jueves, 21 de junio de 2012

FRACASO ESCOLAR

Hoy que acaba el curso y llegan las vacaciones de verano, vamos a hablar de un tema de gran interés para los padres, el fracaso escolar... Hablamos de fracaso cuando un niño no es capaz de alcanzar el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico.


Dado que el único criterio para evaluar el éxito o el fracaso de los niños, son las calificaciones, el fracaso se traduce en suspensos, que por supuesto suelen ser abundantes y hace que los padres se sientan desbordados y ya no sepan que hacer con ese niño o joven. No vamos a hablar de uno o dos suspensos en alguna evaluación, que pueden ser absolutamente normales y superables, sino de esos otros niños cuyas calificaciones son muy negativas al finalizar el curso escolar.

¿Qué factores influyen?

Memoria: Esta capacidad es clave para el rendimiento académico. Se puede ejercitar y estimular con juegos y actividades divertidas. Eso sí, tan importante es que memoricen lo que estudian como que lo entiendan. Para ello deberán comprender primero y memorizar después. También conviene que memoricen «de forma adecuada», es decir, relacionando lo nuevo con los conocimientos ya adquiridos. 

Autoestima: Muchas veces las malas calificaciones esconden una autoestima baja en los niños. Si sienten que no son capaces de alcanzar las metas que se proponen, será difícil que las logren. Es muy importante que cuidemos el concepto que tienen de ellos mismos y que les devolvamos una imagen positiva de quienes son y de lo que hacen. Hay que enseñarles a integrar los errores en el proceso de aprendizaje y no venirse abajo ante las dificultades: todos los problemas tienen solución.

Ambiente familiar: Los modelos que ofrecemos a los niños son fundamentales para su desarrollo. Los niños necesitan un ambiente familiar rico en estímulos,donde encuentren una optima implicación de la familia en su vida escolar. También hay que dedicar tiempos de atención «exclusiva» a los estudios en casa.

Lecto-escritura: Es una de las claves del éxito escolar. La lectura y la escritura son imprescindibles para todas las asignaturas y si no las dominan, el edificio se tambalea desde sus cimientos. Hay que ofrecerles modelos adecuados desde pequeños y fomentar en ellos la importancia de la lectura y la escritura. Si observamos dificultades en este campo, es preciso remediarlas cuanto antes.


Motivación: A veces detrás del fracaso está el desinterés y la falta de motivación de los niños por todo lo que esta relacionado con el colegio. Esto conlleva falta de esfuerzo personal y abandono de sus tareas. Debemos fomentar en ellos el afán por hacer las cosas por sí mismos y la alegría por conseguir las metas que se marquen. También conviene que les demos una imagen positiva de lo escolar y académico: evitemos comentarios sobre lo «aburrido» que es el colegio o la rabia que da volver a clase el lunes.

Atención: Desde muy pequeños hay que habituarles a tareas que les ayuden a centrar su atención durante períodos de tiempo adecuados a su edad. Para aprender es fundamental que sean capaces de concentrarse en lo que están haciendo.

Hábitos de estudio: A estudiar también se aprende ya que de nada sirve que se pasen las horas muertas delante del libro si no se aprovecha ese tiempo. 
- Proporcionarles técnicas de estudio que les permitan aprender de manera rápida y eficaz.
- Que cuenten en casa con un lugar de estudio libre de distracciones.
- Habituarles a que se ejerciten en el trabajo individual y no dejen aparcadas las asignaturas hasta el examen.

Capacidad del alumno: A veces, el problema radica en que el niño tiene alguna dificultad en su aprendizaje o baja capacidad intelectual. En estos casos es necesaria una atención especializada lo antes posible. Pero el caso opuesto también puede lleva al fracaso escolar; hay niños con altas capacidades que pueden no ver satisfechas sus necesidades en el colegio (contenidos que se les quedan muy bajos, aburrimiento, intereses diferentes) y si no se detectan a tiempo también puede ser malo.

PAUTAS PARA EVITAR EL FRACASO ESCOLAR
1.- Demuéstrale a tu hijo que le quieres no por sus éxitos sino por como es el mismo.

2.- Permítele que tome decisiones y dale responsabilidades acordes con su edad.

3.- Nunca le compares negativamente con sus hermanos o amigos.

4.- Jamás le hagas sentirse inútil o culpable, anímale a confiar en sí mismo y a valorarse.

5.- Enséñale que no hay que desanimarse ante los primeros fracasos, hay que ser tenaz y buscar alternativas, practicar para llegar a superarse.



6.- Fomenta la lectura desde pequeño, contando cuentos, haciendo que los cuente él, animándole cuando lea algo. Enséñale palabras nuevas y haz como un juego, que enriquezca su vocabulario, háblale mucho y con propiedad.

7.- Estate atento a sus éxitos, por mínimos que sean, esto le ayudará a ir superándose y a sentirse seguro. 

8.- Enriquece su ocio. Que no vea sólo la televisión cuando es pequeño. Enséñale programas adecuados, llévale a museos, cuéntale historias, haz que tenga contacto con la naturaleza…

9.- En resumen, fomenta que tu hijo se quiera a sí mismo, se acepte, esté seguro y sobre todo que sea feliz.

Si necesitas ayuda para tu hijo/a estas vacaciones puedes llamarme o mandarme un e-mail, os puedo aconsejar.

Hasta la próxima semana!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario