lunes, 3 de septiembre de 2012

Adaptarse de nuevo a la rutina: "Depresión postvacacional"

Después de revolcarte como una croqueta en la arena, acostarte a las tantas y no levantarte de la cama hasta que te diera la real gana, está claro que volver a la rutina del trabajo con un rígido horario laboral y el cúmulo de responsabilidades y exigencias que se te viene encima, deprime a cualquiera.

31 de agosto, ¿se acaban tus vacaciones y sientes apatía, cansancio, empeoramiento del estado de ánimo, hostilidad, irritabilidad, melancolía y desmotivación? Amigo mío, padeces eso que llaman "depresión postvacacional".

No desesperes, no eres el único que está pasando por esta situación, la tristeza por volver al trabajo es más común de lo que pensamos. Nada menos que el 65% de los trabajadores se deprime al terminar sus vacaciones. 

El principal causante de la depresión post-vacacional es la vuelta al trabajo después de un prolongado periodo de vacaciones, aunque el cambio en los horarios y la modificación de las horas de sueño también contribuyen. Los días de ocio y disfrute dan paso a las largas jornadas laborales y a las responsabilidades, por lo que es lógico y normal que una persona se sienta un poco desanimada. El verdadero problema surge cuando esa sensación de desánimo generalizado se prolonga demasiado en el tiempo, por norma general durante más de dos semanas.

No es una enfermedad

La llamada depresión post-vacacional no es una enfermedad, sino un proceso emocional normal, más o menos negativo en cuanto que se relaciona con la satisfacción personal que cada uno obtenemos del trabajo.

Síntomas físicos

El síndrome postvacacional es un conjunto de alteraciones emocionales y físicas que aparecen a la vuelta al trabajo, tras largos periodos de descanso. Entre los síntomas emocionales destaca la ansiedad, la antipatía, la desgana, la tristeza, "características muy similares a las que puede tener una persona con depresión".

Los síntomas físicos más frecuentes son las dificultades para dormir, el cansancio continuo, dolores de cabeza frecuentes, malestar general en forma de tensión muscular o dolores gástricos.

¿Que podemos hacer?

Si como la gran mayoría sufres de este malestar, por aquí dejo una recopilación de consejos que nos ofrecen distintos especialistas para superar el hastío por la vuelta al trabajo:

1. Primero que nada, debes tener muy claro que es un malestar propio de los primeros días y debes evitar darle demasiada importancia. Eso sí, si transcurridos los primeros 15 días no sientes mejoría y observas que la tristeza va a más, pide ayuda a un especialista porque el problema tiene un serio riesgo de derivar en una depresión leve transitoria a un estado de "burn out". Esto le ocurre, nada menos que al 7% de los trabajadores.

2. Es imprescindible que afrontes la vuelta sin dramatizar, sencillamente afronta la realidad y piensa que es ‘un mal necesario’. Saca lo positivo, por ejemplo, es el medio que te garantiza tener nuevas vacaciones el próximo año o piensa cómo sería tu situación si no tuvieses trabajo. Ya sabes que, tal y como están las cosas, mucha gente no tiene la suerte de tener un puesto de trabajo esperándoles a la vuelta de las vacaciones. Si es que tienen vacaciones.

3. Uno de los consejos que más se repiten es el de dormir más horas los primeros días de incorporación al trabajo. Olvídate de trasnochar hasta las tantas y acuéstate tempranito hasta que el cuerpo y la mente se vuelvan a acostumbrar de nuevo al ritmo de vida.

4. Los primeros días, no estés pendiente del reloj mirando la hora cada momento. Quita todos los relojes que haya a tu alrededor para que la jornada no te resulte interminable.

5. Tómate los primeros días con filosofía, avisa a la menor cantidad de personas posibles que te has reincorporado al trabajo e intenta no llevarte trabajo a casa las primeras semanas (a ser posible nunca). Es necesario cumplir con las responsabilidades, pero también lo es satisfacer las necesidades de ocio y descanso.

6. Piensa que te quedan los fines de semana y que el calendario laboral tiene muchos días festivos.

7. Márcate nuevos proyectos y metas en tu puesto laboral, te sentirás mucho más implicado en tu trabajo y te ayudará a levantarte de la cama con la ilusión propia de quien persigue un sueño.

Por lo tanto, Afronta tu regreso al trabajo con optimismo y tómate tu tiempo para adaptarte de nuevo al entorno laboral.

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda y mucho ánimo!!!

1 comentario: