martes, 16 de enero de 2018

El síndrome de Blancanieves

Llamamos Síndrome de Blancanieves a la distorsión de la imagen que una persona tiene de sí misma respecto de su edad, madurez, belleza o cualidades y los celos que desarrolla hacia figuras que le parecen superarla.


Este síndrome no forma parte de un trastorno psicológico reconocido, ya que no ha sido aceptado en su totalidad por las organizaciones pertinentes ni por algunos psicólogos.Lo que si que es cierto es que las personas que lo padecen presentan ciertos síntomas característicos.

Lo presentan principalmente mujeres, especialmente las que se encuentran en edades maduras, entre 40 y 55 años. Pero no es exclusivo de ellas, también lo presentan muchos hombres. Como hemos comentado anteriormente, no es un síndrome propiamente dicho, lo forman una serie de síntomas que pueden desembocar en algún trastorno pre-depresivo o depresivo que unidos dan lugar a este síndrome.

El síndrome de blancanieves, a pesar del nombre, esta basado en la personalidad de la madrastra de este popular cuento. Quien a pesar de su gran belleza se sentía insegura y amenazada por su joven y bella hijastra. 

Como ya hemos adelantado, suele aparecer en mujeres que han superado los cuarenta años de edad y que a lo largo de su vida han sido personas atractivas y que han llamado la atención. Conforme pasa el tiempo van envejeciendo dejando de ser el centro de atención con lo que su percepción de valía va disminuyendo. Al estar acostumbradas a ser valoradas por su apariencia externa y al llegar a esta edad comienzan a darse cuenta de que ya no son tan jóvenes, se sienten inseguras. Aparece el miedo a la soledad y a ser abandonadas puesto que siempre han estado rodeadas de gente y son dependientes de la opinión o, mejor dicho, los piropos y halagos que los demás les manifiestan.

El otro factor característico es la envidia hacia personas más jóvenes o con una cualidad que ellas creen que ya no poseen, ya sea física o emocionalmente. En muchos casos se produce entre madre e hija, donde la madre arremete emocionalmente contra su hija humillándola y haciéndola quedar mal y sentirse inferior sobre todo, delante de los demás, y en lo privado las tratan de forma correcta y amable. También se da entre suegras y nueras, entre hermanas, entre amigas y entre jefa-empleada.

¿Qué síntomas presentan?

Los síntomas más característicos de las personas que padecen el Síndrome de Blancanieves son:

- Miedo/pavor a envejecer.

- Ansiedad, celos y afán competitivo ante mujeres más jóvenes que ellas

- Búsqueda repetitiva de aprobación física (numerosos flirteos y necesidad de ligar, generalmente con hombres más jóvenes, ir frecuentemente a locales de moda en busca de atención masculina).

- Enlazar relaciones con el objetivo de buscar desesperadamente nuevas parejas tras una ruptura amorosa, ya que existe surje la necesidad constante de ser mirada con admiración y amor (recuerda que su foco se encuentra en lo bellas que las ve los demás).

- Preocupación excesiva por la salud y la belleza.

- Envidia hacia mujeres que llevan una vida de pareja feliz y satisfactoria.

- Miedo a acabar solas cuando ya no sean jóvenes, guapas y atractivas.

- Autoconcepto distorsionado.

Melancolía por la juventud que se va y por las cualidades/capacidades que se creen ya desaparecidas.

¿Cómo sé si tengo el Síndrome de blancanieves?

- Si sientes tristeza cuando otra mujer tiene alguna clase de triunfo o a alguien de su alrededor. 

- Si sufres mucho cuando alguien te rechaza por la que consideras tu rival, aunque sea en alguna cosa mínima.

- Si te gusta ser el centro de atención aunque seas tímida.

- Si tiendes a sobrevalorar la belleza y a sobreprotegerte de enfermedades.

- Si cuidas mucho tu imagen personal, llegando a la cirugía estética para mantener tu idea de juventud permanente.

- Si te gusta usar ropa que te haga sentirte más joven o atractiva. 

- Si sientes una gran repulsión hacia envejecer o parecer de tu edad, la cual intentas ocultar normalmente. 

- Si tienes actividades que generalmente no se consideran propias de tu edad

- Si compites con tus rivales continuamente aunque tus rivales no lo noten. 

- Si intentas socializarte mucho con hombres que te hagan sentirte guapa, joven y segura y que además representen un estatus de superioridad. 

Tratamiento

No existe un tratamiento concreto para el Síndrome de Blancanieves, pero la terapia cognitivo-conductual y el tratamiento de estos síntomas (inseguridad, baja autoestima, necesidad de aprobación constante, etc) ayuda a encontrar el equilibrio y la satisfacción en las personas que los padecen.

Si crees que lo padeces o conoces a alguién que pueda presentarlo y crees que necesita ayuda, no busques más puedo ayudarte! Puedes encontrar toda la información que necesitas en mi página web.


Hasta el próximo día!!

lunes, 15 de enero de 2018

Filofobia

Imagina que conoces a una persona y todo va genial, te sientes a gusto con ella, te trata como te mereces, es atenta, cariñosa, te gusta pasar tiempo con él/ella, compartir experiencias, sueños, ilusiones, y de repente el primer día que le dices “te quiero”, se activan en ella todo un engranaje de mecanismos de defensa que le llevan a ser otra persona contraria a lo anterior y empieza la distancia, el desinterés y la frialdad hacía nosotros... ¿Qué ha sucedido? Posiblemente esta persona padezca lo que se conoce como Filofobia.




¿Qué es la filofobia?

La filofobia no se trata del nerviosismo normal que ocurre cuando uno comienza a conocer a alguien que le gusta. No son simples mariposas en el estómago. El temor es tan intenso que pone en marcha varios mecanismos de defensa. 

Se trata de una alteración del estado de ánimo que dificulta que una persona se enamore o se comprometa emocionalmente con otra. El temor a estas situaciones emotivas es tan intenso, que acaban por sufrir malestares emocionales tan agudos como son los ataques de pánico.

Toda fobia implica miedo, miedo extremo ante una situación dada. El miedo despierta en nosotros la necesidad de defendernos de lo que consideramos una amenaza o ataque, activando con ello toda una serie de patrones conductuales que nos ayuden a lidiar con este temor tan intenso.

Una de las fobias más curiosas es la fobia a estar enamorado, o Filofobia. Este trastorno de ansiedad puede tener un efecto en la vida social y emocional de persona que lo sufre. En casos graves, el filofóbico puede no solamente evitar amores potenciales, sino que puede dejar de relacionarse con compañeros de trabajo, vecinos, amigos y familiares.

El acto de enamorarse puede ser una de las experiencias más increíbles que podemos sentir los seres humanos, pero para un filofóbico, puede convertirse en una situación que le produce una terrible sensación de malestar y niveles altos de estrés emocional y físico. La filofobia puede ser altamente incapacitante, y en casos severos puede conducir a una situación de aislamiento social.

¿Qué patrones de conducta presenta la persona con filofobia?

Dado que estamos ante un trastorno que desencadena ansiedad, por supuesto, ante proposiciones serias que les hagan a las personas con filofobia, éstas comenzarán a mostrar síntomas comunes de la ansiedad, como pueden ser temblores, manos frías, sudores, sensación de aturdimiento, dolor de estómago, hiperventilación, etc.

.- Tienden a buscar defectos en la pareja, para justificarse a sí mismos que no deben implicarse más en esa relación sentimental. 

.- Se enamoran de personas inalcanzables para reafirmarse en que ellos no tienen el miedo a amar, sino que son las circunstancias la que no hacen factible esa relación.

.- Buscan relacionarse con personas muy diferentes a ellos pensando que de esta manera se llegará al fracaso de la unión y no sentirán la presión de dejar la relación sólo por sus miedos.

.- Suelen provocar disputas con la otra persona, buscando de este modo que sea ella la que deje la relación.

.- Se aíslan emocionalmente al sentir que la otra persona se está acercando demasiado, cayendo en conductas como eludir llamadas de teléfono, dejar de verla con asiduidad, inventar excusas, etc.




¿Qué puedes hacer si padeces filofobia?

Si eres una de esas personas que padeces miedo a enamorarte, has de tener en cuenta que no estás solo, que hay mucha gente a la que le ocurre lo mismo que a ti y que, si sigues una serie de consejos y pautas, es probable que logres superar la filofobia. 


Consejos prácticos para superar la filofobia:


1.- Enfréntate al miedo. Al miedo se le enfrenta de cara, es la única manera de vencerlo, por lo que salir huyendo o evitando las situaciones lo único que provocará es que éste se avive más. Por tanto, no nos podemos negar a vivir un amor sólo porque nos produzca temor.


2.- Vive el AHORA. Para tratar de tener cierto control emocional se debe vivir la relación día a día, es decir, vivir el presente. Hay que procurar dejar atrás pensamientos irracionales creados por experiencias pasadas y expectativas futuras. Cada situación y persona es distinta a las demás, por ello debemos centrar nuestra atención en el momento presente sin ver mucho más allá. De esta manera, controlaremos la ansiedad asociada a esta fobia. 


3.- Verbaliza tus miedos. Debemos hacer partícipe a nuestra pareja de lo que nos sucede. La comunicación es básica en toda relación, sin ella no funcionaría. Hacer conocedora de nuestros miedos a la otra persona, nos ayudará a que haya un mayor entendimiento ante nuestras reacciones y, por tanto, la tensión emocional se verá reducida.


4.- Date tiempo y no te presiones. No es buena idea que queramos superar nuestros temores de un día para otro. Los conflictos emocionales pueden tardar algunos días, semanas e incluso meses en ir cicatrizando. Date el tiempo necesario para enfocar correctamente tu vida, no te agobies por algo que el tiempo, poco a poco, irá solucionando.


5.- Busca ayuda profesional. Un psicólogo cognitivo-conductual te ayudará a reconocer y entender el proceso mental que te lleva a sentir temor. Luego te ayudará a implementar técnicas para detener el proceso mental destructivo y reemplazarlo por uno constructivo.




¿Conoces a alguien que padezca esta fobia? ¿Te ha pasado a ti esto alguna vez? Cuéntanos tu experiencia, puede resultar de ayuda para otras personas que se encuentran en esta situación.

Hasta la próxima semana!!!!

lunes, 8 de enero de 2018

¿Quieres empezar un Bullet Journal?

¿Quieres empezar el año organizándote mejor? ¿Quieres este año optimizar tu tiempo y cumplir tus objetivos? Si te encuentras inmerso en la búsqueda de tu productividad y no acabas de encontrar tu método ideal para organizar tu vida, tu sistema o la app que se ajuste mejor a tu manera de funcionar, entonces este artículo de hoy te interesa bastante, así que, sigue leyendo. 

Cuando escuche hablar del Bullet Journal por primera vez, pensé que sería un sistema de organización personal no muy práctico. Pero al investigar un poco más, descubrí que puede ser una metodología que puede encajar con muchos de vosotros: personas que os gusta hacer listas de todo, que no usan la agenda convencional porque hay días en los que no tienen tareas o eventos, que odian dejar espacios en blanco en cuadernos y agendas y que les gusta personalizar las cosas y hacerlas suyas, ¿te estoy describiendo? Entonces sigue leyendo que te interesa!

Un bullet journal es una agenda de listados por meses, días y otras categorías que te apetezca documentar en la libreta. También lo llaman rapid logging o registro rápido y sus ventajas es que normalmente cuando escribimos demasiado en las agendas acabamos desistiendo de llevar un registro diario, pero con este sistema inventado por Ryder Carroll todo es mucho más fácil y apetecible.





Tiene una serie de características interesantes:

1.- Sistema analógico

2.- Personalizable

3.- Combina orden y flexibilidad


¿Qué es el Bullet Journal?


Como comentábamos más arriba, es un método de organización desarrollado por Ryder Carroll en el que en un solo cuaderno vas controlando tus tareas pendientes, tu perspectiva anual / mensual, tus notas, tus ideas o cualquier cosa que quieras apuntar. En este enlace encontrarás toda la información en su página oficial.

Una de las claves es su sistema de códigos. Es decir, propone que las notas (un guión), tareas (un punto) o eventos (un círculo) tengan diferentes símbolos para que tú puedas distinguirlos de un vistazo. A su vez, tendrás otros símbolos asociados según lo que harás con cada tarea: prioridad (*), inspiración (!) e investigación (un ojo).

Una vez escogido el cuaderno, éste será nuestro fiel compañero. En el cuaderno vamos a crear un registro anual, un registro mensual y registros diarios anotando todo lo que tengamos que hacer cada día. Gracias a la simbología característica del Bullet Journal, delante de cada una de las tareas añadiremos un símbolo que identificará el tipo de tarea del que se trata. Existen por ejemplo tareas simples, eventos, notas, tareas urgentes…. Es a través de esta simbología donde el método Bullet Journal gana fuerza.

Pero, ¿cómo se puede organizar uno con todo esto al mismo tiempo? Gracias al índice del Bullet Journal, que deberemos crear siempre en las dos primeras páginas del cuaderno. El índice es clave para poder seguir un orden para todo.





¿Cómo empiezo a crear mi Bullet Journal?

1.- Escoge tu cuaderno

Lo ideal es que sea nuevo y que las hojas sean punteadas o cuadriculadas. Es muy importante elegir una libreta con muchas páginas y que tenga un diseño que te guste (porque la llevarás contigo todo el tiempo). 

2.- Definir los iconos

Para hacer el registro más rápido se incluyen iconos por cada tipo de cosa que vamos a hacer, que a grandes rasgos se dividiría en tareas, eventos y notas.

Podemos escoger los iconos como nos gusten, lo ideal sería destinar una de las primeras hojas a la leyenda de iconos, es decir, que significa cada uno. Por ejemplo, si tenemos que hacer una tarea en concreto, pondremos un cuadrado. A medida que progresamos en esa tarea, ese cuadrado puede modificarse: si lo pintamos a la mitad estará en progreso, si lo pintamos al completo estará finalizada y si incluimos una flecha hacía fuera significará que hemos pospuesto la tarea.

3.- Índice

El índice es la columna vertebral del Bullet Journal. Al iniciar un nuevo cuaderno o libreta (Carroll, y los más fervientes seguidores del método, usan moleskines, pero esto es una decisión personal) en la primera página se inicia un índice, que se va actualizando a medida que avanzamos en el uso de la libreta. Las páginas se numeran al llenarse, y aunque parece laborioso, la verdad no lo es para nada. Toma apenas unos segundos para mantener el índice actualizado y te salva la vida cada vez que necesitas encontrar las notas de esa reunión o la lista de tareas del mes pasado.

4.- La numeración de las páginas

Una vez completado el índice, debes completar la numeración de las páginas del bullet journal. Página por página habrá que añadirle el número y, posteriormente, cuando hayamos terminado con este paso, tendremos que volver de nuevo al índice para así añadir el número de página correspondiente a la sección. Y, si lo deseas, puedes darle una pequeña descripción a cada campo para que el resultado sea mucho más personal. Otra opción para estos casos es que compres una libreta ya numerada. Una vez dado este paso, ya podrás buscar más ideas para hacer un bullet journal especialmente tuyo, pues será el momento de definir cómo lo deseas.


5.- El calendario anual 

¡Año nuevo vida nueva! Hay infinitas opciones para crear el calendario anual del bullet journal, también conocido oficialmente como el future log. Lo importante en este caso es saber qué espacio dedicarle a cada mes y cómo quieres que sea la disposición. Aun así, en estos casos lo que se aconseja es tenerlo todo en una misma vista. Por eso, lo correcto es ubicar 6 meses en la parte izquierda de la hoja y los otros 6 meses en la parte derecha de la hoja. Normalmente en esta parte del calendario es donde tienen cabida los aniversarios, eventos, conciertos, cumpleaños o los exámenes. Además, también es aconsejable dejar espacio para añadir los números de página que tienes en el índice y que dejes espacio para tomar notas.






6.- Registro mensual

En la siguiente página, apunta el nombre del mes y haz una columna con el número de días y la primera letra de cada día de la semana. Como hicimos con el registro anual, aquí podemos ir apuntando los eventos de ese mes para verlos rápidamente.

La página de al lado será para anotar los retos y tareas que queremos completar ese mes en concreto, a modo de lista de propósitos :)

7.- Registro diario

Cada día escribe la fecha y las tareas y eventos que tienes que hacer. Ve marcando según avances. Recuerda: frases cortas y claras.


La idea es que luego cada día revises las tareas y veas cuáles pasan al día siguiente. El método te recomienda que también tengas un símbolo con una flechita para que lo señales como tarea para otro mes o día, lo denominan migrar esa tarea. 

¿Qué te parece este método de organización? ¿Lo conocías?

Hasta la próxima semana!!!


lunes, 1 de enero de 2018

¿Sabes cuál es tu segundo cerebro?

¿Cuántos cerebros tenemos? Si respondes que uno, tienes razón. Ahora bien, en nuestro cuerpo tenemos una red de neuronas tan extensa que algunos científicos la llaman “el segundo cerebro”. Se trata de uno de los sistemas nerviosos que tiene nuestro cuerpo: el sistema nervioso entérico (SNE), y no se encuentra en la cabeza, sino principalmente en el vientre.


¿Qué pasa en el Sístema Nervioso Entérico o "Segundo Cerebro?

El sistema nervioso entérico o “segundo cerebro” se encuentra situado en nuestros intestinos, y está compuesto por 100 millones de neuronas. La revista Scientific American analiza el curioso funcionamiento de esta red neuronal, gracias a la que “sentimos” ciertas emociones en la tripa, y también gracias a la que nuestro organismo hace la digestión sin contar con la ayuda del cerebro principal. En la revista se analizan asimismo los resultados de las últimas investigaciones al respecto, que señalan que el segundo cerebro estaría relacionado con diversas enfermedades, como el autismo o la osteoporosis. El estudio del segundo cerebro ha dado lugar, en las últimas dos décadas, a una rama de investigación conocida como neurogastroenterología. La importancia de conocer a fondo el sistema nervioso entérico radicaría en que éste se encarga de que las funciones digestivas mantengan un funcionamiento coordinado e integrado.

Aunque el SNE parece funcionar de forma independiente del cerebro, estos dos centros nerviosos están en comunicación constante. Por mencionar un caso, el SNE contribuye a regular las hormonas que le dicen al cerebro cuándo comer y cuánto. Las células nerviosas del SNE le avisan al cerebro cuando hemos comido suficiente y quizás nos provoquen náuseas si hemos comido demasiado.

Esta charla TED del científico Heribert Watzke te ayudará a entenderlo mejor 

https://www.ted.com/talks/heribert_watzke_the_brain_in_your_gut?language=es




Comunicación cerebro - estómago

Antes de leer este artículo puedes estar imaginándote que existe alguna relación entre el aparato digestivo y el cerebro. Tal vez hayas notado que ciertos alimentos parecen levantarle el ánimo. Las investigaciones indican que el SNE le envía “señales de felicidad” al cerebro, lo cual genera una reacción en cadena que hace que te sientas mejor. Esto explica por qué se nos antoja comer algo rico cuando estamos estresados. Algunos científicos están estudiando la posibilidad de estimular artificialmente el SNE para tratar la depresión.




Otro ejemplo de la comunicación entre el cerebro y el aparato digestivo es la sensación de tener un nudo en el estómago. Esta sensación puede deberse a que el SNE desvía la sangre del estómago cuando el cerebro sufre tensión o estrés. También podemos sentir náuseas, ya que, en situaciones de estrés, el cerebro activa el SNE para que cambie las contracciones normales del intestino.

Aunque al sistema nervioso entérico se le llama “segundo cerebro”, no piensa ni decide por nosotros, es decir, no es realmente un cerebro. No puede componer canciones ni hacer el balance de una cuenta bancaria o las tareas escolares. Sin embargo, los científicos siguen asombrados por la complejidad de este maravilloso sistema, del cual quizás solo se conoce una ínfima parte. Así que, la próxima vez que vayas a comer algo, piensa por un instante en todo el proceso de supervisión, análisis de datos, coordinación y comunicación que está a punto de comenzar en tu aparato digestivo.

¿Influyen nuestros estados emocionales en las enfermedades gastrointestinales?


Desde las mariposas que se sienten en el estómago cuando nos enamoramos, hasta el dolor de estómago que percibimos cuando estamos nerviosos por algo, las emociones están íntimamente relacionadas con nuestro aparato digestivo. Es, por esta razón, que los padecimientos gastrointestinales suelen relacionarse con nuestro estilo de vida; la forma en que nos alimentamos, la actividad física e incluso nuestro estado de ánimo y el estrés pueden influir en el desarrollo de algunas de estas enfermedades.

Desde el punto de vista biológico, el aparato digestivo está controlado tanto por el sistema nervioso, como por algunas hormonas cerebrales, lo que implica que muchos de los signos y síntomas de enfermedades gastrointestinales estén mediados por alteraciones en estos sistemas. Por otro lado, el sistema inmunológico también se puede ver afectado por el estrés, lo que a su vez compromete al aparato digestivo a través de la infección y la inflamación.

Dentro de las enfermedades que se encuentran estrechamente relacionadas con el estrés se encuentran: la gastritis, las úlceras, la colitis, el síndrome de colon irritable, el reflujo gastro-esofágico y el estreñimiento.

Esta conferencia del Profesor y Neuropsicólogo Raúl Espert, en la que tuve el placer de asistir, te va a ayudar a entenderlo mejor.

https://vimeo.com/153375004

¿Sabias que tenían una relación tan estrecha los trastornos emocionales y nuestro aparato digestivo? ¿Conocías la existencia del "segundo cerebro"?

Hasta el próximo día!

lunes, 25 de diciembre de 2017

Síndrome del niño hiperregalado

Volvemos a estar en Navidad y, como cada año, vuelven las colas interminables, los regalos y el consumismo desmedido en algunas casas. Y yo me pregunto...¿Has notado alguna vez que los niños ya no se emocionan con los regalos como antes? ¿Has pensado que enseguida se aburren de un juguete y que pasa de uno a otro sin cesar? ¿Piensas que los niños de hoy en día están perdiendo capacidad imaginativa? Mi respuesta a todas estas preguntas es un Si rotundo y por ello he querido hablar de esto hoy en mi blog. 

Si para ti, la respuesta a alguna de estas preguntas también es afirmativa,  puede que tú también te hayas dado cuenta de que la mayoría de los niños y adolescentes tienen actualmente un exceso de regalos y de cosas, ya que, se estima que el 80% de los niños/adolescentes españoles van a recibir 5 o más regalos durante  estas Navidades, por lo que reciben 10 veces más regalos de los que necesitan.

Según un estudio elaborado por TNS para eBay, “Tendencias de consumo en Navidad”, los españoles se gastarán de media 235€ en regalos de Navidad. Esta continua actitud de comprar y cumplir con todo lo que nuestros hijos nos exigen ha provocado que en la comunidad psicóloga ya hablemos de un nuevo  término, el “síndrome del niño hiperregalado”. Con el, nos referimos a la actitud de los niños/adolescentes que no valoran lo que reciben, sólo quieren abrir más y más y recibir todo lo que se les pasa por la cabeza.




¿Qué es el Síndrome del niño hiperregalado?

Es una tendencia que se desarrolla desde hace algunos años, pero con más frecuencia en este siglo XXI. Se trata del mal hábito de los padres de llenar de regalos a sus hijos para suplir el hecho de no pasar tiempo con ellos, por estar trabajando todo el día o por que sus hijos/as tengan todo lo que ellos no han podido tener.

Esta tendencia de tener más de lo que necesitan y recibirlo sin esfuerzo (solo por que es navidad), acarrea unas consecuencias: un niño al recibir tantos regalos acaba por no valorar lo que tiene. Siempre que hay una acumulación de juguetes, los niños pierden la ilusión, se vuelven caprichosos, egoístas y consumistas. Pedagógicamente no tiene sentido regalar tantos juguetes a un niño porque acaba dándole demasiada importancia a lo material, cuando lo que realmente necesita es atención y compartir tiempo y juegos con sus padres, amigos, familia, etc.


¿Se puede ser feliz sin cosas materiales?

Una cuestión que no hay que olvidar es que los niños necesitan jugar. Sin embargo, los padres debemos pensar: ¿Qué piden nuestros hijos/as?? ¿Por qué crees que piden tantas cosas?.

Los niños pasan mucho tiempo jugando con juguetes, pero también deben de tener interés por otras cosas que impliquen más el empleo de su imaginación. No regalar solo juguetes o videojuegos e intentar estimular otras muchas cosas les va a generar muchos beneficios en su creatividad, improvisación, imaginación, etc. Por ejemplo, podemos proponerles manualidades con papel, crear adornos, confeccionar ropa para sus muñecas, etc. 




Se trata de cambiar el consumismo por compartir nuestros tiempo con ellos, elegir menos cosas materiales y que los niños aprendan a valorar lo que tienen y ofrecerles cosas más gratificantes. Por ejemplo: ir a jugar a la playa, ir a la montaña o a visitar algún pueblo o jugar a algún juego tradicional como el parchís o el dominó. En definitiva, regalarles a nuestros hijos, nuestro tiempo, algo que vale mucho más y que ofrece más beneficios, pero que para nosotros supone más esfuerzo


La regla de los 4 regalos

La regla de los cuatro regalos es una forma de poner racionalidad a las navidades, si no queremos saturar a nuestros hijos de cosas materiales y cosas que no utilizarán o de las que se aburrirán pronto, además, de vaciarnos el bolsillo. Esta regla limita el número de regalos y pone fin a los regalos sin sentido.

La regla de los cuatro regalos de Navidad propone regalar:

1.- Algo que sirva para llevar: zapatos, ropa, complementos…
2.- Algo para leer: un libro o un cuento que pueda gustarles.
3.- Algo que realmente necesiten: como una mochila nueva, por ejemplo.
4.- Algo que deseen: como ese juguete que han pedido en todas sus cartas a los reyes magos o a papá noel. 




El exceso de regalos sobreestimula a los niños, reduce su nivel de tolerancia a la frustración (creen que obtienen todo lo que piden) y puede convertirlos en niños continuamente insatisfechos, no lo olvides!

Por eso, es una buena idea poner un poco de sensatez a los regalos de Navidad. Por un lado, porque se limita la cantidad a un máximo de cuatro regalos. Y por el otro, por el uso que se le da a los regalos, que no siempre tienen que ser juguetes. Los niños también necesitan ropa para vestirse, o tal vez una mochila para el cole o un estuche nuevo, y la Navidad es una buena oportunidad para reponerlos.

¿Conocías el Síndrome del niño hiperregalado? ¿Crees que los niños valoran sus cosas como tu lo hacías antes? ¿Crees que tolerar bien su frustración? Me encantaría saber tu opinión a estas preguntas!

Hasta el próximo día!

lunes, 18 de diciembre de 2017

¿Sabes lo que es una adicción?

Esta semana he realizado una entrevista sobre el tema dela adicción para una revista digital, creo que puede ser interesante para mucha gente, así que, vamos a hablar de ello!


¿A qué se le considera adicción?

La adicción es definida como una enfermedad crónica que se produce en el cerebro y que se caracteriza por la necesidad imperiosa de la persona en la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas. Se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas modifican este órgano: su estructura y funcionamiento se ven afectados. Estos cambios en el cerebro pueden ser de larga duración, y pueden conducir a comportamientos peligrosos que se observan en las personas que abusan del consumo de drogas.





¿Cómo puedo saber si alguien es adicto a las drogas?

La persona adicta se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias o acciones (compras, juego, sexo...) a pesar de las consecuencias negativas para la persona adicta y para su entorno. Su vida gira en torno a esa acción de consumir o realizar esa actividad aunque esto le genere problemas sociales, laborales, familiares, laborales, etc. 

Esta falta en el autocontrol del consumo o de la conducta compulsiva es una de las características fundamentales de la persona adicta a diferencia de la que no lo es. 


¿Qué drogas afectan más a la conducta?


Todas las drogas afectan por igual a la conducta de una persona. Todas ellas activan partes del cerebro y le hacen funcionar de manera anómala. Las drogas son sustancias químicas que afectan el cerebro al penetrar en su sistema de comunicación e interferir en la manera en que las neuronas normalmente envían, reciben y procesan la información. Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, pueden activar las neuronas porque su estructura química imita la de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la estructura “engaña” a los receptores y permite que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen. Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas propias del cerebro, no activan las neuronas de la misma manera que lo hace un neurotransmisor natural, y conducen a mensajes anómalos que se transmiten a través de la red.


Otras drogas, como las anfetaminas o la cocaína, pueden causar que las neuronas liberen cantidades inusualmente grandes de neurotransmisores naturales (dopamina) o pueden prevenir el reciclaje normal de estas sustancias químicas del cerebro. Esta alteración produce un mensaje amplificado en gran medida, que en última instancia interrumpe los canales de comunicación.


¿Qué efectos psicológicos se perciben a corto plazo?

La mayoría de las drogas, directa o indirectamente, atacan al sistema de recompensas del cerebro, inundando el circuito con dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que se encuentra en las regiones del cerebro que regulan el movimiento, la emoción, la motivación y los sentimientos de placer. Cuando se activa a niveles normales, este sistema recompensa nuestros comportamientos naturales. Sin embargo, la sobrestimulación del sistema con drogas produce efectos de euforia, que refuerzan fuertemente el consumo y le enseñan a la persona a repetirlo creando el impulso constante para la búsqueda de la droga.


¿Y a largo plazo?

Una persona que abusa de las drogas se siente aplacada, sin vida y deprimida, y es incapaz de disfrutar de las cosas que antes le resultaban placenteras. Ahora, la persona necesita seguir consumiendo drogas una y otra vez sólo para tratar de que la función de la dopamina vuelva a la normalidad, lo cual solo empeora el problema, como un círculo vicioso. Además, la persona a menudo tendrá que consumir cantidades mayores de la droga para conseguir el efecto deseado y que le es familar que resulta, un fenómeno de la dopamina alta, conocido como tolerancia.


¿Qué tipos de tratamiento a la adicción existen?

Hay dos tipos de adicciones, las químicas y conductuales


Adicciones químicas: Este tipo de adicción contempla cuando una persona es adicta a una sustancia o compuesto químico que le brinda un estado de satisfacción o bienestar. La persona cuando consume recibe una recompensa debido a las sustancias químicas que segrega en su cerebro (dopamina). El problema es que este órgano se sobre estimula por el exceso de la sustancia y cuando el individuo frena el consumo necesita más, lo que hace que aparezca el síndrome de abstinencia y la necesidad de volver a consumir para conseguir de nuevo las sensaciones placenteras.


Entre los tipos de adicción químicas podemos encontrar productos legales y bastantes comunes en la sociedad como el alcohol, la cafeína y la nicotina (el tabaco, por ejemplo); mientras que también comprende una gran cantidad de drogas ilegales, como la marihuana, cocaína, opiáceos, entre otros.


Adicciones conductuales: En este caso nos referimos a cuando una persona es adicta a algún tipo de comportamiento que le genere esa sensación de bienestar. A pesar de no hacer uso de ninguna sustancia, estos individuos pueden presentar síndrome de abstinencia muy similar a los que consumen drogas.

En este caso podríamos nombrar las adicciones más comunes: ludopatía (adicción al juego), móvil, adicción a la comida, trabajo, ejercicio físico, videojuegos y comprar


¿Cuánto tiempo se tardaría en el proceso de recuperación de una persona adicta?

En el tratamiento de las adicciones, cada persona avanza a un ritmo diferente, por lo que no existe una duración predeterminada para el tratamiento. Sin embargo, las investigaciones han demostrado sin lugar a dudas que la obtención de buenos resultados depende de un tiempo adecuado de tratamiento.

Habitualmente, para los tratamientos residenciales tiene poco efecto la participación en un programa menos de 90 días y, por eso, a menudo se aconsejan tratamientos que duren periodos mucho más largos.

Tras el ingreso residencial, es imprescindible, que la persona siga con el trabajo terapéutico con un psicólogo a nivel presencial y grupal.

La persona adicta puede recuperarse tanto conductualmente (dejar de consumir) como psicológicamente (aprender a gestionar sus emociones de otra manera y cambiar sus cogniciones). Aunque siempre será adicto puesto que es una enfermedad crónica la adicción. 





¿Cuál es el requisito que se ha de seguir para que el tratamiento responda correctamente?


Hay tratamientos que ayudan a contrarrestar los fuertes efectos nocivos de la adicción. Las investigaciones han demostrado que el mejor método de asegurar el éxito para la mayoría de los pacientes es una combinación de la terapia cognitivo-conductual con medicación para tratar la adicción y el control de los impulsos. Podemos conseguir una recuperación sólida y una vida sin dependencia de drogas siempre y cuando la persona quiera conseguirlo.

Es imprescindible para que el tratamiento funcione, que la persona quiera y vea la necesidad de dejar de consumir para restablecer su vida


¿Es posible abandonar las drogas sin ayuda?

Sí, pero una vez la persona es adicta y tiene una dependencia no se trata de algo sencillo, sino más bien todo lo contrario. Se trata de un proceso difícil, y no es sencillo de conseguir.

Con la ayuda externa, la persona aprende estrategias diseñadas específicamente para ese fin y además contrastadas empíricamente a través de la evidencia científica.


¿Qué papel tiene la familia en el tratamiento?


La adicción no afecta solamente al adicto, sino que afecta a todo su entorno y es por eso que hay que tratar conjuntamente a la familia para, poder así restablecer esos lazos dañados por el consumo y que el entorno familiar entienda y comprenda cómo funciona la enfermedad de la adicción y cómo altera a nivel emocional y psicológico al paciente.

Los familiares son un apoyo importantísimo en la rehabilitación de los adictos. Y siempre que sea posible es conveniente que los familiares se impliquen en el tratamiento

La actitud más adecuada por parte de la familia sería conseguir el equilibrio entre: la comprensión hacia el enfermo; y al mismo tiempo, exigirle que se implique en su recuperación.

Hay otro motivo importante por el que la familia es un pilar fundamental en el tratamiento, hablamos de la codependencia. Y es que la enfermedad no solo afecta al que consume, sino a todo su entorno, especialmente al más cercano, que es la familia y amigos. Por este motivo, los familiares directos de las personas adictas también necesitan ayuda porque en la mayoría de los casos padecen una enfermedad (codependencia) al mismo tiempo que el enfermo.


¿Que ayuda a las personas adictas a seguir con el tratamiento?


La investigación muestra que la combinación de la medicación para el tratamiento (cuando corresponda) con la terapia cognitivo-conductual es la mejor manera de garantizar el éxito en la mayoría de los pacientes. 

Los enfoques de tratamiento deben ser diseñados para tratar los patrones de consumo de drogas y los problemas médicos, psiquiátricos y sociales de cada paciente relacionados con el consumo.




El abandono del tratamiento es uno de los mayores problemas que afrontan los programas de tratamiento, por lo tanto, las técnicas de motivación que mantengan a los pacientes comprometidos con el tratamiento son fundamentales para conseguir buenos resultados. Al ser la adicción una enfermedad crónica y ofrecer continuación de cuidados y supervisión, los programas pueden tener éxito, pero para ello a menudo se requerirán varios ciclos de tratamiento y la pronta reincorporación de los pacientes que han recaído.


¿Cual es el porcentaje de rehabilitación?


Superar la adicción a las drogas o a las conductas compulsivas es posible pero no es fácil, algunas estimaciones muestran que más del 60% de los pacientes están en riesgo de recaída cuando están en fase de tratamiento o después del tratamiento. Esta alta tasa de recaídas es uno de los problemas más importantes en el tratamiento de las adicciones. El comprender la naturaleza de las recaídas y cuáles son los factores de riesgo o de protección es fundamental para desarrollar y valorar intervenciones eficaces. El éxito es tratar la adicción desde una perspectiva multidisciplinar: psiquiatra, psicólogo y terapeuta


¿Y el porcentaje de recaída?

La naturaleza crónica de la enfermedad significa que recaer en el abuso de las drogas en algún momento no solo es posible, sino probable. Las tasas de recaída (es decir, con qué frecuencia se repiten los síntomas) para las personas adictas son similares a la tasa de recaídas de otras enfermedades crónicas bien conocidas, como la diabetes, la hipertensión y el asma, que también tienen componentes tanto fisiológicos como de comportamiento

El tratamiento de enfermedades crónicas implica cambiar comportamientos profundamente arraigados, y la recaída no significa que el tratamiento haya fracasado. Para una persona que se recupera de la adicción, recaer en el consumo de drogas indica que tiene que retomar o ajustar el tratamiento, o que debería probar con otro tratamiento.




¿Conocías que la adicción es una enfermedad crónica? ¿Conoces a alguna persona que se haya rehabilitado?

Hasta el próximo día!