jueves, 6 de septiembre de 2012

Primer día de clase: Un gran evento en la vida de un niño

Parece mentira pero ya se ha acabado el verano y de nuevo vuelven los niños a sus clases. Haz que empiecen este año con energía y sigue algunos consejos para que la vuelta al cole sea estupenda.

La primera experiencia en el colegio es un tanto impredecible. Unos llegan entusiastas, mientras que otros lo hacen con timidez. La forma en que el pequeño reaccione este día dependerá de su personalidad y de sus experiencias anteriores. Para los que no han asistido a la escuela infantil puede ser difícil separarse de los padres por primera vez. 

El primer día de clase es un acontecimiento importante en la vida del niño que se siente mayor porque empieza el colegio donde aprenderá a leer y escribir. Sin embargo, se trata de una situación nueva y lo puede asustar. Por lo que es común ver escenas de llanto desesperado y de padres que no saben si irse con sentimientos de culpa o quedarse hasta que el niño/a deje de llorar.

"La mejor forma de prepararlos ante la entrada a clases es contándoles lo que va a pasar y entusiasmarlos los días previos"

El día de entrada a clase hay que estar tranquilos y demostrar empatía. Uno puede calmar sus temores diciéndole: "yo sé qué es difícil porque no conoces a nadie, pero las profesoras te van a cuidar y pronto vas a tener muchos amigos."

Si llora desesperadamente hay que consolarlo un momento pero sobretodo darle tranquilidad con una actitud serena. Luego adelantarle que vendrán a por él cuando terminen las clases.

Una vez finalizado el primer día hay que mostrarse interesados por lo que el niño ha hecho y seguir reforzándole positivamente. Decirle cosas como "qué bonito lo que ayer pintaste en clase, mañana vas a aprender otras cosas chulas". Al día siguiente, y durante el resto de la semana, hay que mantener una actitud positiva y de calma cuando se vuelva al cole. El período de adaptación suele durar una semana, con una eventual recaída el lunes siguiente tras el fin de semana con los padres. Si a las dos semanas el niño continúa con llantos, podría tratarse de problemas más serios como ansiedad de separación, por lo que es recomendable consultar a un psicólogo.

CONSEJOS PARA MANEJAR ESTOS DÍAS

1.- Aunque suene obvio, es muy importante que los padres sean los primeros convencidos de que el lugar en el que están dejando a sus hijos es un lugar de confianza. Esta es quizás, una de las condiciones básicas para que el proceso de adaptación se realice de forma satisfactoria. 

Si el adulto a cargo del niño/a  está tranquilo, podrá colaborar de manera positiva con el equipo educativo del establecimiento para que el proceso adaptativo se produzca lo mejor posible.

2.- Es fundamental que los padres estén coordinados con el colegio y sus educadores.

La adaptación involucra a educadores, niños, familia y colegio. Es necesario que todos se apoyen y generen las mejores condiciones para que los niños puedan disfrutar de esta nueva experiencia, esto incluye por ejemplo que los padres tengan total libertad de llamar, preguntar, y visitar la escuela infantil en cualquier momento.

3.- Ayudar a los niños a adquirir seguridad. 

Es importante ayudar a los niños para que vivan esta situación con el menor grado de angustia, ansiedad y rechazo. Para ello lo recomendable es que el proceso de adaptación sea progresivo. Es conveniente hablarles positivamente del colegio, de sus nuevos amigos y de sus profesores/as. Es muy recomendable visitar el centro con anterioridad y permanecer junto al niño mientras explora el lugar, el objetivo de esto no es sobreprotegerlo, sino más bien darle seguridad con la presencia de nosotros.

4.- Es imprescindible despedirse del niño/a.

La persona que acompañe al niño/a a la escuela infantil siempre tiene que despedirse, de lo contrario podría incrementarse la sensación de inseguridad. El niño/a debe comprender que luego de un período de tiempo volverán a buscarlo y volverá a su casa.

Es importante en el caso de niños muy pequeños, que los padres los acompañen hasta la clase que le corresponde. Esto debe ir disminuyendo a medida que pasan los días y el niño se familiariza con el lugar y la maestra. La despedida debe ser con un rostro sonriente y la promesa de que lo estarán esperando al terminar el día. Sobretodo si para el niño es el primer encuentro con la vida escolar, sentirá el miedo a sentirse abandonado. Es lo más duro para ellos, por eso lloran a la hora de despedirse.

5.- Respetar sus horarios

El hecho de adaptarse a nuevos horarios, sobre todo cuando tienen que levantarse pronto para ir al cole requiere de cierta rigurosidad en los horarios de cena y sueño. De lo contrario los niños/as pueden presentar dificultades al levantarse y esto podría interferir en su interés por asistir al colegio/escuela infantil.

Ánimo para la vuelta al cole!!! Hasta el próximo día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario