jueves, 10 de mayo de 2012

ASERTIVIDAD ó EL ARTE DE DECIR ¡NO!

La asertividad forma parte de las habilidades sociales que tenemos las personas, y es aquella que reune las conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir a los demás ni ser agredido.

La asertividad es una cualidad que debemos tener todos los seres humanos, ya que ser asertivo es: Actuar y decir lo que pensamos, en el momento y lugar adecuados, con franqueza y sinceridad, así se evitarían muchos dolores de cabeza. Esforzarse por ser asertivo, garantiza la plena convivencia con los demás. Es mostrar quien eres y como eres, aceptando la individualidad que tenemos cada uno de nosotros.

Pongamos un ejemplo: Te sientas en un restaurante a cenar. Cuando el camarero te trae lo que has pedido, te das cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintalabios de otra persona. Podrías hacer tres cosas:
  1. No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
  2. Armar un escándalo en el local y decirle al camarero que nunca más vas a volver  a ese sitio.
  3. Llamar al camarero y pedirle que por favor te cambie la copa.
Este ejemplo ilustra los tres estilos de respuesta que tenemos las personas:

PASIVO: Personas que miran hacía abajo al hablar, voz baja, hablan poco, no expresan sus intenciones, utilizan entradillas cómo "Te importaría mucho...", "No te molestes...", "Quizá no es importante...".

ASERTIVO: Mira a los ojos de la persona con la que está hablando, habla fluida, gestos firmes, honesto/a, respuestas directas a la situación, utilizan entradillas como "Pienso", "Siento", "Qué te parece...", "Hagamos...".

AGRESIVO: Mirada fija, voz alta, gestos amenazantes, postura intimidatoria, utilizan frases cómo "Si no tienes cuidado...", "Deberías...", "Harías mejor en...".

La mayoría de personas no estamos encasilladas en uno solo de estos modelos, somos una mezcla de ellos. Lo que sería más conveniente es que en nuestro estilo de respuesta fomentásemos las características del estilo asertivo por los efectos que producen, hace que resolvamos los problemas de forma más eficaz, te sientes a gusto con los demás y contigo mismo por que expresas lo que sientes, te sientes con control de tus propias emociones y sentimientos, es bueno para tí y los demás expresar todo lo que llevas dentro de una forma correcta.

Ser asertivos en pareja

Muchas parejas tienen serios problemas de relación porque uno o ambos miembros se comportan siguiendo estilos agresivos o pasivos que provocan en el otro respuestas inadecuadas, dando lugar al desajuste personal y emocional de uno o de los dos.

Cómo ya sabes, la comunicación es uno de los pilares básicos en los que se apoya una relación de pareja, y por lo tanto, donde más claramente se ponen de manifiesto los comportamientos asertivos o no asertivos.

Estas son algunas habilidades de comunicación que pueden ayudarnos a ser un poco más asertivos con nuestras parejas y expresar nuestros pensamientos y emociones de forma más saludable para los dos:

1. Dar gratificaciones: verbales y materiales. Hay que explorar qué es lo que más le gusta a nuestra pareja y no dar por hecho que le gusta “lo que a todo el mundo”.

2. Agradecer que nos gratifiquen: a veces, se da por supuesto que el otro debe llevar a cabo determinados comportamientos positivos y que no tenemos porqué agradecérselo. Mostrar abiertamente que nos alegramos le servirá de refuerzo para repetirlo otra vez y de información de que nos gusta que lo haga.

3. Pedir gratificaciones: normalmente pensamos que no hay que pedir las cosas porque es artificial y que el otro debe saber lo que queremos y dárnoslo. Nadie, por muy enamorado que esté, es adivino y necesitamos saber exactamente qué le gusta a la otra persona para poder dárselo a su gusto. Hay que desterrar la idea de que pedir es rebajarnos y comunicar abiertamente qué y cuánto nos gustaría que hiciera la otra persona por nosotros.

4. Expresar sentimientos negativos: es necesario que en una pareja se comuniquen sentimientos de tristeza, enfado, malestar, frustración, etc., pero haciéndolo de una manera asertiva, para no terminar, como ocurre muy frecuentemente, en peleas y acusaciones. Para ello, hay que:
  • Hablar el tema conflictivo de una forma muy directa, sin “dar nada por supuesto”
  • Expresarlo en el momento y no cuando ya ha pasado el tiempo y el otro no sabe de qué le estamos hablando
  • Expresarlo de forma activa, no como víctimas (“yo me siento..” en vez de “tú me haces sentir…”)
  • Describir nuestra propia conducta y la del otro sin acusar. “Mientras yo friego, tú te pones a ver la tele y eso me parece injusto”, en vez de “eres un caradura, me tienes como una esclava a tu servicio”.
5. Empatizar: Esta es una de las conductas que menos aparecen en las parejas: la capacidad de ponerse en el lugar del otro y ver los problemas desde su punto de vista. Convendría, de vez en cuando, realizar una inversión de roles en la pareja, para que ambos se dieran cuenta cómo ve las cosas el otro.

6. Enfrentarse a la hostilidad inesperada o al mal humor: no todo son rosas en una pareja y, con mucha frecuencia, uno de los dos llega cansado, enfadado o irritado. Muchas veces descargará su mal humor en el otro miembro de la pareja, sin que éste tenga nada que ver con el asunto. La persona asertiva puede reaccionar de dos formas:
  • Asertividad repetida: el miembro que no esta enfadado de la pareja responde a la irritabilidad del otro mediante la repetición de una negativa para asumir la culpa o el sufrimiento del compañero. La técnica es la del “disco rayado”: “yo no voy a estropear una noche porque tú estés de mal humor” o “yo no tengo nada que ver con tu mal humor”.
  • Asertividad empática: se empieza por empatizar con el otro poniéndose en su lugar: “parece que estás muy enfadado esta noche”, y a continuación, se utiliza una frase asertiva que exprese una postura constructiva y firme : “pero creo que ese enfado viene de otras personas y yo no soy responsable de ello”.
Ahora a ponerlo en práctica...nos vemos la próxima semana!!!

3 comentarios:

  1. Unos consejos muy interesantes y muy prácticos para las relaciones sociales. Lo pondré en práctica. Enhorabuena por tu Blog.

    ResponderEliminar