a estas vacaciones puedes llamarme o mandarme un e-mail, os puedo aconsejar.

Hasta la próxima semana!!!

Cómo mejorar tu relación de pareja

La semana pasada asistí a un seminario sobre terapia de pareja y comentaron cosas muy interesantes que todos podemos poner en práctica para hacer un poco mejores nuestras relaciones. Una de los maestros de la terapia de pareja es John Gottman os dejo con algunas pautas que él aporta de sus años de investigación...

Las claves de los relaciones de pareja felices. 
John Gottman

John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington, donde dirige el Laboratorio de Investigación de la Familia, lleva años buscando las claves de las parejas que tienen éxito. Los resultados de su estudio son la base del libro "Siete reglas de oro para vivir en pareja".

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Aunque muchos de nosotros creemos que la ira es la causa primordial de relaciones infelices, Gottman nota que no es el conflicto propio el problema, sino cómo nosotros lo manejamos. Descargar la ira constructivamente puede hacer realmente maravillas para aclarar las cosas y conseguir el equilibrio de nuevo en la relación. Sin embargo, el conflicto llega a ser un problema cuando se caracteriza por la presencia de lo que Gottman llama "Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis," que son:  la crítica, el desprecio, el estar a la defensiva, y emplear lo que el llama la táctica del cerrojo.

1. Crítica. La crítica implica el atacar la personalidad o carácter de tu pareja, en vez de centrarse en la conducta específica que te molesta. Es saludable comentar los desacuerdos, pero no atacar la forma de ser ni el carácter de tu pareja. Es la diferencia entre decir, "Estoy molesto por que no has sacado la basura" y decir, "No me lo puedo creer no has sacado la basura. Eres un irresponsable". En general, las mujeres tienden  a utilizar este jinete más a menudo en el conflicto.

2. Desprecio. El desprecio es un paso superior a la crítica e implica el despreciar o insultar a tu pareja. El desprecio es un signo abierto de la falta de respeto. Los ejemplos del desprecio incluyen: burlas hacia tu pareja,  poner cara de desprecio, o agredir a la pareja con humor sarcástico.

3. Estar a la defensiva. Adoptar una postura defensiva en medio del conflicto puede ser una respuesta natural, pero no ayuda a la relación. Cuándo una persona se pone a la defensiva, él o ella usualmente experimenta mucha tensión y eso dificulta centrarse en lo que se ha dicho. Negando responsabilidad, inventando excusas, o respondiendo a una queja con otra son algunos ejemplos de este jinete. 


4. Táctica del cerrojo. Las personas que emplean la táctica de cerrojo simplemente se niegan a responder. El emplear esta táctica de vez en cuando puede ser saludable, pero como forma típica de interactuar no, emplear la táctica del cerrojo durante el conflicto puede ser destructiva para una pareja. Cuándo se utiliza a menudo, uno está escapando del problema de pareja, en vez de resolverlo. Los hombres la utilizan mucho más frecuentemente que las mujeres.


Todas las parejas utilizan estos tipos de conducta en alguna ocasión en su relación, pero cuando los cuatro jinetes se asientan permanente, la relación tiene una alta probabilidad de fallar. De hecho, investigaciones de Gottman revelan que, al encontrar la presencia crónica de estos cuatro factores en una relación, uno puede predecir, con más de 80% de certeza, que parejas se divorciarán finalmente. 

Consejos para mejorar tu relación de pareja


Ya que tener una relación de pareja saludable es una clave muy importante para ser feliz, tiene sentido dirigir nuestra energía para convertirla en la mejor relación posible. La inversión seguramente valdrá la pena. A continuación, te presento algunos consejos para que tu relación vaya mejor: 

1. Nutre vuestra amistad. 

¿Sabes lo que le gusta o no le gusta a tu pareja? ¿sabes sus sueños, preocupaciones, temores e ilusiones? ¿Sabes qué tipos de presiones tiene en el trabajo? La base de una relación saludable es una amistad fuerte. Si una relación no se ha construido en una amistad firme, con el paso del tiempo puede que resulte difícil el permanecer conectados. Aseguraros de buscar un rato al día para hablar un rato juntos. Durante este tiempo, que sea una prioridad escuchar y aprender sobre los pensamientos, sentimientos, e ideas de tu pareja.

2. Haz lo que puedas para fomentar tu amor y admiración por él/ella.

Gottman dice que esto es el antídoto al desprecio. Recuerda las cualidades buenas de tu pareja. ¿Qué te gusto de tu pareja cuando le conociste? ¿Qué te sigue gustando de él/ella? Al buscar las cosas que os gustan de ambos, fomentas una actitud mucho más positiva hacia él o hacia ella.

3. Siempre hay que ser respetuosos

En las relaciones que empeoran con el tiempo, el respeto llega a ser cada vez más ausente. Tristemente, a veces la gente acaba tratando a su pareja peor de lo que tratarían a un desconocido. Tolerando o entrando en una conducta irrespetuosa, uno contribuye activamente a la muerte de su relación. Recuerda que sin el respeto, el amor no puede sobrevivir. 

4. Acepta y aprueba a tu pareja 

Reconoce cuánto poder tienes para exaltar o tirar por tierra a tu pareja. Puedes hacer que tu relación sea un refugio celestial o el infierno en la tierra. Recuerda que todos necesitamos sentirnos aceptados por quienes somos. En vez de atacar a tu pareja, trata de entender su punto de vista. También, hazle un cumplido por la forma en que él o ella te apoyan y defienden tu relación. Normalmente nos centramos en lo que está mal y dejamos pasar lo que realmente está funcionando bien.

5. Intentar perdonaros

Cuándo tu pareja pide perdón, no le des la espalda. Algunas veces es inevitable tener conflictos y sentimientos heridos. Cuando se intentan reparar estas heridas y se es rechazado, la relación recibe un golpe. Puede ser que necesites tiempo para reponerte de algún resentimiento, amargura, o de sentimientos dolorosos, pero no cierres las puertas completamente a los intentos de tu pareja de mejorar las cosas. 

6. Mantener la calma

Cuándo el conflicto se agrava, la pareja puede ser "inundada" por emociones fuertes, en estos momentos hay que intentar respirar profundamente o tomarse un tiempo a solas para pensar. La mayoría de las personas necesitan al menos 20 minutos para realmente calmarse. Tomate tu tiempo y regresa al problema cuando puedas realmente escuchar lo que la otra persona tiene que decir sin sentirte agobiado.

7. Aviva tu relación

Manten tu relación sana asegurándote de que por lo menos hay cinco interacciones positivas para cada negativa. La investigación de Gottman ha identificado que una proporción de 5 a 1 de interacciones positivas a negativas esta ligada a la estabilidad de una pareja, sin importar cual sea el estilo típico de resolver conflictos. Si hay demasiada negatividad, la relación sufre.

8. Aprender a dejar algunas cosas en paz

Aunque tu cónyuge pueda hacer cosas que te vuelvan loco, recuerda que puedes soportarlo. No vale la pena luchar contra todo. Resolved los problemas que son solubles y dejar los otros en paz. Tenéis que aprender a decidir si vale la pena discutir por eso.

9. No te olvides de trabajar contigo mismo

Una relación es como un baile. Se mueven al unísono para crear algo que es realmente único. ¿Qué tipo de compañero eres tú? ¿Trabajas con tu pareja o usualmente tiras en otra dirección? Recuerda que tú controlas el 50% de lo que sucede en tu relación de pareja. 

Espero que estos consejos os sirvan para reflexionar y para ponerlo en práctica con vuestras parejas si veis que podéis mejorar algo.

Hasta la próxima....

lunes, 18 de junio de 2012

LOS CELOS

Los celos podríamos definirlos como un estado emotivo ansioso que padece una persona y que se caracteriza por el miedo ante la posibilidad de perder lo que se tiene, o se posee, o lo que se cree que se debería poseer como amor, poder, imagen profesional o social...

En el ámbito sentimental, el rasgo más acusado de los celos es la desconfianza y/o sospecha permanente en el otro que tiñen, y perjudican gravemente, la relación con la persona amada. La mayoría entendemos por celos ese confuso, paralizador y obsesivo sentimiento causado por el temor de que la persona que queremos prefiera a otra en lugar de a nosotros. 


Surgen cuando una persona cree, que su relación está siendo amenazada. Esta amenaza puede ser real o imaginaria y la respuesta de la persona que siente celos puede ser adecuada o inadecuada.


Los celos pueden expresarse:
  • AdecuadamenteDiciéndole a la persona como te sientes, preguntándole qué sucede, etc.
  • Inadecuadamente:
    • Abiertamente: Gritando, llorando, amenazando, agrediendo, insultando...
    • De manera encubierta: No se expresan, pero se busca la manera de "vengarse" o lastimar a la pareja de quién se está celosa. Por ejemplo, haciéndole quedar mal ante otras personas, haciendo "sin querer" cosas que le molestan...

Todos hemos sentido celos en nuestra vida alguna vez y es normal. Se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes, duran mucho tiempo, están originados por una situación creada o exagerada de nuestra imaginación, nos afectan física y emocionalmente y/o repercuten en nuestra conducta.
  • Celos normales: son los que una persona siente ante la amenaza real de una relación que valora.
  • Celos patológicos o anormales: no son el resultado de una situación real, son una distorsión en la percepción de la persona que los siente. Molestarse un poco cuando tu pareja mira a una mujer o a un hombre guapa/o es normal, pero cuando una persona pasa el tiempo espiando al otro, controlando su móvil y acosando con preguntas, o imaginándolo en brazos de otra persona, se convierte en una obsesión. Su vida gira en torno a encontrar indicios de la pretendida traición, exista infidelidad o no. Los celos se convierten entonces en enfermizos. Cuando esto sucede, la reacción de la persona que siente celos, tiende a ser exagerada e inadecuada.

Consejos para vencer los celos
Aquí tienes algunos consejos fáciles para poner en práctica que deberían permitirte superar los celos o hacerlos más llevaderos:
1.-  Haz una lista de las situaciones que te provocan un sentimiento de celos y obsérvalas de forma objetiva. Dale la vuelta a los papeles y pregúntate si tu pareja debería sentirse celoso cada vez que hablas con otro hombre. Te permitirá relativizar y ver la situación desde fuera, dejando a un lado la parte más emocional. 

2.- Comunícate. Comparte tus dudas y sentimientos con tu pareja, sin asustarle. Dile que te sientes mal cuando mira con un poco de descaro a otra persona, comprenderá tu postura.

3.-  Despégate de tu pareja. Daros un poco de tiempo cada uno por vuestro lado, sal con tus amigas/os cuando él/ella vea a los suyos, aprovecha esos momentos de libertad y evita pedirle un informe detallado de su salida cuando llegue a casa. 


Por si queréis más información sobre el tema os dejo un vídeo que habla de la celotipia o celos patológicos...

http://www.dailymotion.com/video/x70ltd_celotipia-celos-patologicos_school?search_algo=1

Hasta el próximo día!!!

jueves, 14 de junio de 2012

Las drogas y sus efectos

En la actualidad, es posible encontrar drogas en todos lados y parece que mucha gente las consume. Muchas personas se sienten tentadas por la excitación o la vía de escape que las drogas parecen ofrecer. 

Actualmente se conoce de forma exacta como afecta el consumo de drogas al organismo humano, especialmente al Sistema Nervioso Central. Está totalmente estudiado cómo funcionan las drogas en el cuerpo humano. 

¿Cómo actúan las drogas?

Las drogas son sustancias químicas que modifican el funcionamiento de nuestro organismo. Cuando las introduces dentro del cuerpo (por ingestión, inhalación o inyección), las drogas llegan al torrente sanguíneo y son transportadas a distintas partes del cuerpo, como el cerebro. En el cerebro, las drogas pueden intensificar o adormecer tus sentidos, alterar tu estado de alerta y, en algunos casos, reducir el dolor físico. 

Aquí tenéis un link en el que se explica detalladamente que cambios producen las diferentes drogas en nuestro organismo, que efectos producen y que consecuencias...


Si bien las drogas pueden hacerte sentir bien en un primer momento, a la larga pueden provocar un gran daño al organismo y al cerebro. Beber alcohol, fumar tabaco, consumir drogas ilegales son actividades que pueden provocar graves daños al cuerpo humano. Algunas drogas afectan seriamente la capacidad de una persona para tomar decisiones acertadas. Los adolescentes que beben, por ejemplo, tienen más probabilidades de involucrarse en situaciones peligrosas, como conducir bajo los efectos del alcohol o tener relaciones sexuales sin protección. 

A la hora de valorar los efectos de las drogas en la vida de una persona hay que tener en cuenta la propia droga que consume pero también como es esa persona y como es el ambiente en el que esa persona vive. 

Determinadas circunstancias personales, sociales, familiares e incluso laborales, son importantes en el efecto que causan las drogas en la persona y por consiguiente en la aparición y evolución de una enfermedad mental desencadenada por las mismas. Se habla de vulnerabilidad biológica como una causa predisposicional, una causa precipitante,que sería aquella predisposición que tienen las personas a padecer dicha enfermedad, sería algo como que la enfermedad mental se encuentra en la persona de forma latente hasta que ocurre algún acontecimiento que la dispara y uno de estos acontecimientos puede ser el consumo de drogas. 

El chico/a portador de esta vulnerabilidad biológica y con una personalidad especial, ante situaciones estresantes puntuales o continuadas en el tiempo, pueden enfermar al no tener los mecanismos de defensa que nuestro cerebro tiene para protegerlo. 

Trastornos mentales inducidos por drogas 

Las drogas o sustancias, pueden provocar una gran variedad de síntomas mentales como consecuencia directa de la intoxicación o la abstinencia y es necesario diferenciarlo de aquellos trastornos similares que no son inducidos por ellas. 

Entre los trastornos mentales que pueden encontrarse en el curso de la intoxicación o la abstinencia tenemos bien definidos los cuadros siguientes: 

1-Delirium (Delirium tremens de los alcohólicos con alucinaciones importantes)

2- Demencia (alcohólicos) 

3- Amnesia (intoxicación aguda por alcohol en que no se recuerda nada de lo ocurrido y que puede ser persistente) 

4- Cuadros psicóticos con alucinaciones 

5- Trastornos del estado del ánimo (depresión) 

6- Trastornos de ansiedad 

7- Trastornos sexuales 

8- Trastornos del sueño 

9- Trastornos perceptivos por alucinógenos (flashback)

La semana que viene nueva entrada!!!

lunes, 11 de junio de 2012

Las rabietas

Las rabietas son comportamientos o arrebatos emocionales negativos o desagradables que se presentan con frecuencia en respuesta a deseos o necesidades insatisfechas. Las rabietas tienen mayor probabilidad de presentarse en niños pequeños o en alguien que no pueda expresar sus necesidades o controlar sus emociones cuando está frustrado.
Hay diversas razones que provocan las rabietas: el niño busca atención, está cansado, tiene hambre o tiene alguna molestia. Además las rabietas son a menudo el resultado de la frustración del niño con el mundo: no pueden conseguir algo (por ejemplo, un objeto o la atención de uno de sus padres) para hacer lo que quieren. La frustración es una parte inevitable de sus vidas a medida que aprenden cómo funcionan las personas, los objetos y sus propios cuerpos.
Otro aspecto al que se enfrentan los niños pequeños es una necesidad creciente de autonomía. Los niños pequeños desean tener la sensación de independencia y controlar su entorno en una medida superior de lo que realmente son capaces. Esto crea las condiciones perfectas para las luchas de poder cuando el niño piensa: "Quiero hacerlo solo" o "O quiero eso, dámelo". Cuando los niños descubren que no pueden hacer las cosas o no pueden tener todo lo que quieren, ya está dispuesta la escena para una rabieta. 
¿Qué debo hacer cuando mi hijo tiene una rabieta?
los expertos en la materia aconsejan un método simple para cortar con estos ataques: dejar de prestarle atención.

Tan sencillo como esto. Cuando el niño tenga una rabieta lo mejor es irse de la habitación y dejar al niño solo. Hay padres que se preocupan mucho al abandonar la habitación por miedo a que el niño se ahogue pero lo cierto es que nada le ocurrirá.

Lo mejor es no perder la paciencia ni amenazarlo con castigos sino simplemente dejarlo para que se le pase. Si el niño llora, patalea o grita, sólo hay que apartar los objetos para evitar que se haga daño pero déjalo hasta que se canse. Nada evitará la rabieta y por eso lo mejor es dejarlo solo para que se calme y luego hablar con el niño y explicarle las cosas de forma muy directa y breve.


Tenemos que elogiar al niño cuando logra dominarse y calmarse, cuando expresa su enfado con palabras y se muestra dispuesto a cooperar. Los mayores tenemos que ser un ejemplo para los niños por eso tenemos que intentar mantener la calma, no gritar ni tener rabietas de adulto. No hay que pegarle, porque esto le sugiere al niño que hemos perdido el control. 
Trata de utilizar las siguientes respuestas a los diferentes tipos de rabietas:
1.- No hagas caso a las rabietas motivadas por el deseo de llamar la atención o exigir algo.
Los niños pequeños pueden tener rabietas para salirse con la suya. Tal vez quieran ir a algún sitio, quieran algún dulce, y un largo etc. En las rabietas para llamar la atención el niño puede gemir, llorar, golpear el suelo o la puerta, cerrar una puerta con violencia, o contener la respiración. Mientras el niño permanezca en un solo lugar y su comportamiento no sea destructivo,  puedes dejarlo tranquilo hasta que se le pase.

Si reconoces algún evento en particular que va a hacer que el niño pierda los estribos, trata de desviar su atención hacia alguna otra cosa. Sin embargo, no cedas ante las demandas del niño. Durante la rabieta, si el comportamiento del niño es inofensivo, ignóralo por completo. Una vez que ha empezado, una rabieta rara vez puede ser interrumpida. Aléjate, incluso yendo a otro cuarto para que el niño ya no tenga quien le escuche. No trate de razonar con él. Simplemente dile: "Veo que estás muy enfadado. Te dejaré solo hasta que te calmes. Avísame si quieres hablar". Deja que el niño recupere el control. Después de la rabieta, asuma una actitud amistosa y trata de normalizar las cosas. Tú puedes prevenir algunas de estas rabietas diciendo "No" con menos frecuencia. 

2.- Para las rabietas de tipo perturbador o destructivo, utiliza suspensiones temporales.

Algunas veces las rabietas son demasiado perturbadoras o agresivas para que los padres las pasen por alto. En esas ocasiones, manda o lleva al niño a un lugar que tendremos preparado con una sillita para este propósito, tiene que ser un lugar tranquilo y aburrido y allí tiene que permanecer durante entre 2 y 5 minutos dependiendo de la edad, a más edad más minutos. Algunos ejemplos de comportamiento perturbador son los siguientes:
  • Se cuelga de usted o te sigue de un lado a otro durante la rabieta.
  • Te golpea.
  • Llora y grita durante tanto tiempo que te sientes desbordada.
  • Tiene una rabieta en un lugar público, como en un restaurante. (Lleva al niño a otro sitio para su suspensión temporal). 
  • Tira algún objeto o causa daños materiales durante la rabieta.
  • Sujeta al niño cuando tenga rabietas en las que podría causar daño o lastimarse.
Os dejo un vídeo muy divertido sobre una rabieta:

jueves, 7 de junio de 2012

Cuándo comer se convierte en un problema...


Los trastornos alimentarios aparecen cada vez con mayor frecuencia en nuestra sociedad, y las preocupaciones por el peso y la apariencia parecen haberse convertido en normativas. Estos trastornos hace unos años eran prácticamente exclusivos en mujeres pero están aumentando en la población masculina aunque sigue habiendo una mayor presión social a las mujeres y especialmente a las más jóvenes.

En nuestra sociedad la imagen es importante. Una buena imagen implica estar esbelto, delgado, incluso estilizado. Las revistas y la televisión están llenas de fantásticas y delgadas modelos, las actrices de moda siempre están en su peso ideal. No nos engañemos la delgadez vende. Y en principio, estar delgada no es malo. Los médicos nos advierten de los peligros potenciales que tiene el sobrepeso. El problema empieza cuando estar delgada se convierte en algo prioritario, en una necesidad compulsiva, en nuestra razón de ser.

Las personas que sufren trastornos de la conducta alimentaria se caracterizan por adoptar conductas de alimentación anómalas como respuesta, en general, a su insatisfacción con su imagen corporal. Es frecuente que tengan pensamientos distorsionados en torno al peso (se sienten inferiores a las demás personas, piensan que no se les aprecia debido a su imagen física) y la salud (la grasa en la comida es perjudicial, estar delgado es saludable, el peso puede perderse rápidamente y sin peligro para la salud, hacer dieta es una actividad saludable...). Las personas afectadas por estos trastornos sufren consecuencias nutricionales, físicas, psicológicas y sociales. Además, si no se tratan y continúan con estas pautas anómalas de alimentación , pueden poner en riesgo su vida.

SEÑALES DE ALERTA

¿Qué señales pueden alertarnos de un posible trastorno de la conducta alimentaria?

Hay varios cambios que ayudan a detectar la presencia del trastorno:

  • En relación con la imagen corporal
Preocupación excesiva por el cuerpo o la figura, consideración de que el aspecto físico tiene mucho valor como medio para conseguir el éxito en cualquier área de la vida, excesiva adhesión a los estereotipos culturales y dependencia a ciertas revistas y sus consejos sobre dieta, peso o figura. 

  • Relacionados con la alimentación
Presencia de sentimiento de culpa por haber comido o haber dejado de hacerlo, preferencia por comer a solas, reducción de la cantidad de comida, presencia de atracones en las últimas semanas, sensación de no poder parar de comer, evitación de forma continua de tomar ciertos alimentos como dulces, consumo de productos bajos en calorías o ricos en fibra, uso de diuréticos y abuso de laxantes, vómitos autoinducidos y dietas restrictivas o ayunos.

  • Relacionados con comportamientos y estado de ánimo
Insatisfacción personal constante, estado depresivo e irritable, disminución de las relaciones y de las salidas sociales, tendencia al aislamiento, cambios de humor habituales y bruscos, dificultad de concentración, aumento aparente de las horas de estudio, visita habitual de páginas web, blogs... que hacen apología de la delgadez o dan consejos para adelgazar.

  • Relacionados con el deporte
Practicar ejercicio físico en exceso y muestran nerviosismo si no lo pueden hacer, uso del ejercicio para adelgazar.

Y para terminar os propongo una bonita canción de Christina Aguilera que habla de la belleza de las personas aunque en algunos momentos de la vida no se sientan "bellas"...como veis muy relacionado con este tema de hoy


Hasta la próxima semana!!!

lunes, 4 de junio de 2012

La pérdida de lo querido: EL DUELO


El duelo humano se define como una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida de un ser querido. El estado de duelo no podemos considerarlo una enfermedad, es un acontecimiento vital estresante de primera magnitud, que tarde o temprano hemos de afrontar, casi todos los seres humanos. La muerte del hijo/a y la del cónyuge, son consideradas las situaciones más estresantes por las que puede pasar una persona (Holmes, 1967; Dohrenwend, 1994). 

El duelo, supone un proceso más o menos largo y doloroso de adaptación a la nueva situación. Elaborar el duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida, valorar su importancia y soportar el sufrimiento y la frustración que conlleva. 

La intensidad y duración del duelo depende de muchos factores: tipo de muerte (esperada o repentina, apacible o violenta), de la intensidad  y de la unión con el fallecido, de las características de la relación con la persona perdida (dependencia, conflictos, ambivalencia), de la edad... 

La duración del duelo por la muerte de una persona muy querida puede durar entre 1 y 3 años. 

Duelo resuelto. Podemos decir que hemos completado un duelo cuando somos capaces de recordar al fallecido sin sentir dolor, cuando hemos aprendido a vivir sin él o ella, cuando hemos dejado de vivir en el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en la vida y en los vivos. 

No existe un tiempo fijo para vivir el duelo. Cada cual necesitará su tiempo. Sólo nosotros podemos marcar el tiempo que necesitamos para poder considerarnos recuperados. Todo ello a pesar, de que muchas veces nuestros familiares y amigos, nos insisten, y quisieran vernos en la normalidad ¡ya!, tal vez porque así ellos tampoco sufren tanto... Pero sólo cada uno de nosotros sabe lo que necesita. 

FASES DEL DUELO

Desde que se recibe la noticia del fallecimiento de un ser querido hasta que se asimila y acepta, todas las personas afectadas por la muerte de esa persona próxima atraviesan diferentes fases. Son las fases del duelo.

Hay que pasar y superar diferentes momentos de dolor, aunque no siempre las fases se producen en el mismo orden:

Negación y aislamiento: la negación nos permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; permite recobrarse. Es una defensa provisional y pronto será sustituida por una aceptación parcial: “Esto no me está pasando a mi”.

Ira: la negación es sustituida por la rabia, la envidia y el resentimiento; surgen todos los por qués. Es una fase difícil de afrontar, esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones, aún injustamente. Suelen quejarse por todo, todo les viene mal y todo es criticable. Luego pueden responder con dolor y lágrimas, culpa o vergüenza. La familia y quienes los rodean no deben tomar esta ira como algo personal y así no reaccionar en consecuencia con más ira, lo que fomentará la conducta hostil del doliente. ¿Por qué a mi? ¡No es justo!"; "Qué asco de vida".

Pacto o negociación: ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, más el enfado con la gente y en ocasiones con Dios, surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para intentar superar la traumática vivencia, "Haría cualquier cosa por un par de años más con él".

Depresión: cuando no se puede seguir negando la situación, la persona se debilita, adelgaza, aparecen otros síntomas y se verá invadida por una profunda tristeza. Es un estado, en general, temporal y preparatorio para la aceptación de la realidad en el que es contraproducente intentar animar al doliente y sugerirle mirar las cosas por el lado positivo. "Estoy tan triste, ¿Por qué hacer algo?"; "Quiero morir, ¿Qué sentido tiene esto?".

Aceptación: quien ha pasado por las etapas anteriores en las que pudo expresar sus sentimientos, su envidia por los que no sufren este dolor, la ira, el enfado por la pérdida del ser querido y la depresión, contemplará el próximo futuro con más tranquilidad. No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa feliz: en un principio está casi desprovista de sentimientos. Comienza a sentirse una cierta paz, se puede estar bien solo o acompañado, no se tiene tanta necesidad de hablar del propio dolor, la vida se va imponiendo. "Todo va a estar bien."; "No puedo luchar, debería prepararme para esto."

Hasta la próxima!!